El cameo más perturbador de 'Space Jam: Nuevas leyendas'

No sabemos cómo, pero una monja ursulina de Ken Russell se ha colado en la cancha de Bugs y LeBron.
Space Jam: Nuevas leyendas
Space Jam: Nuevas leyendas
Cinemanía

A estas alturas no sorprende a nadie saber que Space Jam: Nuevas leyendas es una sucesión de citas y referencias a diversas propiedades intelectuales de Warner Bross. La película dirigida por Malcolm D. Lee como secuela de la Space Jam protagonizada por Michael Jordan en 1996 parece tener poco propósito más allá de ser un spot publicitario del (posible) catálogo de la plataforma HBO Max y de la marca personal de LeBron James.

Son muchas las enumeraciones de todos los cameos pop que, personajes de Looney Tunes aparte, contiene Space Jam: Nuevas leyendas. Sí, a pesar de ser un filme que gira en torno a un partido de baloncesto parece menos apropiada para interesados en el deporte que para expertos en la identificación de personajes de Hanna-Barbera durante milésimas de segundo dentro de un polimorfo mar de píxeles. 

No obstante, entre la miriada de personajes de procedentes de los archivos de propiedad intelectual de Warner Bros. que aparecen con cada nuevo parpadeo en Space Jam: Nuevas leyendas, hay unos cuantos que no parecen tan apropiados para una película dirigida al público infantil como puedan ser los Picapiedra, el Oso Yogui, Wonder Woman o el mundo mágico de Harry Potter.

Está el caso de obras para adultos (como Juego de tronos o Matrix) que, dado lo mucho que han trascendido en el imaginario pop, puede justificarse su presencia. Quizás ahí incluso podríamos incluir casos un poco más delicados, como la aparición de Pennywise, el payaso asesino de It conocido por devorar niños, o los drugos de La naranja mecánica, cuya actividad favorita es pegar palizas, violar a mujeres y beber moloko mientras escuchan a Beethoven.

Pero hay otro cameo aún más perturbador, y menos explicable que la ilusión que puede hacer a un niño de 8 años los guiños a Casablanca o El halcón maltés. La aparición de una monja ursulina sacada directamente de la película Los demonios (1971), de Ken Russell, quizás uno de los títulos más escandalosos de su tiempo.

La sorprendente intervención de la monja ya fue señalada cuando se publicó el tráiler de la película. Una vez estrenado el filme, para pasmo de todos, resulta que este personaje de Los demonios tiene más minutos en pantalla que Scooby-Doo. Es visible en abundantes planos detrás de Don Cheadle vitoreando al equipo de los villanos, al lado del Agente Smith, Mr. Freeze y la Bruja Mala del Oeste de El mago de Oz.

Louise VanVeenendaal, la actriz encargada de interpretar a la monja en Space Jam: Nuevas leyendas, está encantada con la inesperada atención recibida e incluso responde las dudas de los cinéfilos curiosos por Twitter. Por ejemplo, ella afirma que el hábito que lleva forma parte del vestuario original de la película de Ken Russell. 

Si la aparición de la monja de Los demonios resulta tan extraña en una película de Space Jam es por un doble motivo. Primero está el hecho de que se trata de una referencia a una película que en el momento de su estreno fue calificada X tanto en EE UU como en Reino Unido por el alto contenido en imágenes de violencia y sexo explícito que contenía... después de haber sido recortada considerablemente por Russell precisamente para poder estrenarla con esa calificación, que si no ni siquiera habría podido.

Por supuesto, dada la temática satánica de Los demonios y su colección de atrocidades carnales y sexuales en medio de parafernalia religiosa (como una muy comentada escena de masturbación con un crucifijo), la Iglesia católica se levantó en armas contra Russell y el filme fue aún más censurado y prohibido en diversos países. En definitiva, no es el típico contenido que esperas encontrar en una película del pato Lucas en la que se prohibió salir a la mofeta Pepe Le Pew por considerar su comportamiento habitual demasiado inadecuado.

Por último, resulta especialmente chocante que Warner Bros. haya decidido meter una referencia a Los demonios en su gran escaparate de Space Jam dado que se trata de una película que no solo no está presente en HBO Max, sino que es un título que el estudio se ha aplicado explícitamente en esconder, impidiendo durante años que fuera editado en formato doméstico. 

En 2021, el British Film Institute editó la versión recortada en dvd, mientras que un montaje más fiel estuvo disponible un tiempo en la plataforma Shudder y el Criterion Channel. Desde entonces, lo más cerca que puede estar un espectador curioso de ver algo de Los demonios es asomándose a Space Jam: Nuevas leyendas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento