Robert Richardson promete muchos zooms en 'Once Upon a Time in Hollywood'

El director de fotografía de Quentin Tarantino adelanta parte del aspecto visual de su próxima colaboración, muy influida por el cine de finales de los 60.
Robert Richardson promete muchos zooms en 'Once Upon a Time in Hollywood'
Robert Richardson promete muchos zooms en 'Once Upon a Time in Hollywood'

La próxima película de Quentin Tarantino, Once Upon a Time in Hollywood, está ambientada en la ciudad de Los Ángeles durante el verano de 1969. Allí es donde vive Rick Dalton, el protagonista interpretado por Leonardo DiCaprio: un actor de western para televisión que intenta pegar el salto al cine junto a su amigo y doble de acción, Cliff Booth (Brad Pitt). Y si el argumento de Once Upon a Time in Hollywood se ve afectado por el hecho de que Rick y Cliff son vecinos de Sharon Tate (Margot Robbie) –quien fue asesinada por los miembros de la Familia Manson ese mismo verano–, lo mismo sucederá con el aspecto visual del filme y el cine que se hacía en la época.

En una entrevista con Collider, el director de fotografía Robert Richardson ha dado detalles sobre su nueva colaboración con Tarantino –han trabajado juntos en Kill Bill, Malditos bastardos, Django desencadenado y Los odiosos ocho–. Si bien el dúo rodó Los odiosos ocho en unos portentosos 70mm, en esta ocasión se mantienen fieles al celuloide (faltaría más) pero en unos mucho más manejables 35mm.

"Estamos rodando en 35 anamórfico, no hemos pasado al mundo de los 70mm por motivos económicos del presupuesto", cuenta Richardson. "Hay cientos de decorados y más cosas que hicieron necesarios recortes en otros departamentos. El coste añadido de los 70mm es bastante notorio, aparte de que implica tremendas limitaciones como la imposibilidad de zooms. Y Quentin quería zooms en la película, así que era necesario que usáramos el 35 anamórfico".

Robert Richardson promete muchos zooms en 'Once Upon a Time in Hollywood'

En cuanto a detalles argumentales concretos de Once Upon a Time in Hollywood, Richardson mantiene el secretismo imperante en torno a la producción. "El tono es difícil de describir, porque es muy original, pero oscila entre gracioso, serio y espeluznante; es juguetón", explica el director de foto. "Es hermoso trabajar con Leo y Brad... son como una versión actual de Butch Cassidy y Sundance Kid. Son dos estrellas enormes, con mucho talento. Margot también es fenomenal. Y en la película veréis a mucha gente que no ha tenido tanta exposición pero son excepcionales. Ahí está Dakota Fanning, que es una fuerza de la naturaleza".

"Las set pieces de la película son excepcionales, y extremadamente personales para Quentin por lo vinculadas que están a su vida en Los Ángeles", continúa Richardson. "No su vida en 1969, cuando aún era muy joven, pero sí en términos de vivir allí e ir a ver películas importantes de aquella época".

El próximo 9 de agosto, cuando Once Upon a Time in Hollywood llegue a los cines, podremos comprobar las palabras de Robert Richardson de primera mano.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento