Recetas de película por Alberto Chicote

El chef más carismático de la pequeña pantalla elabora los platos de película que han abierto su apetito cinéfilo. Por MANUEL PIÑÓN / FOTO: LUIS RUBIO / ILUSTRACIONES: DAVID M. BUISÁN
Recetas de película por Alberto Chicote
Recetas de película por Alberto Chicote

Disfruta de un menú con pasta, sopa, carne, pescado, postres... y hasta un bocata por si te quedas con hambre.

Spaghetti all'aglio e olio

Recetas de película por Alberto Chicote

El apartamento (1960). Dir.: Billy Wilder.

Preparación. “Lo gracioso de esta maravillosa escena es que Jack Lemmon ofrece a Shirley MacLaine una comida que es una puta mierda: spaghetti cocidos sin ninguna salsa. Sin embargo, resulta tan romántico que es uno de mis momentos gastronómicos de cine favoritos. Con esa misma premisa yo arreglaría el plato haciéndolo con ajo y perejil, que mira que están buenos. Por supuesto, servidos en raqueta. Por cierto, lo de tirar un fideo contra el azulejo es una gilipollez. Si quieres saber cómo está, ¿por qué no lo pruebas? No conozco ningún azulejo que tenga gusto. Además, tendrás que limpiarlo”.

Dificultad. “Es un clásico de cualquier restaurante italiano, pero es bastante jodido de hacer bien. La clave está en que hay que afinar: el ajo no tiene que quedar amargo y no se puede echar esa mierda de perejil seco de bote”.

Coste. “Gástate la pasta en un aceite de oliva de mucha calidad. El resto, perejil y ajo fresco, no cuesta casi nada. ¿Pasta fresca o seca? Según lo que busques, cada una reacciona de una manera”.

Caldo

Recetas de película por Alberto Chicote

Ratatouille (2007). Dir.: Brad Bird.

Preparación. “Podría haber dicho la escena con la que comienza Comer, beber, amar (Ang Lee, 1994), pero me encanta ver a este ratón salvar una sopa que iba a ser un desastre. Además, la cocina de Ratatouille tiene un nivel de detalle y conocimiento bestial. Un caldo se puede afinar con aderezos. Por ejemplo, con una base de un caldo de pollo, aunque sea un poco insulso y hospitalario, puedes hacer algo memorable. Hay que añadir líquidos y especias hasta conseguir el sabor que has paladeado antes mentalmente”.

Dificultad. “Un buen caldo equilibrado es muy complejo. No por meterle más huesos, cebollas o ajos va a estar más sabroso, sólo estará más fuerte”.

Coste. “De los platos con mejor relación calidad-precio que se pueden hacer en una cocina”.

Filete con patatas

Recetas de película por Alberto Chicote

El hombre que mató a Liberty Valance (1962). Dir.: John Ford.

Preparación. “¿Dónde se hacen filetes de ese tamaño? Yo sólo los he visto en esta película. Se salen por los lados del plato. Que en una historia como ésta John Ford le dé tanta importancia a un trozo de carne –es el detonante de la acción– me flipa. De guarnición Ford lo sirve con patatas guisadas y una especie de puré de guisantes. Tiene lógica, porque menos trigo y poco más, en aquellos territorios áridos no se cultivaba nada. La carne sería de alguna vaca de raza Angus, y la chuleta de no menos de 1,5 kgs. Para freírlo utilizaría grasa de la carne y siguiendo el juego los guisantes, cocinados con manteca y alguna verdura más, los presentaría “a la francesa”, bastante ligados. Las patatas, unas Primor pequeñitas, peladas y hervidas..”

Dificultad. “Esto lo hace cualquier vaquero, no tiene ninguna complicación”.

Coste. “La carne no te va a salir gratis, pero nadie ha dicho que ese pedazo de chuleta te lo tengas que comer tú solo. ¡Compártelo!”.

Bocadillo de tortilla de patata

Recetas de película por Alberto Chicote

Belle époque (1992). Dir.: Fernando Trueba.

Preparación. “Se lo he dicho a Fernando [Trueba] muchas veces: el bocata de tortilla que le prepara Myriam Di?az-Aroca a Jorge Sanz tiene la mejor pinta del mundo. Inundaba la pantalla con su jugosidad. So?lo le pongo una pega: le faltan los pimientos verdes fritos. La elección del pan es fundamental. Esto con baguette no se puede hacer, tiene que ser una pistola española o un pan de hogaza sin mucha miga, para sujetar la tortilla como lo que es: algo importante. Y no me digas si con o sin cebolla porque la liamos. Los jardines tienen flores y los aviones tienen alas, así que la tortilla con MUCHA cebolla”.

Dificultad. “Le doy mucha importancia al corte de la patata, no vale de cualquier manera: 2/3 mms. y todas iguales. Si partes un eslabón la cadena se rompe”.

Coste. “Cocina de mercado y productos de primera”.

Rodaballo

Recetas de película por Alberto Chicote

Playtime (1967). Dir.: Jacques Tati.

Preparación. “La elaboración del plato en la película no aparece mucho, más bien nos cuentan la serie de putadas que le van haciendo al pobre pescado en el caos que es la inauguración de ese restaurante. Cada camarero que pasa lo flambea y lo va dejando a medias. Presentan el rodaballo entero, una costumbre que se está perdiendo. El público no quiere ya cocina con espina ni hueso. No lo puedo entender. ¿Qué es eso de servir un rabo de toro deshuesado? Me gusta que el camarero complete en la mesa el plato, preparándolo para el cliente. Caro, pero apasionante”.

Dificultad. “La búsqueda de la felicidad no es sencilla. Que se lo digan a Tati”.

Coste. “En un restaurante se multiplicaría por tres, pero en casa puede ser un plato de precio aceptable”.

Pastel ruso

Recetas de película por Alberto Chicote

Érase una vez en América (1984). Dir.: Sergio Leone.

Preparación. “En la película funcionaba muy bien el montonazo de nata, para que el chaval pudiera ir metiendo el dedito poco a poco, pero yo lo haría más bajito, pero muy golosón. tiene que despertar un deseo infantil, como el de la escena, en la que el personaje (Brian Bloom) se debate entre algo propio de un niño –comerse un pastel– y algo propio de un hombre –meter mano a una chica–. Lleva una base de un bizcocho empapado, pero yo pondría una galleta de jengibre para que sea más crujiente, y en lugar de la nata montada dulce le metería una crema de limón con un fondo muy ácido. Por encima toda la nata, pero con vainilla natural, dándole un punto muy aromático. Lo terminaría con unos granitos de frambuesa liofilizada, para hacerlo todavía más crujiente. Y ‘esencia de Morricone’ para completarla”.

Dificultad. “Es sencilla pero laboriosa. Hay que preparar la base y dos cremas. No se hace en media hora, vamos”.

Coste. “Muy barato, sólo lleva huevos, leche, limón, galleta... efecto muy resultón por poco dinerito”.

***

Este reportaje se publicó originalmente en el número 207 de CINEMANÍA, correspondiente al mes de diciembre de 2012.

Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento