¿Qué clase de películas rodará ahora George Lucas?

Tras el boicoteo de los grandes estudios a 'Red Tails', el patriarca galáctico afirma que se dedicará a películas 'personales' y de bajo presupuesto. Le proponemos 8 cursos de acción para su futura carrera. Por CINEMANÍA
¿Qué clase de películas rodará ahora George Lucas?
¿Qué clase de películas rodará ahora George Lucas?

Con propósito de enmienda y dolor de corazón, George Lucas ha hecho examen de conciencia, y se ha confesado ante el New York Times. Tras verse criticado y remasterizado, el padre de Star Wars confiesa que eso de las sagas galácticas ha acabado aburriéndole, y que su epopeya de aviadores afroamericanos Red Tailsserá el último filme de gran presupuesto de su carrera. "Me retiro", afirmó el cineasta y productor. "Dejo los negocios, la compañía, y toda esta basura". La decisión, apunta el reportaje, viene dada por la negativa de los grandes estudios a producir Red Tails (que dirige Anthony Hemingway), cuyos 45 millones de euros de presupuesto fueron sufragados íntegramente por él. "Algunos ejecutivos no se presentaron al primer pase", comenta un Lucas indignado, "¿es que su obligación no es ver películas?".

"Una vez que George haya estrenado Red Tails, habrá completado su propósito en la vida", comenta su colaborador Shane Hurlbut. Pero esto no es todo, porque Lucas (aparte de dejar la puerta abierta a una quinta parte de Indiana Jones), planea dedicarse a rodar filmes más personales. Es decir, una maniobra similar a la de su viejo amigo Francis Ford Coppola cuando decidió convertirse en director indie. En previsión de que el viejo maestro nos salga con un Tetro a estas alturas, hemos hecho esta lista con 8 posibles cursos de acción para su futura carrera.

Películas de género, como Soderbergh

Al igual que el autor de Sexo, mentiras y cintas de vídeo, Lucas comenzó su carrera como un director, como diríamos ahora, gafapasta. De hecho, sus cintas más exitosas se ajustaron a este modelo: American Graffiti era una vuelta de tuerca a las comedias teen de los 50, mientras que La guerra de las galaxias supuso un intento por rescatar los viejos seriales de aventuras que salió muy (demasiado) bien. Así las cosas, Lucas podría ponerse a prueba picando de aquí y allá, para desintoxicarse de la ciencia-ficción: ahora un drama, ahora una comedia de enredo, ahora una de acción... Aunque imaginarnos al hombre del "más rápido y más intenso" dirigiendo un filme sin androides nos da escalofríos.

Películas experimentales

Venga, admitámoslo, que no pasa nada: el 80 por ciento (tirando por lo bajo) de los mortales que han visto THX 1138 la considera un soberano aburrimiento, por mucho que salga Robert Duvall. Pero de todos los filmes que Lucas ha rodado, su debut es el que más se acerca a sus gustos de juventud. Aparte de Sergei M. Eisenstein, el maestro ruso del montaje, as inspiraciones del joven 'Tío George' fueron cineastas densos y experimentales como Stan Brakhage, Norman McLaren o Michael Snow, un director cuya obra de 1967 Wavelength (puedes ver un fragmento arriba) está compuesta por un zoom de 45 minutos. ¿Nos sorprenderá Lucas con un plano fijo interminable de, pongamos, la cabeza de Jar Jar Binks?

Documentales en IMAX y en 3D

Parece que, con Red Tails, Lucas le ha pillado el gustillo al formato de la pantalla supergigante y a eso de ponerse las gafas. Dos técnicas que, por ahora, han producido documentales al por mayor, bien juntas (African Adventure 3D), bien por separado, como el majara de Werner Herzog y su Cave Of Forgotten Dreams. Si lo que busca George es recuperar el prestigio crítico (y que los fans le dejen en paz) le recomendamos que se vaya al Polo Sur y nos regale con un docu sobre pingüinos, como El viaje del emperador pero aprovechando sus experiencias en las nieves de Hoth.

Filmes de ciencia-ficción 'serios' y 'profundos'

Volviendo al tema de THX, no está de más recordar que muchos fans fantacientíficos acusaron a Star Wars de cargarse el respeto al género que habían logrado clásicos como 2001 y Solaris. Así pues, dado que a Lucas le ha dado por purgar pecados de juventud, no estaría de más que se reconciliara con los frikis más exigentes volviendo al lado más árido del futurismo. Adaptar un clásico literario del género (a nosotros se nos ocurre Los desposeídos de Ursula K. LeGuin, un tocho con muchas discusiones sobre política y ni un mísero sable de luz) podría molar, pero dada la calidad del sujeto ya nos estamos temiendo un THX 1139...

Producciones de clásicos 'viejunos'

Incluso los más encallecidos ratones de filmoteca tuvieron que tragarse su odio a Lucas en 1980: ese año, el autor de Star Wars gastó una cifra considerable (amasada gracias a su saga galáctica) para producir Kagemusha, la sombra del guerrero junto a su amigo Coppola. Dicho filme rehabilitó la carrera comercial de Akira Kurosawa en Japón, y sirvió a nuestro hombre para devolver parte de los préstamos creativos que había tomado de películas del nipón como La fortaleza escondida y Los siete samuráis. Ahora a George el dinero le sobra, y ya que no sabe qué hacer con él, le aconsejamos que lo invierta en valores permanentes, seguros y de eficacia contrastada. ¿Qué tal si le produce una a Manoel De Oliveira?

Producciones de nuevos valoresgeorge_lucas_joven

En 1977, cuando los derechos de márketing de La guerra de las galaxias le forraron el riñón, Lucas afirmaba que el filme serviría para financiar aventuras poco comerciales de sus compinches del Nuevo Hollywood. Todo muy bonito, sí, pero mientras Coppola y Scorsese se hundían en la miseria económica durante los 80, Lucasfilm sólo producía bodrios del calibre de Howard, un nuevo héroe o La aventura de los Ewoks, mientras que sus rumores de colaboración con David Cronenberg y David Lynch se perdían en el olvido. Bueno, vale, también le financió Mishima a Paul Schrader y Dentro del laberinto a Jim Henson, pero eso no nos basta. En este mundo hay infinidad de directores jóvenes que se comen los mocos por falta de presupuesto: George, si te pones, lo mismo te hacen un homenaje en Sundance.

Videojuegos

Como tecnófilo que es, Lucas es un forofo de las videoconsolas. Y a nadie le extrañará que afirme que sus juegos favoritos son los de Star Wars: incluso ha hecho un cameo de voz en Lego Star Wars: The Padawan Menace, y considera el guión de Shadows Of The Empire tan bueno como cualquiera de los suyos. Así pues, ¿por qué no montar una empresa para jugones en comandita con su amigo Steven Spielberg, que también se vicia con el mando? Total, peor que las precuelas galácticas no le saldrán...

Nada en absolutogeorge_lucas_viejo

Vamos a ver: Lucas tiene ya 67 años. Lleva décadas sin arrimarse a una cámara. Y, para colmo, con su reputación de mastodonte palomitero, es difícil que los críticos 'profundos' se tomen en serio nada de lo que haga. Así pues, ¿por qué no se toma la vida con calma, abandona de una vez su despacho en el Rancho Skywalker y se dedica a disfrutar de su jubilación? A nosotros esta opción nos parece la más conveniente, porque si el modelo para su nueva carrera es la última etapa de Coppola, apañados estamos

Mostrar comentarios

Códigos Descuento