Primeras impresiones de 'The Amazing Spider-Man'

Ya hemos visto el regreso del héroe más neoyorquino y arácnido, y te adelantamos nuestra opinión sobre su nueva saga en un informe sin SPOILERS. Por YAGO GARCÍA
Primeras impresiones de 'The Amazing Spider-Man'
Primeras impresiones de 'The Amazing Spider-Man'

Dicen de él que es el personaje con más mala pata del Universo Marvel, y que lo de "superhéroes con superproblemas" se le aplica a él más que a ningún otro tipo disfrazado. Lo cual no deja de ser verdad, pero lo cierto es que Peter Parker, ese chaval de Nueva York que lanza telarañas, ha sido el primer paladín de la 'Casa de las Ideas' en llevarse un reboot por todo lo alto. Con Marc Webb (500) días juntos) a la dirección, Andrew Garfield vistiendo su uniforme y Emma Stone (¡ay!) como su chica, The Amazing Spider-Man supone un borrón y cuenta nueva en la trayectoria fílmica del 'Trepamuros', dispuesto a hacernos olvidar las tres películas dirigidas por Sam Raimi. ¿Lo conseguirá? Aún es pronto para decirlo, por más que la crítica anglosajona ya haya opinado, pero sí que podemos contarte nuestras primeras impresiones sobre la película.

1.- ¡El 3D FUNCIONA! Dejemos clara una cosa, para empezar: el regreso de Spiderman es un filme que tiene telarañas por todas partes, salvo en el formato de las gafas. Aunque su comienzo apuesta por el intimismo en espacios cerrados, las tres dimensiones van probando su efectividad en cuanto la película se aventura por lugares más amplios (el instituto, básicamente), gana enteros cuando llegamos al cuartel general de Oscorp y, desde el momento en el que Andrew Garfield adquiere sus poderes arácnidos, llega a la verdadera repanocha. Como dice Emma Stone, "ver Nueva York en 3D es una gozada", y más aún en unas secuencias, rodadas en cámara subjetiva, que nos hacen planear colgados de las redes de 'Spidey'.

2.- LA SOMBRA DE NOLAN ES ALARGADA ¿A alguien le quedan dudas de que El caballero oscuro ha creado escuela? Pues The Amazing Spider-Man podía ser el primer filme de Marvel que se apunta sin complejos al 'estilo Christopher Nolan'. Será por diferenciarse de las películas de Sam Raimi, que apostaban por el colorido y la fantasía, pero el director Marc Webb nos lleva en un tour por los rincones más sórdidos de Nueva York. Y eso tiene su contrapartida en el guión, claro.

3.- MENOS CHISTES, MÁS SUFRIMIENTO De nuevo tenemos que medir The Amazing Spider-Man por las películas anteriores al reboot, pero este apartado lo pide a gritos. Porque, a diferencia de sus precursoras, esta película es más visceral, más agria y sobre todo, más trágica. El bullying que sufre Peter Parker en el insti va más allá de unas simples collejas a cargo de Flash Thompson (Chris Zylka) para convertirse en una sucesión de palizas, la relación del héroe con Tío Ben (Martin Sheen) y Tía May (Sally Field) padece momentos muy tensos y, sin ánimo de spoilear, podemos decir que tanto el carácter del 'Trepamuros' como el ambiente de sus aventuras se ha vuelto mucho más chungo.

4.- ¡NO TE VAYAS, PAPÁ! Cuando se anunció que los padres de Peter Parker iban a figurar en esta película, más de un fan se quedó a cuadros. Una vez visto el filme, podemos decir que la historia familiar de 'Spidey' ocupa un lugar muy destacado en él, y que la orfandad del protagonista tiene gran peso en la trama. No sólo en un primer cuarto de hora donde vemos al futuro héroe quedarse huerfanito, sino a lo largo de toda la historia.

5.- MENOS CITAS, MÁS GUIÑOS Como corresponde a este tono menos fantasioso, y a la necesidad de no contarnos dos veces la misma historia, Marc Webb nos da su visión personal del origen de Spiderman. La cual resulta muy condensada, más implicada en la trama general y, sobre todo, con los pies en la tierra. La picadura de araña que confiere sus poderes a Peter Parker sigue estando ahí, pero ahora es menos un accidente que el resultado de un plan fallido. Y, lo más interesante: el uniforme de 'Spidey' sigue estando basado en el de un luchador de pressing catch, pero eso no quiere decir que nuestro héroe pruebe suerte en el ring antes de dedicarse a apalear villanos.

6.- A GARFIELD LE SIENTAN BIEN LAS MALLAS Como podrás leer en nuestro encuentro con él, el relevo de Tobey Maguire como protagonista de la franquicia tiene experiencia en eso de llevar el uniforme rojo y azul. Y vaya si lo demuestra: durante la película, Andrew Garfield consigue dar vida a un superhéroe algo pringao, entrañable y con sentido del humor, sin que ello desentone con el tono más oscuro de la historia. Esperemos que, en las futuras entregas, se mantenga en ese plan y no le veamos lucir el flequillo "ahora soy bueno, ahora soy rockero" de Tobey Maguire en Spiderman 3.

emma_stone_amazing_spider-man

7.- EMMA, LA CHICA DE NUESTROS SUEÑOS Demos a cada uno lo suyo y reconozcamos que, si Andrew Garfield demuestra ser un Spiderman muy convincente, Emma Stone se luce de lo lindo en su papel de Gwen Stacy, el primer amor del héroe. Delicada, pero no cursi, y lo bastante entrañable como para importarnos sin convertirse en una damisela en apuros y, sobre todo, muy rubia, la actriz se nos mete en el bolsillo tanto como a Jim Carrey. Esperemos que el cariño que, a buen seguro, se ganará en el fandom compense lo cabreada que está (dicen) por no haber sido nominada al Oscar con Criadas y señoras. ¡Emma, olvídate de la Academia y quédate con los frikis! ¡Nosotros sí que sabemos apreciarte!

8.- LA ARAÑA, EL LAGARTO Y LA MOSCA Las fuentes de inspiración de The Amazing Spider-Man pueden haber sido muchas y muy variadas, pero si hablamos del villano reptiliano Lagarto (Rhys Ifans), hay una que resulta tan evidente como inesperada: la versión de La mosca firmada por David Cronenberg. Viendo al doctor Curt Connors experimentar consigo mismo, y observando los efectos viscosos, escamosos y purulentos que afectan a su brazo mutilado, resulta inevitable acordarse de cuando a Jeff Goldblum le salían ojos compuestos. Desde luego, Marc Webb no lleva al extremo esta premisa, pero es lo que tienen las franquicias de lujo y el cine 'familiar'.

9.- JAMES HORNER Y SUS FANFARRIAS Entre el estilo de Danny Elfman (que compuso los temas para la trilogía original) y el de James Horner, nuevo compositor arácnido, media una diferencia tan grande como la que hay entre Tim Burton y James Cameron. Eso, por lo menos. No obstante, y aun teniendo en cuenta esta diferencia de estilos, Horner está lejos de proporcionarle a la nueva saga una sintonía memorable que nos haga pensar a todos en telarañas, tortazos y chistes malos. Esperemos que en las entregas siguientes espabile un poco más.

10.- SÍ, SALE STAN LEE No podía faltar: el patriarca de Marvel vuelve a intervenir en esta película, como es habitual en las producciones de personajes de Marvel. Pero es que, además, su cameo no sólo supone un guiño a su condición de coautor del personaje, sino también a las películas anteriores de Spiderman. Digamos que, de todos los personajes de la película, el suyo es el único que no aparece encarnado por un actor diferente...

Mostrar comentarios