Pixar confirma que descartó una trama LGTBIQ+ de ‘Luca’ (aunque no es la que piensas)

La amistad entre Luca y Alberto fue examinada con mucha atención por los espectadores.
Los protagonistas de 'Luca'
Los protagonistas de 'Luca'
Pixar

Disney lleva unas semanas horribles, a cuenta de cierto proyecto de ley aprobado por el senado de Florida y la polvareda que ha levantado por cómo su directiva ha lidiado con ella. Y es que, mientras el CEO Bob Chapek animaba de puertas para afuera a aumentar la diversidad de sus películas, sabíamos de intentos sistemáticos por sabotear esta misma diversidad, en paralelo a donaciones que emitían a los mismos políticos que impulsaban la ley Don't Say Gay. Días antes de que Red viera la luz en Disney+, los trabajadores de Pixar publicaron una carta donde describían cómo, durante años, Disney habían presionado para que eliminaran cualquier referencia LGTBIQ+ en sus películas.

Esto, naturalmente, no hizo sino recrudecer la crisis de imagen. Chapek tiene un desagradable historial a sus espaldas de coartar proyectos con estas características: de la cancelación de Casa Búho a la venta de Todos hablan de Jaimie a Amazon pasando, claro, por esa adaptación de Nimona cancelada según echaba el cierre Blue Sky, luego de la compra de Fox a manos de Disney. Chapek ha tratado por todos los medios devolver la narrativa a su favor, primero mostrando apoyo a sus trabajadores y luego anunciando que dejará de donar dinero a los políticos de Florida, sin lograr impedir que esta semana se organicen varias protestas a las puertas de la sede de Disney por parte de los trabajadores.

Ayer se dio una medida algo más efectiva, que a la vez confirmaba las acusaciones la carta de Pixar: Disney restaurará la escena del beso entre dos mujeres que había eliminado originalmente del montaje de Lightyear. Este spin-off de Toy Story, con Chris Evans doblando a Buzz Lighyear, es la nueva producción de Pixar y se estrena el 17 de junio. Entre sus personajes encontramos a Hawthorne, que había sido lesbiana desde un principio pero Disney se había obstinado en cortar un momento donde besaba a su pareja.

En paralelo a esta rectificación, Variety ha ahondado en el historial de estas censuras. A falta de saber si pasó algo con Red (Internet está convencido, a cuenta de la bisexualidad de Priya o el origen trans de Miriam), hemos confirmado que Luca tuvo originalmente un personaje LGTBIQ+. Algo que encaja con la recepción que tuvo este film de Pixar, basado en las aventuras en tierra firme de dos monstruos marinos que compartían una amistad muy especial. Varios espectadores destacaron cómo la relación entre Luca y Alberto podía ser perfectamente una alegoría gay, que por supuesto Luca nunca hacía explícita.

La necesidad de un interés romántico

Al parecer nunca lo fue. El director Enrico Casarosa habló diplomáticamente sobre ello: “Parece que hay quien se enfada porque no digo ni que sí ni que no, pero creo que, bueno, esta es una película sobre estar abierto a cualquier diferencia”. Con la polémica Don’t Say Gay, sin embargo, se ha revelado que la gente de Pixar sí planteó que Luca tuviera un personaje homosexual, pero no eran ni Luca ni Alberto, sino Giulia: la niña humana que se hace amiga de ellos al llegar a Portorosso. La idea era que Giulia fuera queer, aunque entre las presiones de Disney los responsables nunca supieron cómo incluirlo en el argumento. ¿Por qué? Porque implicaría darle un interés romántico.

Según una fuente de Pixar, este ha sido un dilema habitual en el estudio: la dificultad de expresar que un personaje perteneciera al colectivo sin que eso supusiera una trama amorosa colindante. “Nos topamos muy a menudo con la pregunta de ‘¿cómo hacemos esto sin darle un interés romántico?’”, explicaba esa fuente. “Esta duda surge a menudo en Pixar”. Por ello no hubo ninguna pista sobre Giulia, y ahora tienen sentido otras tentativas fallidas o testimoniales en la trayectoria de Pixar. Por ejemplo, se quiso que Soul y Del revés contaran con esta representación debido a la nutrida población LGTBIQ+ de las ciudades donde se ambientaba la historia (San Francisco y Nueva York). No cuajó.

Luego tuvimos dos parejas de lesbianas en Toy Story 4 y Buscando a Dory, así como una policía cíclope cuya mujer “le esperaba en casa” en Onward. Es de esperar que, una vez superada la crisis, Pixar ya no encuentre tantos problemas para perfilar a personajes LGTBIQ+.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento