Aparta, Joker: el payaso Wrinkles da miedo de verdad

En medio del estado de alarma previo al estreno de 'Joker', este documental sobre el payaso real más aterrador de Florida podría terminar de caldear el ambiente.
Aparta, Joker: el payaso Wrinkles da miedo de verdad
Aparta, Joker: el payaso Wrinkles da miedo de verdad

Vivimos en un mundo extraño, uno en el que la cultura armamentística de EE UU se encuentra con el estreno de una película, Joker, que algunas voces advierten que podría dar pie a comportamientos violentos. Hasta Warner Bros. se ha lanzado a sacar un comunicado público sobre el asunto, mientras que la seguridad ha aumentado, en algunos cines se ha prohibido que los espectadores acudan a las proyecciones disfrazados del supervillano y en Nueva York hasta tendrán infiltrados agentes de policía de incógnito en ciertas sesiones.

¿Campaña de marketing que fácilmente puede salirse de madre o inquietud legítima ante la deriva de un mundo cada vez más desquiciado? Desde que ganó el León de Oro en el Festival de Venecia –o, incluso, desde la publicación del primer tráiler–, todo lo que rodea a Joker tiende a sobredimensionarse, y el director Todd Phillips y su protagonista Joaquin Phoenix han sido los primeros sorprendidos.

Otra situación no prevista por los autores es que el mismo fin de semana de estreno de Joker tendrá como competidora en cartel (en EE UU) otra película protagonizada por un payaso malvado. En este caso, uno real y verdaderamente experimentado en el arte de generar caos y aterrorizar allá por donde pasa. Nos referimos al documental Wrinkles the Clown, dedicado al estrafalario payaso Wrinkles que habita en Florida.

Si no conoces al payaso Wrinkles, quizás te suene el vídeo viral en el que se le veía salir de debajo de la cama de una niña en medio de la noche dispuesto a pegarle un susto de muerte.

Ese es el bueno de Wrinkles. Un hombre sin identificar (en esta entrevista con el Washington Post afirma ser un veterano de guerra de 65 años que hace diez años se mudó de Rhode Island a Naples, Florida) que ofrece sus servicios como payaso del infierno a los padres que quieran pegar un buen escarmiento a hijos traviesos que se portan mal. La manera de contactarlo es llamando al número de teléfono que aparece en pegatinas diseminadas por distintos lugares de la ciudad.

A medio camino entre la leyenda urbana pocha y la identificación de una necesidad social que cubrir con habilidades propias (pura lógica capitalista), la historia del payaso Wrinkles impulsó al director Michael Beach Nichols a hacer este documental donde sigue al personaje y entrevista a algunas de sus víctimas.

Wirinkles the Clown se ha proyectado en el Fantastic Fest de Austin antes de llegar a los cines este fin de semana. Más allá de las lógicas y comprensibles dudas que la existencia de este servicio pueda propiciar sobre la fina línea entre la disciplina y el trauma infantil, sus imágenes están llamadas a despertar más casos de coulrofobia que un trayecto en ascensor junto a Bill Skarsgård.

A la espera de que alguna distribuidora se atreva a acercarnos la película, a continuación puedes ver el tráiler de Wrinkles the Clown.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento