Logo del sitio

La sorprendente inspiración de Nicolas Cage para interpretar a Drácula está en 'Maligno'

Ni Bela Lugosi, ni Gary Oldman: el príncipe de las tinieblas en versión Nicolas Cage beberá de Annabelle Wallis.
Nicolas Cage y Annabelle Wallis
Nicolas Cage y Annabelle Wallis
Cinemanía

Que Nicolas Cage acabe interpretando ni más ni menos que al conde Drácula es un regalo cósmico que veníamos esperando (Cage y nosotros) desde la época de Besos de vampiro (1988). Sucederá en Renfield, la película sobre el secuaz del conde que está preparando Chris McKay (La guerra del mañana) con Nicholas Hoult en el rol titular y Nicolas Cage como vampiro. 

El papel de Drácula es uno de los más interpretados y reinterpretados de la historia del cine, pero Cage es una de las pocas personas que aún puede atreverse a darle un aire de innovación sin cortapisas. El actor ha comentado en conversación con Variety cuáles son sus referentes a la hora de abordar la interpretación de este Drácula y, entre alguna que otra ilustre mención clásica, hay una contemporánea muy particular.

Cage, devoto del libro de Bram Stoker, ha estado repasando algunas de sus adaptaciones más legendarias. "He visto la interpretación de Bela Lugosi [en Drácula, 1931], he visto la de Frank Langella [en Drácula, 1979] y he visto la de Gary Oldman [en Drácula, 1992] en la película de mi tío [Francis Ford Coppola], que creo que es suntuosa; cada plano es una pieza de arte", explica el actor.

"Quiero que [mi Drácula] destaque de manera única respecto ha cómo ha sido interpretado hasta ahora", añade. "Así que me estoy centrando mucho en los movimientos del personaje. ¿Sabes? He visto Maligno y creo que lo que hizo [Annabelle Wallis] con sus movimientos... Incluso algo como la Sadako de The Ring... Quiero ver cómo de lejos podemos llevar sus movimientos y la voz". 

La interpretación enloquecida (y digna de aplauso) de Annabelle Wallis en Maligno parece haber cautivado a Nicolas Cage cuando vio la película de terror de James Wan. Y, las cosas como son, si hay alguien capaz de valorar en su justa medida el esfuerzo que supone un tour de force atlético y expresivo como el de la actriz en Maligno, ese es Cage. Ahora Wallis es su referente a la hora de construir el Drácula de Reinfield.

Algo que puede irle muy bien a la película de McKay, ya que según el actor tendrá bastantes elementos de humor entre todo el terror. "Cuando consigues el tono de terror y comedia adecuado, como Un hombre americano en Londres, es un subidón", concluye Nicolas Cage, también experto en el terreno de sacar risas de los lugares más inciertos.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento