“Necesitan sentirse atraídos por ellas”: Cate Blanchett sobre los directores y los personajes femeninos

La actriz reflexiona sobre el problema de muchos cineastas al crear y dirigir mujeres.
Cate Blanchett en 'Carol'
Cate Blanchett en 'Carol'

Cate Blanchett es una de las actrices más inquietas y prestigiosas de su generación. Recientemente pudimos verla, con papeles muy distintos, en dos propuestas nominadas al Oscar: No mires arriba y El callejón de las almas perdidas. Hoy prepara dos películas igualmente prometedoras: TÁR con Todd Field y Manual para mujeres de la limpieza con nuestro Pedro Almodóvar, pero su agenda le ha permitido acudir al Lincoln Center para recibir el premio Chaplin, que busca honrar la trayectoria de un intérprete y del que Blanchett resulta ser una de las actrices más jóvenes en ganarlo. Al hilo del premio, Blanchett ha tenido una conversación muy interesante con el New York Times.

En ella, la actriz de Carol ha destacado la enorme importancia que siempre ha tenido en su carrera el trabajo de los departamentos de vestuario, peluquería y maquillaje. Es cierto que, a lo largo de su carrera, Blanchett ha destacado por su habilidad para metamorfosearse, destacando casos como I’m not there (donde encarnó a Bob Dylan) o Manifesto, donde dio vida a más de nueve personajes distintos. “Con los años me he dado cuenta de que mi relación con los diseñadores de vestuario y la gente de peluquería y maquillaje es realmente profunda. Es importante percibir el aspecto del personaje y, por tanto, imaginar cómo puede aparecer y moverse”, destaca Blanchett, para arremeter contra lo infravalorados que están estos oficios dentro de la industria.

“Estos departamentos, llamados ‘gremios femeninos’, son a menudo cosas de las que los directores masculinos afirman no saber nada”. Según Blanchett, los directores masculinos no suelen entender la importancia del aspecto de un personaje, ni valorar la dimensión de las profesiones destinadas a exponerlo en pantalla. Suelen decir con desprecio “te dejo esa parte a ti”, señala Blanchett, y pone como ejemplo su experiencia con Shekhar Kapur, quien le dirigiera tanto en Elizabeth como en su secuela, Elizabeth: La edad de oro, ambas estrenadas respectivamente en 1998 y 2007. Blanchett interpretó a la reina Isabel I en dichas películas, siendo nominada las dos veces al Oscar.

“Interpreté a Isabel I hace años y el director, al que quiero y respeto, siempre decía ‘solo quiero el pelo suelto, fluyendo con el viento’. Le respondí ‘¿has visto imágenes de Isabel I? No hay muchas así’”, recuerda Blanchett. “Y eso pasa porque algunos directores masculinos necesitan sentirse atraídos. No pueden ver que hay otras formas (no sexuales) de ser atractivo. Se puede introducir al público en la experiencia de un personaje de muchas formas diferentes”.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento