Muere Vladimir Menshov, actor y director de 'Moscú no cree en las lágrimas'

Además del melodrama ganador del Oscar en 1981, dirigió 'Love and Pigeons', uno de los mayores éxitos de taquilla de la URRS.
Vladimir Menshov
Vladimir Menshov
Cinemanía

Vladimir Menshov, uno de los actores más queridos del cine ruso, falleció el pasado lunes en Moscú a los 81 años debido a la covid-19, según han informado medios rusos citando a la productora Mosfilm. Con una prolífica carrera como actor que se desarrolló durante cinco décadas, para el público internacional Menshov es conocido principalmente como el director de Moscú no cree en las lágrimas (1980) el melodrama soviético que ganó el Oscar de mejor película de habla no inglesa en 1981.

Nacido en 1937 en Baku (actual Azerbaiyán), Menshov empezó ganándose la vida como minero, luego marinero y después pasó a trabajar para el NKVD (comisariado de asuntos interntos de la URSS). Fue ya en la década de los sesenta cuando se incorporó a la Escuela de Teatro Artístico de Moscú, donde conoció a la actriz Vera Alentova con quien se casaría y acabaría protagonizando Moscú no cree en las lágrimas.

Menshov debutó en el cine como el protagonista de Chelovek na svoyom meste (Aleksey Sakharov, 1973), un drama rural sobre la gestión colectiva de una granja con el que empezó a afirmar la imagen de hombre soviético corriente, trabajador y sacrificado, con la que empezaría a ser asociado durante el resto de su carrera como actor popular para el gran público.

Pocos años después, y sin dejar de actuar en ningún momento, Meshov dio el salto a la dirección con el drama romántico Practical Joke (1977). No fue hasta la llegada de Moscú no cree en las lágrimas que su figura obtuvo relevancia internacional, así como un importante seguimiento dentro de las fronteras de la URSS, donde el tema musical Alexandra, perteneciente a la banda sonora de la película, se convirtió en uno de los grandes éxitos de la época.

Si has visto la serie The Americans, recordarás que en su sexta temporada la familia de espías soviéticos instalados en EE UU ven la película. Para Elizabeth, el personaje de Keri Russell, sirve de base para imaginar cómo habría sido su vida si se hubiera quedado en la URSS.

A pesar de la popularidad de Moscú no cree en las lágrimas, el mayor éxito de Menshov en su país vino con su tercera película como director. La comedia romántica Lyubov i golubi (Love and Pigeons), estrenada en 1984, vendió casi 50 millones de entradas y sigue siendo una de las películas más vistas por televisión en Rusia cada vez que se vuelve a emitir.

Por último, debemos recordar la participación de Vladimir Menshov como actor en el disparatado díptico de fantasía, terror, acción y sobredosis de efectos especiales formado por Guardianes de la noche (2004) y Guardianes del día (2006), ambas dirigidas por Timur Bekmambetov.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento