Logo del sitio

Muere Verónica Forqué a los 66 años

La actriz de 'Kika' y 'Bajarse al moro' ha sido hallada sin vida en su casa de Madrid por los servicios de urgencia 
Verónica Forqué en 'Señoras del (h)AMPA'
Verónica Forqué en 'Señoras del (h)AMPA'
TVE
Verónica Forqué, una de las actrices más populares y queridas del cine español, ha muerto a los 66 años. El cuerpo de la intérprete de Kika, ¡Ay, Carmela! y Bajarse al moro, entre otros muchos títulos, ha sido hallado por los servicios de urgencia del Summa 112 en su casa de Madrid, sin que pudiera hacerse nada por su vida.
Wochit

Verónica Forqué, una de las actrices más populares del cine español, ha muerto a los 66 años. El cuerpo de la intérprete de Kika, La vida alegre y Bajarse al moro, entre otros muchos títulos, ha sido hallado por los servicios de urgencia del Summa 112 en su casa de Madrid, en el distrito de Chamartín, después de que una persona alertara al 112  de que la actriz se había quitado la vida.

La Policía Nacional ha hallado el cadáver en su domicilio de Chamartín y fuentes de la investigación confirman a Europa Press que la actriz se habría quitado la vida. 

Portal del domicilio de Verónica Forqué.
Portal del domicilio de Verónica Forqué.
EFE

Tras conocerse la triste noticia del fallecimiento de Verónica Forqué, el mundo del cine no ha tardado en responder. Decenas de compañeros de profesión, entre ellos Banderas y Almodóvar, han querido dedicar unas palabras a una de las grandes leyendas del cine español. "Una mujer dulce, espiritual y buena compañera". También compañeros de su periplo televisivo en Masterchef han despedido a la artista.

"Yo tuve una depresión muy grande, porque había estado muchos años viviendo en pareja, y, además, tenemos una hija maravillosa. Pero dejé de quererle. Se acabó y se acabó", contaba en abril de 2020 en el programa de TVE Entre ovejas. La actriz hablaba de la mala etapa personal que atravesó en 2014, cuando se separó de Manuel Iborra, con quien había estado 34 años.

Una carrera de éxitos

Nacida en 1955, hija del director de cine José María Forqué y de la escritora Carmen Vázquez-Vigo, Forqué debutó con un papel no acreditado en Mi querida señorita (Jaime de Armiñán, 1972). A continuación intervino en varios filmes dirigidos por su padre, tales como Una pareja… distinta (1974), Madrid, Costa Fleming y El segundo poder (ambas de 1976), paralelamente a títulos como La guerra de papá (1977) o Las truchas (1978) y varias series hasta que su papel de Cristal, la amable prostituta creada por Pedro Almodóvar en ¿Qué he hecho yo para merecer esto! (1984) le proporcionó un aplauso unánime. 

Forqué había estudiado arte dramático y psicología, sin que nunca llegara a terminar esta carrera, y a lo largo de su trayectoria como actriz fue nominada en cinco ocasiones al Goya, ganando cuatro de ellas. Su aparición en ¿Qué he hecho yo para merecer esto! supuso el pistoletazo de salida para sus años de mayor éxito, cuando en 1986 obtuvo su primer gran premio a Mejor actriz de reparto en El año de las luces. Suponía su segunda colaboración con Fernando Trueba, con quien un año antes había trabajado en Sé infiel y no mires con quién convirtiéndose en uno de los rostros principales de la llamada comedia madrileña.

En 1987, con el triunfo aún fresco de El año de las luces, Forqué hizo historia en los Goya al ganar dos estatuillas en la misma edición. Lo hizo por La vida alegre (Mejor actriz protagonista) y Moros y cristianos (de reparto), poniéndose en esta última a las órdenes del legendario Luis García Berlanga y sentando un precedente que solo continuaría Emma Suárez treinta años después, cuando combinó las victorias de La próxima piel y Julieta. La racha de Forqué se prolongaría poco después, en 1989, al ser nominada a Mejor actriz por Bajarse al moro, adaptación de una obra de teatro de José Luis Alonso de Santos que prolongaba su asociación con Fernando Colomo tras la citada La vida alegre.

Forqué repetiría con Colomo en Alegre ma non troppo, ya entrados los 90, pero antes tendría tiempo de trabajar con otra figura imprescindible del cine español: Basilio Martín Patino. En 1987 Forqué protagonizó Madrid, donde el firmante de Nueve cartas a Berta reflexionaba sobre la capital y la Guerra Civil, siendo este mismo año cuando inauguraría su asociación con Manuel Iborra, quien sería su marido entre 1981 y 2014. Forqué protagonizó Caín, y luego vendrían títulos como El tiempo de la felicidad (1997), Pepe Guindo (1999), Clara y Elena (2001) y La dama boba (2006), todos firmados por Iborra.

Luego de ¿Qué he hecho yo para merecer esto!, Forqué repitió con Almodóvar en Matador y en su controvertida Kika. La actriz fue protagonista absoluta de esta comedia de 1993, por la que obtendría su cuarto premio Goya ya convertida en un nombre imprescindible de la industria. Por entonces había encontrado otro director con quien se sentía cómoda actuando: Manuel Gómez Pereira. A sus órdenes trabajó en Salsa rosa (1991), ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? (1993) y Reinas (2005), colaborando nuevamente con Antonio Mercero tras La guerra de papá en Don Juan, mi querido fantasma (1990) y protagonizando el filme de Mario Camus Amor propio, de 1994.

A mediados de década triunfó en televisión coprotagonizando Pepa y Pepe junto a Tito Valverde, y lindando los 2000 hizo varias apariciones en El club de la comedia. En sus últimos años Forqué incrementó su presencia dentro de las series de televisión, como atestiguan sus papeles en Amar es para siempre, La que se avecina, Señoras del (h)AMPA o Capítulo 0, manteniendo su afición por la comedia al hilo de Toc Toc en 2017 o Salir del ropero en 2019. Precisamente uno de sus últimos papeles fue en A mil kilómetros de la Navidad, primera comedia navideña de producción española auspiciada por Netflix, que se incorporaría al catálogo este mismo 24 de diciembre.

Más allá de la ficción y de sus aportaciones al teatro (dirigiendo varias obras como La tentación vive arriba o Españolas, Franco ha muerto, estrenada el año pasado), en meses reciente el apellido de Forqué se mantuvo de actualidad a cuenta de su presencia como concursante en Masterchef Celebrity. En el marco de este programa, de hecho, habló varias veces sobre su salud mental y sus depresiones, llegando a abandonar la última edición por problemas de esta índole.

“Mi cuerpo ha dicho basta”, declaró al anunciar su salida, decidida poco antes de su muerte. “No tengo buenas noticias. No me encuentro bien, estoy agotada”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento