Muere el actor Bo Hopkins (‘Grupo salvaje’, ‘American Graffiti’) a los 84 años

Participó en tres películas de Sam Peckinpah y acostumbró a encarnar a hombres inestables.
Bo Hopkins en 'Grupo salvaje'
Bo Hopkins en 'Grupo salvaje'

Este sábado ha muerto a los 84 años el actor Bo Hopkins, ingresado en un hospital de Van Nuys, Los Ángeles, luego de haber sufrido un ataque al corazón el pasado 9 de mayo. Así se lo ha revelado su esposa, Sian, a medios como el Hollywood Reporter. La carrera de Hopkins se remonta a mediados de los 60 y atraviesa tanto el teatro como el cine y la televisión, donde alternó grandes presupuestos con proyectos de serie B mientras acostumbraba a encarnar a personajes extremos, aunque según avanzaba su carrera estos fueran acogiendo un aura más positiva.

Hopkins nació en 1938 en Carolina del Sur y tuvo una infancia muy difícil, marcada por unos problemas con la ley que le movieron a alistarse en el ejército con tal de no entrar en un reformatorio. Una vez volvió a casa empezó a trabajar en el teatro, y llegado 1966 apareció en series de televisión como The Andy Griffith Show, El virginiano o Wild Wild West. Sin embargo, fue en el citado teatro donde le descubrió el legendario intérprete William Holden, recomendándole de inmediato al no menos legendario director Sam Peckinpah. Fue así como Hopkins consiguió el papel del volátil Crazy Lee en Grupo salvaje, estrenada en 1969.

El actor estadounidense trabajó con Peckinpah en dos ocasiones más: con un papel más secundario en La huida de 1972, y pasando a régimen de coprotagonista junto a James Caan en Los aristócratas del crimen, de 1975. Antes había trabajado junto a Burt Reynolds en Los traficantes y logrado otro de sus papeles más célebres: como Joe Young, líder de la banda juvenil de los Faraones, en el clásico de George Lucas American Graffiti. Este film de 1973 volvió a demostrar que los tipos inquietantes y pendencieros le sentaban como un guante, y Hopkins aceptó regresar en la poco valorada secuela, More American Graffiti, donde también volvía Ron Howard como protagonista.

En 1975 apareció en Los justicieros del oeste junto a Bruce Dern y Kirk Douglas, dirigida por este último, y a finales de la década obtuvo otro papel memorable en El expreso de medianoche de Alan Parker. A partir de entonces Hopkins intervino en numerosas producciones de bajo presupuesto, mostrando una notoria simpatía por los western, y no fue hasta finales de los 90 que volvió a aparecer en producciones de cierto renombre como Giro al infierno de Oliver Stone y Los Newton Boys de Richard Linklater. Por entonces también tuvo un papel principal en la secuela de Abierto hasta el amanecer.

Su último papel pudimos verlo hace apenas dos años, en Hillbilly, una elegía rural, para el cual Hopkins pudo reunirse con su compañero de American Graffiti Ron Howard, ahora dirigiéndole. Una colaboración que, según su esposa, le hizo una gran ilusión.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento