"Me traicioné a mí misma": Viola Davis vuelve a lamentar haber protagonizado 'Criadas y señoras'

El revisionismo de Hollywood con respecto a la cuestión racial ha avanzado mucho en los últimos años, y la actriz es consciente de esto.
"Me traicioné a mí misma": Viola Davis vuelve a lamentar haber protagonizado 'Criadas y señoras'
"Me traicioné a mí misma": Viola Davis vuelve a lamentar haber protagonizado 'Criadas y señoras'

La muerte de George Floyd y el refuerzo del Black Lives Matter ha sumido a Hollywood en un revisionismo histórico constante, cuyos tentáculos llegan a multitud de lugares y provocan tesituras imprevistas como la cancelación de un evento en homenaje a John Wayne, o la supresión/edición de varios capítulos de series cómicas en plataformas de streaming. Pero no es algo novedoso, claro.

Hace ya dos años, la actriz Viola Davis hizo un ejercicio de introspección, y se dio cuenta de que quizá no debería haber formado parte de algo como Criadas y señoras. La película dirigida por Tate Taylor ha vuelto a causar polémica estos días en EE.UU. a cuenta de su incorporación al catálogo de Netflix, en un timing cuestionado incluso por la actriz Bryce Dallas Howard, que considera que este film dista bastante de la perfección en su alegato contra el racismo.

En lo que respecta a Davis, que fue nominada al Oscar por su papel en el film, sus reparos ya venían de lejos, como daba cuenta una entrevista publicada en el New York Times. Hoy, entrevistada por Vanity Fair, su opinión solo ha ganado rotundidad, considerando que Criadas y señoras "fue creada desde el filtro y las alcantarillas del racismo sistémico".

"No hay muchas narrativas que se involucren en nuestra humanidad", contaba en referencia a la discriminación del colectivo afroamericano dentro de los medios. "Intentan profundizar en la idea de qué significa ser negro, pero... apelan fundamentalmente a la audiencia blanca. La mayor parte de la audiencia blanca puede sentarse y recibir una lección académica de quiénes somos. Se van del cine y conversan sobre lo que significa, pero la cosa no va más allá de ahí".

Criadas y señoras, al igual que films recientes como Figuras ocultas o la oscarizada Green Book, ha sido criticada a posteriori por su cómodo retrato del racismo, y en concreto por cómo el drama de las criadas negras es visto desde la perspectiva de una protagonista blanca (interpretada por Emma Stone). Davis es consciente de que no había mala intención y de que el visionado de la película, desde cierto punto de vista, sigue siendo más o menos agradable.

"No hubo nadie que no disfrutara Criadas y señoras. Pero hay una parte de mí que siente que me traicioné a mí misma, y a mi gente, al estar en una película que no estaba preparada para contar toda la verdad", concluye. En la citada entrevista con el New York Times, Davis ya había hecho hincapié en cómo las voces de las criadas negras estaban subordinadas a las de sus empleadores, pese a las buenas intenciones con las que partiera el film de Taylor.

Parece que, a juicio de Davis, la actual crisis racial parece exigir películas más combativas de lo que Criadas y señoras pudiera ofrecer hace nueve años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento