Logo del sitio

[Málaga 2022] ‘Camera Café, la película’: Cuanto más absurda, mejor

Ernesto Sevilla lo da todo en su ópera prima. Los empleados más queridos de la tele se hacen chanantes
'Camera Café, la película'
'Camera Café, la película'
Cinemanía

Hay una escena en Camera Café, la película cuyo código cinematográfico es esencialmente norteamericano. ¿Cuándo hemos visto en España una película en la que el protagonista, en sus momentos más bajos, acude a un espectáculo de magia y recibe un globo que le cambia la suerte? La escena es más propia de un filme de Adam Sandler –estoy pensando en Con la magia en los zapatos, del muy respetable Tom McCarthy– y resulta impensable en nuestra cinematografía. Hasta Camera Café, la película. Un indicador, sin duda, de una libertad insólita en el universo de las comedias comerciales españolas.

Tráiler de 'Camera Café, la película'

La idea de llevar Camera Café a la gran pantalla, así como de resucitarla en la televisión, nunca ha dejado de rondar en internet desde que la serie dejó de emitirse en Telecinco. Su puesta en marcha, finalmente, sucedió cuando el productor Jorge Pezzi, que había comprado los derechos del formato francés, unió fuerzas con Arturo Valls y Félix Tusell, productores de Los del túnel y Tiempo después.

Parecía que “el Camera” en pantalla grande estaba predestinado a nutrirse del humor manchego. El guion fue a parar a Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla, que acabaría sentado también en la silla del director. No sorprende, por tanto, el chanantismo del que está impregnada la película, en la que solo los personajes (y el vestuario) conservan el humor inocente, cartoonesco, a veces facilón, de la serie de Telecinco. La trama, los gags o el arte son, por decirlo con sus propias palabras, gambiteros y entroncan con un surrealismo más propio de la Sierra del Segura que de los platós de Telecinco. Hablamos del gag del cumpleaños en bucle, de referencias como los Teletubbies, un concurso de ficheros o una delegación portuguesa que canta fados.

De hecho, Camera Café, la película es, cuanto más absurda, mejor. Sirva de referencia la secuencia de la tarta alucinógena con Julián (Carlos Chamarro) y Quesada (Arturo Valls) que comienza como un bucle temporal, sigue como una película de universos paralelos con Andy & Lucas y termina en filme de animación. Porque sí. 

Foto del rodaje de 'Camera Café, la película'
Foto del rodaje de 'Camera Café, la película'
Niete

Camera café, la película comienza y termina con el mítico plano fijo de la máquina de café. El resto, casi en un intento freudiano de matar al padre y de atraer a un espectador cada vez más repantingado en el sofá de su casa, sucede fuera de allí y a ritmo frenético, arribísima: en la oficina retro con muchos detallitos que demuestran que se ha estado al sopesquete, en el bar de abajo, en la calle y hasta en una azotea que conjuga luces de neón, Karina, Ibai Llanos y hasta un duelo estilo samurái. Es digno de mención el esfuerzo y el talento para resolver visualmente las escenas de Ernesto Sevilla, aunque a veces se eche en falta una mayor fluidez en la película.

Todo el reparto brilla en equipo, como un buen grupo de empleados de oficina acostumbrados, tras años de contrato fijo, a conseguir juntos sus objetivos. El encanto de Camera Café, la película, reside, en gran parte, en volver a verlos en acción más allá del pasillo amarillo chillón, en curiosear todo aquello que durante años quedó fuera de campo. Habrá quien eche de menos que tal o cual, sus personajes favoritos, tengan más minutos en pantalla.

Victoria y Quesada, una lucha por el control de la oficina librada desde tiempos inmemorables
Victoria y Quesada, una lucha por el control de la oficina librada desde tiempos inmemorables
Niete

Pero, sin duda, quienes merecen los mayores halagos, porque acaparan aquí el peso de la acción mucho más que en la serie, son Esperanza Pedreño y Arturo Valls. Nunca sucederá, porque estamos ante una comedia y eso la descalifica inmediatamente en la carrera de premios. Pero sus interpretaciones de Cañizares y del tocahuevos Quesada, el mayor vendehumos que ha dado nuestra televisión, merecerían al menos una nominación en los galardones de 2022. 

¿Quieres recibir las mejores recomendaciones de cine y series todos los viernes en tu correo? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento