Logo del sitio

Luna Pamies, la estrella española de Cannes 2022 y revelación del año

El debut de la protagonista de ‘El agua’, la película de Elena López Riera, dará mucho que hablar.
Luna Pamies
Luna Pamies
Cinemania

Se llama Luna Pamies vive en San Bartolomé, pedanía de Orihuela, en la Vega Baja, Alicante. Ahora tiene 18 años, pero tenía 15 cuando la directora Elena López Riera se acercó a ella en un botellón en las fiestas de su pueblo. “Empecé a hablar con ella, le di mi número y a raíz de eso me presenté al casting”, cuenta la joven debutante, protagonista absoluta de El agua, la opera prima de la directora también alicantina. “Ella es la peli”, confirma López Riera.

Luna Pamies es El agua. Su rostro y su voz invaden y soportan todo el filme. Entre el realismo absoluto y la fantasía. Las dos han venido a Cannes a presentar mundialmente El agua en la Quincena de realizadores, pero está muy claro que su camino solo acaba de empezar. Oiremos y veremos mucho a Luna en los meses próximos. Y años. Eso espera ella, nerviosa, pero incapaz de dejar de sonreír con una experiencia totalmente inesperada en su “vida muy normal”.

“No me hubiera imaginado nunca hacer una peli, nunca me hubiera planteado que me quisiera dedicar a esto”, dice feliz. ¿Se quiere dedicar a esto entonces? Contesta inmediatamente y convencida. “Claro. Yo creo que la persona que vea lo que es esto, no se quiere dedicar a nada más”.

Una vida normal

Cuando Elena López Riera la encontró en aquel botellón de fiesta, Luna aún estaba estudiando en el instituto, también en el rodaje el año pasado. “Terminé la ESO y estudié un módulo de FP básico de peluquería y estética. Yo estaba perdida, quería tener algo que hacer en el futuro, y se ha cruzado esto y quiero seguir”, dice. También trabajaba en un bar. “Pero no es lo mío”, dice. “Después de hacer una película, dices qué hago aquí”. Ahora está buscando un bachiller de artes, seguir formándose y mientras estudia, seguir haciendo proyectos. Como su personaje, quiere salir de su pueblo. Y anuncia “que ya hay algo no oficial” de lo que no puede hablar más.

Luna Pamies y Bárbara Lennie en 'El agua'.
Luna Pamies y Bárbara Lennie en 'El agua'.
Cinemania

Luna Pamies vive en San Bartolomé con su madre. Tiene dos hermanas, Isabella y Ángela, cuyos nombres lleva tatuados en los hombros, y la directora usó como tatuajes de su madre y abuela en la ficción. También se ve el resto de sus tatuajes, menos uno nuevo que lleva en el antebrazo y dice en mayúsculas EL AGUA. “Nos lo hemos tatuado las tres chicas de la película”, explica. Sus tres íntimas amigas, que la directora también encontró en castings en la calle, fiestas…

Un casting único

Para Elena López Riera El agua es su primera película de ficción. Ella viene del documental, lo repite mucho, aunque no haría falta, porque la verdad que transmiten sus personajes y el paisaje del filme ya lo dicen.

Por eso quería que sus protagonistas fueran actores no profesionales, salvo la madre y la abuela de Ana (Luna) que interpretan respectivamente Bárbara Lennie y Nieve de Medina. El casting le llevó un año y medio. “Más que un casting fue un censo”, se ríe ahora en Cannes, “muy nerviosa”, pero sin parar de sonreír tampoco. “Fuimos por la calle, a tiendas, a botellones, a peluquerías, escuelas de baile… Fue súper bonito porque era como hacer una exploración humana detallada, un trabajo arduo y te pones nerviosa porque quieres encontrar a tus actores rápido, pero todo lo que recogimos espero que se haya quedado en la peli”.

Para el papel de Luna recibió más de 14.000 emails, cree que pudo ver en casting a más de 3.000 chicas. A Pamies la vio la primera semana. “Pero desapareció –se ríe–, yo la entiendo, si estoy de botellón y me viene una mujer a decirme que quiere hacer una peli, la creo lo justo. No acudió al casting y no había manera de encontrarla”, desvela. “Es un poco como su personaje, fantasmagórica”.

Nieve de Medina y Luna Pamies en 'El agua'.
Nieve de Medina y Luna Pamies en 'El agua'.
Laia Lluch

Con Luna y el resto de actores no profesionales después trabajó durante semanas y meses. “Perdiendo el tiempo, hablando, conociéndonos, bailando, sin móvil, corriendo entre los naranjos, no leyeron el guion hasta una o dos semanas antes”, cuenta Elena. ¿Y el primer día de rodaje? “Me hinché a llorar”, cuenta Luna. Mejor que el primer día que conoció a Bárbara Lennie. “Tengo una anécdota… vomitando por la Gran Vía”, se ríe. “Estaba muy nerviosa, la había visto en El desorden que dejas, es muy reconocida, pero ha sido genial aprender de ella, me ha ayudado en todo lo que ha podido”.

Pero poco a poco fue encontrando su lugar y ahora, aún incrédula, habla con seguridad de lo que quiere. Ir paso a paso. “No me imaginaba este mundo tan bonito, una vez que lo vives… Yo ya no quiere salir de aquí”. Y parece que se quedará.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento