Little Spain viene a comerte entera: así es la productora de C. Tangana y Santos Bacana

Hablamos con los artífices de la productora audiovisual angelina Little Spain tras su puesta de largo en el Atlàntida Mallorca Film Fest.
El cantante C. Tangana, en pleno centro de Madrid.
El cantante C. Tangana, en pleno centro de Madrid.
JORGE PARÍS

¿Podrá El Madrileño cambiar la historia del cine español como ha hecho con la música? No será por falta de antecedentes ni de ambición. “La España que iba bien se acaba justo con nosotros. Los que hemos seguido picando no tenemos miedo. Si se acaba una cosa, pues voy a tirar por otro lado. Y lo voy a seguir haciendo, aunque no tenga un suelo estable”. 

Dentro de esta idea figura su proyecto Little Spain. La leyenda de su fundación, en Las Vegas, con champán y strippers, casi podría ser el argumento de una canción de C. Tangana. Los visuales de El Madrileño, su exitoso álbum, han sido una magnifica tarjeta de visita. 

En el Atlàntida Mallorca Film Fest nos ofrecen otro retazo: el cortometraje Santos, dirigido por Roge González e interpretado por Santos Bacana. Vemos a un director en crisis creativa (el propio Santos Bacana), buscando “su hill (colina)” en Los Ángeles. 

Pucho, Santos y Roge, más Cristina Trenas y María Rubio, forman la productora. La nostalgia, la pasión por la arquitectura pretérita (brutalista o modernista), cierta idea de España que coquetea con lo kitsch, conforman su marca de identidad. 

“Little Spain es un proyecto internacional, pero España siempre será un referente estemos donde estemos. Al buscar unos referentes diferentes tienes una base sólida sobre la que construir una película o un documental desde un punto de vista diferente. Hemos trabajado con ese namedropping tanto en lo musical como en lo audiovisual. Nos ha servido para refrescar, para arar la tierra. Ahora el suelo está distinto a cómo estaba hace cinco años. Vamos a ver qué es lo que nos da”, nos cuenta un muy metafórico Tangana.

Santos Bacana apoya a su amigo y sube la apuesta: “Venimos de una generación que ha vivido una crisis y que ha acabado por repudiar una serie de ideas. Queremos ver las cosas de otra forma. Lo nostálgico es un gancho para preguntarnos qué es España, que para nosotros es la gente y la tierra. Me parece una mierda la historia grandilocuente. Es una experiencia personal: un pasado en el pueblo, una abuela, una madre que te lleva el bocadillo a la plaza. Para mí eso es España”. 

Dicen que les gusta trabajar con celuloide porque “te da cosas que el digital no te da”. Según el cantante: “Santos es el tipo que reescribe y ordena y conceptualiza. Para él lo más importante es la idea detrás del proyecto. Siempre hay un momento del rodaje en el que nos dice: “¡si os hubierais leído lo que os he puesto!” Y eso es la contrario de Roge, que es una persona mucho más intuitiva”.

Santos dice que “Pucho es el punto medio entre lo intuitivo y lo meditabundo”. Cristina Trenas, primera mujer nominada a un Goya a la mejor dirección de fotografía, ejerce de productora creativa y se declara enamorada de la energía de sus compañeros. 

También de la escritura de otra nostálgica impenitente como la escritora Ana Iris Simón, porque: “su imaginario está muy cercano a nosotros”. Tanto, que hasta Santos compartió pupitre con la autora de Feria: “El primer día de clase nos mandaron hacer una redacción sobre algo que nos guste. Y ella lo hizo sobre la tortilla de patatas, con una poesía increíble. Yo no era consciente de lo importante que iba a ser en mi vida esa tortilla”. 

¿Casualidad o fenómeno? Más bien lo segundo, tal y como sentencia Pucho: “Toda la gente de nuestra generación que ha mantenido la esperanza de dedicarse a algo creativo, que tenía sueños de adolescente que no sabía cómo darle forma, hemos tenido que quitarnos la idea de nuestros padres de que íbamos a estudiar una carrera y encontrar un trabajo de puta madre. Al haber vivido la crisis, hemos desarrollado un valor especial. Eso, entre otras cosas, ha acabado por unirnos”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento