Lionsgate admite su error con 'La serie Divergente: Leal'

El director ejecutivo del estudio reconoce que la precipitación dañó considerablemente a la tercera entrega de la saga distópica juvenil protagonizada por Shailene Woodley.
Lionsgate admite su error con 'La serie Divergente: Leal'
Lionsgate admite su error con 'La serie Divergente: Leal'

Si ya de por sí la autocrítica y la admisión de errores no son monedas de uso muy corriente en Hollywood, lo más habitual es que sean los actores y actrices quienes, con el paso de los años, reconozcan que algunas de sus películas son una mierda. Mucho menos acostumbrados estamos a que quienes pusieron dinero en la realización asuman sus errores de juicio. Pero no siempre es así: en unas recientes declaraciones, el director ejecutivo de Lionsgate, Jon Feltheimer, ha reconocido que quizás se equivocaron en ciertos aspectos de La serie Divergente: Leal. Tercera entrega cuyo fracaso puso en peligro la pervivencia de la saga.

"Quizás nos precipitamos con la tercera película, en vez de tomarnos el tiempo necesario con ella", ha admitido Feltheimer en una conferencia ante inversores en Wall Street. "Queríamos llegar a tiempo para estrenarla en una fecha concreta". Se refiere al pasado 18 de marzo, día de estreno de La serie Divergente: Leal; ese primer fin de semana, la película protagonizada por Shailene Woodley recaudó 29 millones de dólares. Una cifra bastante alejada de los más de 50 millones que consiguieron cada una de las dos entregas anteriores de la saga de adaptaciones de las novelas de Veronica Roth.

La taquilla mundial de La serie Divergente: Leal terminó siendo de 170,2 millones de dólares. Cantidad que también dista notoriamente de las cifras de sus antecesoras: Divergente con 288,9 millones y su secuela La serie Divergente: Insurgente con 297,3 millones. Esperamos que en Lionsgate aprendan de sus errores y se tomen con más calma la que será la entrega final de la saga, que tiene prevista su llegada a los cines en verano de 2017.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento