La productora de ‘Dune’ podría demandar a Warner por incumplir su acuerdo

Legendary Entertainment pensaba, como todos, que sus películas se estrenarían exclusivamente en salas de cine.
Javier Bardem en 'Dune'
Javier Bardem en 'Dune'

La semana pasada Warner Bros. consolidaba su mazazo al sistema de exhibición tradicional tomando la resolución de seguir el ejemplo de Wonder Woman 1984, y estrenar simultáneamente sus grandes blockbusters previstos para 2021 tanto en salas de cine como en HBO Max, su servicio de streaming. Las reacciones no se han hecho esperar, y en estos días hemos sabido tanto de la opinión de Steven Soderbergh pidiendo calma, como de un iracundo Christopher Nolan que ha llamado a HBO Max “la peor plataforma de streaming. Pero ninguno de ellos ha sido más rápido que Legendary Entertainment, que le pidió explicaciones a Warner 30 minutos después de que hiciera el anuncio.

Según recoge Deadline, la productora le ha mandado una carta a Warner Media exigiendo llegar a un nuevo acuerdo, puesto que en su opinión la major no ha sido transparente con sus intenciones y ha impedido que este estudio pudiera tener algo que decir en el asunto. Hay que recordar, en este sentido, que Legendary Entertainment estuvo a punto de vender los derechos de exhibición de Godzilla vs. Kong a Netflix por 250 millones de dólares, pero Warner bloqueó la adquisición para desarrollar sus propios planes con el film de Adam Wingard. Planes que ahora pasan igualmente por el streaming, y que evidentemente han causado un gran malestar en la directiva de Legendary.

Este estudio ha colaborado con Warner en grandes sagas como El caballero oscuro, Resacón en Las Vegas o el 'Monsterverse', y está detrás de dos de los estrenos afectados por esta decisión: tanto Godzilla vs. Kong como Dune tienen previsto su estreno ahora el 21 de mayo de 2021 y el 1 de octubre de 2021 en HBO Max y salas de cine. Legendary, asimismo, ha financiado el 75% del abultado presupuesto de ambas superproducciones (solo Dune ha costado en total 165 millones de dólares), de forma que exige su derecho a decidir qué hacer con estas dos películas al temer que “la viabilidad a largo plazo de estas franquicias” quede comprometida.

Tanto un film como otro, así las cosas, pretenden dar pie a nuevas continuaciones. Godzilla vs. Kong es la cuarta entrega del citado ‘Monsterverse’ de Legendary (formado hasta ahora por Godzilla, Kong: La isla calavera y Godzilla: Rey de los monstruos), mientras que Dune (cuyo director, Denis Villeneuve, ya ha afirmado estar muy decepcionado con la decisión de Warner) iba a preceder tanto una segunda parte como una serie de televisión subtitulada La Hermandad… y destinada, irónicamente, al catálogo de HBO Max. La idea es que, si Legendary no consigue que Warner atienda sus demandas, el estudio pase a tomar medidas legales.

Variety esboza como posible solución a este entuerto que Warner le compre a Legendary su participación en ambas películas, pero ni uno ni otro organismo han vuelto a hacer declaraciones sobre cómo evoluciona la negociación. El polémico plan de Warner, por otra parte, también se extiende a películas como Matrix 4, The Suicide Squad o En un barrio de Nueva York, que al igual que Dune debería haber visto la luz en cines durante este 2020.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento