La montadora de 'Star Wars: El ascenso de Skywalker' se sincera sobre la caótica producción: "Fue una lucha constante"

Colaboradora habitual de J.J. Abrams, Maryann Brandon confirma que, como se puede apreciar en el film, terminar el Episodio IX no fue un camino de rosas.
La montadora de 'Star Wars: El ascenso de Skywalker' se sincera sobre la caótica producción: "Fue una lucha constante"
La montadora de 'Star Wars: El ascenso de Skywalker' se sincera sobre la caótica producción: "Fue una lucha constante"

El Episodio IX de Star Wars partía con el nada envidiable propósito de clausurar una saga de nueve entregas, y a tenor de las críticas y de algunas reacciones del público, no lo ha hecho de un modo satisfactorio. Entre las deficiencias de la propuesta, la sensación de que trataba de borrar lo conseguido por Rian Johnson en Los últimos Jedi, y la eliminación del personaje de Rose, El ascenso de Skywalker lleva desde su estreno sujeta de varias conversaciones, y pocas de ellas dedicadas a cantar sus alabanzas.

Entre ciertos críticos cunde la impresión de que este resultado se debe a graves problemas a lo largo de la producción, y es justo eso lo que ha confirmado Maryann Brandon en el podcast The Rough Cut de The Playlist. Brandon ha colaborado en numerosas ocasiones con el director J.J. Abrams, desde la serie Alias hasta Misión Imposible III pasando, claro, por Star Wars: El despertar de la Fuerza, pero pocas veces se había visto envuelta en un proceso tan caótico.

"Tuvimos que lidiar con muchas cosas. Fue una lucha constante, lo afectó todo", contaba en el podcast. "Cuando quedaba alrededor de un tercio por terminar, la presidenta de Lucasfilm Kathleen Kennedy dijo 'J.J. debería pasar más tiempo en la sala de montaje'. Y sabía que eso no iba a pasar. No con el calendario que teníamos. No con todo lo que él tenía que afrontar diariamente, que al final del día le dejaba exhausto".

Brandon cuenta que tuvieron tres meses menos para trabajar de los que tuvieron para El despertar de la Fuerza, revelando que el montaje fue enormemente desafiante a causa de que Disney mantenía como inamovible la fecha de estreno para el 20 de diciembre de 2019. Algo que favoreció la tensión en el set, y un gran estrés para todos los implicados. "Entre tomas, J.J. se sentaba conmigo y tratábamos de averiguar qué haríamos en el montaje", prosigue Brandon.

En dicho programa le preguntan por la recepción tan desigual que ha acabado teniendo El ascenso de Skywalker, y Brandon cuenta: "En una época en la que el mundo está polarizado, esta no debería ser una película que dividiera. Básicamente, el mensaje del film es 'hey, ¿sabes qué?, puede que el mal o el bien entren en tu vida. Y quizá si tienes la mente abierta, puede ser cambiada por cosas extraordinarias. Y debes creer que siempre hay esperanza'".

Por último, Brandon se pronuncia sobre la supuesta condición de El ascenso de Skywalker como fanservice, llena de decisiones tomadas expresamente para contentar a los fans. Y la editora no se lo piensa dos veces: "Mira, pues claro que es fanservice. Pero es que si no te muestras servicial con los fans, se quedarán como 'Oh, no han seguido con la historia de Star Wars y todo lo que significaba'". La verdad es que razón no le falta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento