La adaptación de ‘En las montañas de la locura’ a manos de Guillermo del Toro no está muerta

El director de ‘La forma del agua’ sigue comprometido a llevar el imaginario de H.P. Lovecraft al cine.
Guillermo del Toro no olvida a Lovecraft
Guillermo del Toro no olvida a Lovecraft

La carrera de Guillermo del Toro está plagada de proyectos sin materializar: una larga ristra de hipotéticos “qué podría haber sido”. Esto fue especialmente cierto en el ecuador de su trayectoria (antes de que La forma del agua le consagrara), cuando fue vinculado tanto a una adaptación de El hobbit como a otra de En las montañas de la locura, posiblemente la historia más famosa de H.P. Lovecraft. Del Toro dejó El hobbit en manos de Peter Jackson y también abandonó En las montañas de la locura, solo que en este caso nadie ofreció un relevo.

Hoy el realizador mexicano está a punto de estrenar El callejón de las almas perdidas (que distribuida por Searchlight Pictures llega a nuestros cines este 28 de enero), y ya inmerso en la promoción del film ha sido invitado recientemente a The Kingcast. Este podcast está dedicado a analizar y celebrar la obra de Stephen King, y Del Toro asistió para comentar una de sus novelas principales, It. No obstante, en cierto momento de la velada salió el tema de su contrato con Netflix, que entró en vigor el año pasado y ya se extiende a un film en desarrollo, una adaptación animada de Pinocho. Pero el acuerdo dará pie a más producciones, y una de ellas podría ser En las montañas de la locura.

“Adivina cuáles fueron los primeros proyectos que presenté. Revisé el armario y encontré El conde de Montecristo y En las montañas de la locura. Esos fueron los que presenté primero”, contó el director de Hellboy sobre una fallida adaptación de Alejandro Dumas y una película que pareció abandonar del todo en 2011. Para, seguidamente, apuntar que habrá cambios destacados si esta traumática expedición a la Antártida sale adelante esta vez. “El guion que escribí hace 15 años no es el guion que haría ahora; necesito reescribirlo. No solo para reducirlo, sino porque entonces intentaba salvarlo con elementos que lo hicieran capaz de seducir a la maquinaria de estudios. Un blockbuster”.

“Y creo que ya no necesito conciliar esto. Puedo ir a una versión más esotérica, más extraña y pequeña, donde retome algunas escenas que se quedaron fuera”. Originalmente, En las montañas de la locura iba a ser una película 3D con el protagonismo de Tom Cruise, la asociación de James Cameron y el apoyo de Universal Pictures. “Algunas de las grandes piezas de decorado que diseñé, por ejemplo, ya no me apetecen”, prosigue Del Toro. “Ya he hecho set pieces así, me apetece ir en una dirección más rara. Sé que algunas cosas se mantendrán. Sé que el final que tenemos es uno de los más intrigantes, extraños e inquietantes para mí, y hay unas cuatro escenas de terror del guion original que adoro”.

Originalmente En las montañas de la locura iba a costar 150 millones de dólares con una calificación R, y Universal se apartó cuando sus ejecutivos pensaron que era una apuesta demasiado arriesgada. Hace unos cuatro años, Del Toro resumía así lo sucedido: “Pensamos que teníamos un proyecto bueno y seguro. 150 millones, Tom Cruise y James Cameron produciendo, ILM con los efectos especiales, ahí tienes el arte, ahí el concepto, porque creo realmente que un terror a gran escala sería genial… pero el estudio no lo vio así”.

“La calificación R lo cambió todo. Si Las montañas hubiera sido PG-13, o yo hubiera dicho PG-13… soy demasiado boy scout, debería haber mentido, pero no lo hice”. Ahora la pelota parece estar en el tejado de Netflix, y el fandom combinado del escritor y el cineasta se encuentra extasiado ante la idea de que la particularísima visión de Del Toro coquetee con el horror cósmico. Crucemos los dedos por tanto para que, una vez termine Pinocho, el director vuelva a ponerse con En las montañas de la locura.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento