Logo del sitio

Jane Campion y 'El poder del perro' se imponen en los BAFTA de 'Dune' y cogen ventaja en el camino a los Óscar

'El poder del perro', ganadora del BAFTA a mejor película
'El poder del perro', ganadora del BAFTA a mejor película
(BAFTA)

El western pervive en el imaginario cinéfilo por su carga ambiental. Un rasgo que en El poder del perro Jane Campion lleva hacia lo que canalizan y transmiten los personajes, incluido lo que reprimen. El poderío de esos matices motiva que el celebrado regreso de la directora a la primera línea se haya impuesto en los BAFTA 2022, la 75 edición, al conseguir dos de los galardones más significativos, el de mejor película y el de dirección para la autora neozelandesa.

De la peineta de Rebel Wilson a Putin al triunfo de 'El poder del perro': así fueron los premios BAFTA 2022

La gran apuesta de Netflix para los Óscar refuerza así su posición ante la cita del 27 de marzo. No obstante, hay que resaltar que se dejó seis trofeos por el camino, entre ellos al que aspiraba Benedict Cumberbatch por su imponente interpretación, ya que recayó en Will Smith por su encarnación del padre de las leyendas del tenis Venus y Serena Williams. El carismático intérprete, con El método Williams como el último de sus proyectos concebidos para reivindicar su capacidad dramática y optar a la estatuilla dorada, fue uno de los grandes ausentes del evento, en el que tampoco estuvo Campion (el discurso de ella lo dio Cumberbatch).

Dentro de los reconocimientos concedidos por las academias de cine europeas, los otorgados por la británica suelen desprender un interés especial por el perfil de los nominados y por los lógicos vínculos con la industria estadounidense. El desfile de estrellas y rostros populares por la alfombra roja y el patio de butacas del Royal Albert Hall, con Lady Gaga como gran foco de atracción, así lo resaltó una vez más.

La gala, que comenzó con un homenaje a la saga Bond de la mano de la actuación musical de Shirley Bassey, se apoyó en la comicidad de su presentadora, la actriz australiana Rebel Wilson, en cuyas intervenciones exhibió su habitual soltura, tono con el que al inicio también se refirió a su sorprendente cambio físico. Entre sus intervenciones no pasó desapercibida la sorna con la que, por aquello de que hablaba de importantes aniversarios, destacó los tres años que ha cumplido la ‘alabada’ Cats en la que ella intervino.

Dune, la magnética adaptación de Denis Villeneuve de la compleja obra de Frank Herbert, acudía a la ceremonia, retransmitida en España por TCM, como la más nominada al estar presente en once categorías. En consonancia, logró cinco máscaras, aunque como se intuía circunscritas a los apartados técnicos: efectos visuales, fotografía para Greig Fraser (los dos primeros de la noche), música para Hans Zimmer, diseño de producción y sonido.

Belfast, de Kenneth Branagh, que concurría con seis nominaciones, recibió un único premio, el que casi tenía asegurado, el de mejor película británica. Una dulce consolación, como la de Paul Thomas Anderson, ganador del BAFTA por el guion original de la deliciosa Licorice Pizza, trofeo que recogió el compositor Jonny Greenwood.

Al igual que en los premios del Sindicato de Actores, el efecto de la cálida CODA. Los sonidos del silencio hizo acto de presencia en Londres con dos BAFTA, el que reconoció el trabajo del actor sordo Troy Kotsur (quien con humor se ofreció como James Bond para la nueva etapa del icono) en la vertiente de reparto y el logrado por Sian Heder en el terreno de guion adaptado.

Si Will Smith triunfó en categoría de interpretación masculina, en la femenina hizo lo propio Joanna Scanlan por su papel en Después del amor, propuesta que en España puede verse en Filmin. Aunque había medios británicos que señalaban que partía como favorita, su BAFTA y los dos de CODA pueden catalogarse como las sorpresas de esta 75 edición. No hay que olvidar que entre sus rivales estaban Lady Gaga y las cautivadoras Alana Haim y Renate Reinsve.

Almodóvar, sin premio; gana Hamaguchi

La única opción española en esta edición pasaba por Pedro Almodóvar, si bien la competencia, con Hamaguchi, Trier, Sorrentino y Sciamma, era de altura. El filme del cineasta japonés, el claro favorito al Óscar, no dio lugar a la vía Madres paralelas.

West Side Story, la versión de Steven Spielberg, optaba a cinco BAFTA y al final cosechó dos, el de mejor casting, buen guiño para un musical, y el de Ariana DeBose como actriz de reparto. La apreciable, en especial en lo formal, Encanto se impuso en el cauce de película de animación en una edición en la que Sin tiempo para morir tuvo que conformarse con el homenaje inicial y el galardón al montaje y en la que se fueron de vacío No mires arriba, Cyrano, Hierve y Claroscuro (las cuatro llegaban con cuatro candidaturas).

Por último, cabe reseñar que varios de los premios (por ejemplo el de banda sonora) no se anunciaron durante la emisión para favorecer el espectáculo televisivo y agilizar, una medida cuestionable no por el objetivo, sino por la manera de promoverlo.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento