Logo del sitio

Harrison Ford se ganó a los fans de 'Blade Runner' con su intervención en los Oscar

"Es mortalmente aburrida", recordó el actor de entre los comentarios negativos que cosechó el primer montaje de la película.
Harrison Ford en la gala de los Oscar 2021
Harrison Ford en la gala de los Oscar 2021
AMPAS

Harrison Ford, a sus 78 años, era una de las estrellas de la lista de presentadores de la ceremonia de entrega de Oscar. Su cometido era presentar la categoría de montaje, y mientras en la mayoría de discursos de los presentadores incidían en el recuerdo de la primera vez que se enamoraron de las películas, viéndolas en pantalla grande, o en la magia y necesidad de ver las películas en cine, el popular actor se descolgó con un discurso de introducción al premio totalmente sorprendente.

Harrison leyó, sin cortarse un pelo, las frases que tenía anotadas en un papel y que, según explicó, hacían referencia a los "consejos editoriales" (más bien, malas valoraciones) que tuvo una de sus películas durante el primer montaje, precisamente para ilustrar las dificultades que conlleva esta labor. No especificó de dónde procedían, ni al principio tampoco de qué título se trataba, pero pronto quedó claro que era la mítica Blade Runner  de Ridley Scott, y que los comentarios eran de productores o ejecutivos de los estudios (Warner Bros. fue la principal major detrás del proyecto).

Sus apuntes, leídos en voz alta, no tuvieron desperdicio: "Un comienzo demasiado entrecortado. ¿Por qué la voz en off es tan terrible? ¿Suena como si estuvieran drogados? Deckard en el piano es interminable. Los diálogos en flashback son confusos. ¿Está escuchando una grabación? ¿Por qué necesitamos un tercer corte de los huevos? La música de sinagoga es horrible en la calle, vamos que tener que usar a Vangelis. Hasta la muerte de Zora, la película es mortalmente aburrida. Esta película empeora en cada visionado".

No es la primera vez que Harrison Ford alude a las enormes diferencias "creativas" con las que toparon para la realización de Blade Runner, una obra que pese a las varias versiones que también se han editado sigue siendo considerada como una de las mejores del séptimo arte.

En cuanto al Oscar de montaje, en esta edición fue a parar a manos del danés Mikkel E.G. Nielsen por Sound of Metal, la excelente película de Darius Marder protagonizada también por un formidable Riz Ahmed en torno a la historia de un joven batería de noise metal, formando dúo con su pareja, Lou (Oliva Cooke), que debe aprender a asumir que su vida cambiará por completo porque se está quedando sordo.

Sound of Metal también logró el Oscar al mejor sonido (este año, el de mezcla y edición, unificado en uno solo), y era candidata a cuatro premios más: película, actor protagonista, actor de reparto (Paul Raci) y guion original.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento