[Festival de Venecia 2016] Día 1: Bailando a la pata coja

Lo nuevo del director de 'Whiplash', espaguetis a la amatriciana y espectadores cayendo de sus butacas en la primera jornada del festival italiano
[Festival de Venecia 2016] Día 1: Bailando a la pata coja
[Festival de Venecia 2016] Día 1: Bailando a la pata coja

¿De qué se habla en la Biennale hoy? De que se nos había advertido de que las medidas de seguridad serían más estrictas a causa de la amenaza terrorista pero que, en realidad, el único cambio es que los seguratas son más maleducados que de costumbre. De que la Mostra ha vuelto a los viejos tiempos: varias proyecciones han empezado tarde; y en el Cinema del Giardino, una sala de visionado recién construida, justo antes del inicio de la proyección de lo nuevo de Kim Ki-duk, varias hileras de butacas se han venido literalmente abajo en cuanto el público ha ido ocupándolas, posiblemente porque la tarima flotante sobre la que fueron clavadas está podrida.

¿Qué hemos visto? Tan solo La La Land, de Damien Chazelle. Ryan Gosling y Emma Stone cantan y bailan –aunque llamar canto y baile a lo que Gosling hace es una exageración– en homenaje a los musicales clásicos de Hollywood y a los de Jacques Demy. Es una película sin duda resultona –en los meses de la award season la tendremos hasta en la sopa– pero tiene varios problemas serios. En primer lugar, se contenta con copiar de pe a pa a sus modelos, lo que deja claro hasta qué punto es inferior a ellos. Y eso es así en buena medida porque todos sus números musicales son más bien mediocres –incluso una coreografía inicial rodada en plano secuencia en una autopista que llama la atención pero que se parece bastante a un anuncio de Estrella Damm–, y porque la historia de amor que sucede entre ellos no aspira a ser más que un largo cliché.

¿Qué has comido? Un bocata de pollo con mayonesa y un agua a mediodía, un plato de espaguetis a la amatriciana con vino tinto por la noche.

¿Con quién has hablado? Con nadie. Mañana tocan Amy Adams y Jeremy Renner, protagonistas de La llegada.

¿Qué esperas de la jornada de mañana? Se presentan La llegada, de Denis Villeneuve, una película de ciencia-ficción para listos que Variety ha definido como una mezcla entre Encuentros en la Tercera Fase y –glups– El árbol de la vida; y La luz entre los océanos, un melodrama de época protagonizado por Michael Fassbender y Alicia Vikander al que hay motivos para tenerle mucho miedo: al parecer su proceso de producción fue un infierno y su director, Derek Cianfrance, después de hacer una película destacable, Blue Valentine (2010), se sacó de la manga otra horrible, Cruce de caminos (2012).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento