Fallos de seguridad e incumplimiento de medidas COVID: así era el rodaje donde se produjo el accidente de Alec Baldwin

El disparo ha acabado con la vida de Halyna Hutchins y mandó a Joel Souza al hospital.
El rancho Bonanza Creek
El rancho Bonanza Creek

Con el paso de las horas van aclarándose la circunstancias del trágico accidente ocurrido en el rodaje de Rust, western a cargo de Joel Souza que protagoniza Alec Baldwin. Según supimos ayer, el actor había disparado accidentalmente una pistola que acabó con la vida de Halyna Hutchins, directora de fotografía, y mandó a Souza al hospital. Poco después de que este recibiera el alta, Baldwin ha publicado en Twitter un comunicado mostrando su consternación por la muerte de Hutchins y su disposición a colaborar con las autoridades para esclarecer qué ha sucedido. La policía de Nuevo México, donde se sitúa el rancho Bonanza Creek que servía de set para Rust, no ha presentado cargos contra él, mientras los medios van teniendo acceso a nuevos detalles del caso.

Según recoge IndieWire, la rama 44 de IATSE (alianza de sindicatos de técnicos cinematográficos) ha enviado un correo donde se describe lo ocurrido como la “descarga accidental de un arma”. “Una bala real fue disparada accidentalmente en el set por el actor principal, alcanzando tanto a la directora de fotografía Halyna Hutchins como al director Joel Souza”, confirma, para a continuación declarar que ninguno de sus miembros estuvieron involucrados en las tareas de atrezo de ese día. “Los departamentos de atrezo, decoración del set, efectos especiales y construcción estaban cubiertos con equipo de Nuevo México”, señala, dando cuenta de una serie de percances previos al disparo de Baldwin.

La sucesión de investigaciones ha establecido que los hechos fueron los siguientes: el tiroteo se produjo durante un ensayo, muy pocas horas después de que los últimos miembros de IATSE hubieran abandonado la producción. El ayudante de dirección cogió una de las tres armas de atrezo que había en un carro y se la dio a Baldwin gritando “cold gun” (“pistola fría”, es decir, sin munición real), y Baldwin abrió fuego alcanzando a Hutchins en el pecho y a Souza en el hombro. El término “pistola de atrezo” aparece de forma recurrente en los informes, y hay que aclarar que este no se refiere necesariamente a un arma de imitación: puede ser cualquier objeto que utilice el actor.

Una vez se produjo el tiroteo Baldwin se quitó su traje del Oeste para desplazarse a la oficina del sheriff a prestar declaración, y ahora buena parte de la atención está situada en la producción en sí, puesto que la marcha de personal previa al accidente insinúa detalles algo escabrosos. Variety se hace eco de varias fuentes que apuntan a que Rust, cuyo rodaje empezó el 6 de octubre, ya atravesaba varios problemas antes de la muerte de Hutchins. Además de incidentes previos por aclarar, la falta de presupuesto había exigido que varios miembros del equipo se alojaran en Albuquerque, a una hora en coche del rancho, mientras que la preocupación por la seguridad fue ostensible desde el primer día.

El rodaje de Rust habría incumplido además varias medidas antiCOVID y se habría retrasado en los pagos del equipo, con un funcionamiento de lo más irregular que culminó de la peor de las maneras. Anticipándose a una previsible tormenta mediática, Rust Movie Productions ha iniciado su propia investigación, emitiendo un comunicado al respecto: “Aunque no hemos tenido conocimiento de ninguna queja oficial sobre la seguridad de las armas o el atrezo del plató, vamos a llevar a cabo una revisión interna de nuestros procedimientos mientras la producción está parada. Seguiremos cooperando con las autoridades de Santa Fe en su investigación”.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento