ENTREVISTA | Ana de Armas: “De no ser por el #MeToo, ‘Blonde’ no existiría”

La actriz da vida a Marilyn Monroe en la película de Andrew Dominik ('Mátalos suavemente') que ahora llega a Netflix.
Ana de Armas como Marilyn Monroe en 'Blonde'
Ana de Armas como Marilyn Monroe en 'Blonde'
Cinemanía | 2022 © Netflix

No es la única actriz de la que el mundo habla ahora mismo, pero poco le falta. Y muchas de esas conversaciones caen en la tentación de considerar su portentoso trabajo en Blonde, en la piel tanto de la mujer Norma Jeane Baker como del mito Marilyn Monroe, como un ascenso meteórico. En realidad, es el resultado lógico de un avance profesional sostenido y sin apenas pasos en falso. 

A su debut, Una rosa de Francia (2006), sucedieron un exitoso paso por la ficción televisiva española -El internado-, varias participaciones memorables en películas estadounidenses olvidables -Knock Knock (2015), Juego de armas (2016)-, un trabajo cautivador en el centro de un reparto estelar -Puñales por la espalda (2019)- y dos superproducciones -Blade Runner 2049 (2017), Sin tiempo para morir (2021)- en las que se llevó de calle todas las escenas en las que participó. La siguiente etapa de su camino es tocar el cielo.

¿Qué opina de todas las dificultades que lastraron la producción de Blonde durante años y los rumores de los que ha estado envuelta durante tanto tiempo? Ante los rumores decidí reír, por no llorar; después de todo, aquellos que la catalogaron como una película pornográfica ni siquiera la habían visto aún, y casi seguro que no han visto porno en su vida. Pero lo más preocupante es que, durante muchos años, nadie se atrevía a darle el dinero a Andrew Dominik para que la hiciera; de no ser por la eclosión del #MeToo, nunca la habríamos podido rodar. ¿Por qué? Porque habla de cosas que Hollywood no quería escuchar y que aún suceden; como dijo la propia Marilyn, “es un lugar en el que te pagan mil dólares por un beso y 50 centavos por tu alma”.

Ana de Armas en 'Blonde'
Ana de Armas en 'Blonde'
Cinemanía

En todo caso, los tiempos han cambiado, ¿no cree? Bueno, ella fue convertida en símbolo de todo lo que la sociedad consideraba valioso y venerable, y que ahora considera todavía más valioso y venerable. Era sinónimo de éxito, de fama, de belleza escultural, de sexo y, como demuestra nuestro comportamiento en redes sociales, hoy en día esas cosas son valores supremos.

¿Qué cree que habría opinado ella de la película? Mientras la preparábamos visitamos lugares que fueron especiales para ella, y filmamos en la que fue su casa, y en esos momentos sentí algo especial en la atmósfera, como si si ella estuviera presente, aprobando lo que hacíamos. En una ocasión, todos los miembros del equipo rellenamos una enorme tarjeta con mensajes dirigidos a ella, y la depositamos en su tumba; fue nuestra forma de pedirle permiso. No sé, todos sentíamos una gran responsabilidad. Durante muchos meses, yo no pensé ni soñé en otra cosa, ni hablé de nada que no fuera ella.

Hay quienes opinan que Blonde somete a Marilyn al mismo tipo de explotación que critica de otros. ¿Qué tiene que decirles? Que no estoy de acuerdo. Creo que la película va a hacer que los espectadores se sientan tan incómodos como ella se sentía. Hay escenas que resultan sucias porque los hechos retratados en ellas hacen que Marilyn se sienta sucia. Pero, al mismo tiempo, es una película que reivindica su derecho a enamorarse, y a sufrir desengaños. Es una obra profundamente feminista.

Ana de Armas como Marilyn Monroe en 'Blonde'
Ana de Armas como Marilyn Monroe en 'Blonde'
Cinemanía

¿Se siente en peligro de acabar corriendo la misma suerte que ella? Actualmente la explotación sucede de otra manera. Ahora son los medios y las redes sociales quienes controlan las vidas y las carreras de los actores y actrices. Te pueden encumbrar y te pueden destruir, y tú no puedes hacer nada al respecto. En mi caso, cuando la atención que recibo no está relacionada estrictamente con mi trabajo, siento que se me falta al respeto muy gravemente. En todo caso, yo ahora soy más fuerte que antes. Sé separar mejor mi yo privado y mi yo público. Si no impones un límite respecto a cuánto de ti misma estás dispuesta a dar, te vacías. Marilyn no sabía cómo poner límites, y no tenía realmente a nadie de quien recibir apoyo.

¿Cuánto de usted hay en la Marilyn de BlondeMucho, porque los miedos e inseguridades que vemos sufrir al personaje son muy parecidos a los que yo sentía al interpretarlo. Para convertirme en ella tuve que empatizar con su trauma, conectar con él. Encarnarla me causó mucho dolor, y mucha tristeza. Mientras duró el rodaje permanecí sumida en una gran pesadumbre, pero lo cierto es que no quería salir de ella, no quería protegerme. Recuerdo cuánto me afectaron las críticas a mi acento cubano, y que Andrew [Dominik] me hizo comprender qué beneficioso sería para el personaje lo que yo sentía. Después de todo, Marilyn siempre se sintió insuficientemente preparada, y juzgada, e infravalorada.

Esta película significará un antes y un después en su carrera. ¿Está preparada? No pienso en ello. No he hecho esta película para hacer avanzar mi carrera, ni para cambiar la opinión que los demás tienen de mí. La he hecho para crecer como artista, y porque habría sido una insensatez no aceptar un personaje como este. Quiero que Blonde guste, que sea entendida y valorada, pero soy muy consciente de lo provocativa, incómoda, compleja y difícil de procesar que resulta. Pase lo que pase con ella a partir de ahora, a mí ya me ha cambiado la vida. Nunca pensé que llegaría a ser una ‘chica Bond’, y lo he sido; nunca pensé que llegaría a ser Marilyn Monroe, y lo he sido. Me limito a disfrutar de lo que me está pasando porque soy consciente de que, incluso si el éxito me sigue sonriendo, jamás volveré a vivir un momento como este.

¿Quieres recibir todos los viernes en tu correo las mejores recomendaciones de cine y series? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento