El próximo Festival de Cannes podría posponerse a julio (como mínimo)

La persistencia de la emergencia sanitaria no deja de afectar a la industria audiovisual.
El coronavirus vuelve a amenazar el Festival de Cannes
El coronavirus vuelve a amenazar el Festival de Cannes

En los primeros meses de 2020, cuando la crisis del coronavirus ya provocaba los primeros retrasos de grandes estrenos, la organización del Festival de Cannes se resistió hasta el último momento a hacer cambios en su programación. A finales de marzo quedó claro que la habitual fecha de mayo era insostenible, y el equipo de Thierry Frémaux barajó entonces la posibilidad de postergarlo o de sacar adelante una modalidad online, hasta que finalmente se canceló del todo. El festival, eso sí, publicó cuáles habrían sido los títulos a competir en su Sección Oficial, con la idea de que estos por fin pudieran proyectarse en la siguiente edición. La misma que ahora, según recoge Variety, está a punto de posponerse igualmente.

Mientras las majors ya van reubicando en su calendario sus grandes estrenos, parece evidente que el próximo Festival de Cannes tampoco podrá desarrollarse en su cita habitual del mes de mayo. La pandemia persiste, hay un inmenso número de cines cerrados alrededor del mundo, y no parece viable que el certamen vaya a poder celebrarse con normalidad aun cuando, para entonces, la distribución de la vacuna haya empezado a surtir efecto. De ahí que, aunque no se hayan realizado aún anuncios oficiales (es de esperar que estos se produzcan a finales de este mes), ya se haya dejado caer que el Festival pasaría a celebrarse entre el 5 y el 25 de julio… sin ser en absoluto una fecha inmutable.

Al parecer también se habría tanteado el mes de junio, y dado que en estas fechas se celebra el Cannes Lions (evento centrado en la publicidad y la comunicación que el año pasado se pospuso a octubre pero en 2021 no tiene intención de retrasarse) esta posibilidad se habría descartado rápidamente. De hecho ni siquiera se descarta que pueda irse a agosto, algo que crearía un problema ya que en estas fechas está programado el Festival de Venecia (el mismo cuyo Jurado presidiría este año Bong Joon-ho), provocando un posible efecto dominó en el resto de certámenes cinematográficos. Ante estas complicaciones logísticas julio es el escenario más posible, y los hoteles de la zona ya han sido avisados.

En cualquier otro año, un Festival de Cannes celebrado en verano habría puesto en apuros al sector hotelero que ya debía lidiar con los veraneantes, pero la crisis del coronavirus lo ha puesto en una situación tan precaria que no puede menos que apoyar esta decisión. El sindicato hotelero de Cannes (Syndicat des Hotels de Cannes et du Bassin Cannois) ya ha mostrado su conformidad, con el dueño de uno de los establecimientos declarando que habría “preferido que se celebrara en mayo, claro”, pero que “están felices de prepararse para darle la bienvenida al festival del 5 al 25 de julio”.

Dando por sentado que Cannes se celebrara en este margen de tiempo, persistiría el problema de las películas acumuladas: las de la anterior Sección Oficial más las que forman la nueva hornada. Frémaux, en anteriores encuentros con la prensa, ha dejado caer la posibilidad de que esta edición sea dos días más larga de lo habitual, aunque eso entrañaría, claro, nuevos problemas en lo relativo al presupuesto. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento