El futuro de los Globos de Oro, en entredicho: Hollywood no se fía de las reformas propuestas

El compromiso de la Asociación de Prensa Extranjera por mejorar su funcionamiento provoca un terremoto en la industria.
Los Globos de Oro atraviesan la peor crisis de su historia
Los Globos de Oro atraviesan la peor crisis de su historia

La imagen de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood está por los suelos. El pasado 21 de febrero, semanas antes de que se celebrara la ceremonia de entrega de los Globos de Oro que se encargaba como cada año de auspiciar, The Angeles Times publicó un incendiario reportaje denunciando irregularidades en el funcionamiento de la organización, que más allá de su inexistente compromiso con las demandas de inclusión (de sus 87 miembros no había ni uno racializado) contemplaba la entrega de regalos y viajes por parte de las productoras a los miembros que tenían que votar las películas y series. La 78 edición fue celebrada finalmente envuelta en este escándalo, que la junta directiva se comprometió a reparar en cuanto pudiera.

Dos meses después, la HFPA presentó una lista de reformas que debía ser votada por los miembros. Estas incluían desde un mayor control en las relaciones establecidas entre la prensa y la industria hasta una apertura de la membresía y la incorporación de un Director de Diversidad, Equidad e Inclusión que entraría en funciones el próximo 1 de septiembre. No obstante, y tal y como se hace eco IndieWire, dichas reformas han sido consideradas insuficientes por un gran número de voces de Hollywood, así como varias estrellas que siguen denunciando el deficiente funcionamiento de la organización.

Ocurre, además, poco después de que el clima se agravara con un par de episodios desafortunados. Al poco de que la controversia tomara pie, un miembro de la HFPA habló del Black Lives Matter como “un movimiento racista de odio”, y en la posterior ceremonia de los Oscar la periodista Margaret Gardiner (afiliada al organismo y periodista del Sunday Times de Sudáfrica) hizo el ridículo cuando le preguntó a Daniel Kaluuya, recién ganador del Oscar a Mejor actor de reparto, por cómo había sido trabajar con Regina King en Una noche en Miami. Kaluuya, en realidad, había ganado el premio por su interpretación en Judas y el mesáis negro de Shaka King. El actor no quiso contestar la pregunta, y nadie de la HFPA llegó a disculparse en los días siguientes.

Daniel Kaluuya con su Oscar
Daniel Kaluuya con su Oscar

Hollywood contra los Globos de Oro

Las medidas propuestas por la junta directiva a principios de mayo debían contentar a muchas personas, y no parece que lo hayan conseguido. De hecho, ha sido Time’s Up (nacida a rebufo del MeToo) una de las primeras asociaciones en reaccionar a la votación de la Asociación de la Prensa Extranjera, a través de su portavoz Tina Chen. Según ella, las medidas desveladas son únicamente “tópicos de escaparate, muy escasos y difícilmente transformadores”. “La lista de recomendaciones de la HFPA no contiene ningún detalle específico, ningún compromiso con el cambio real”.

“Es sorprendente el completo silencio de la HFPA sobre las reformas en el proceso de nominaciones y premios, ahora mismo muy deteriorado”, proseguía Chen. “Esto incluye la ausencia de cualquier compromiso para garantizar que los premios y las categorías de los Globos de Oro estén libres de criterios discriminatorios”. En una sintonía similar se ha pronunciado GLAAD (Alianza de Gays y Lesbianas contra la Difamación), representada por Sarah Kate Ellis: “Las reformas anunciadas no van lo suficientemente lejos como para garantizar la futura integridad de la organización”.

Dentro del ámbito activista, ha sido la NABJ (Asociación de Periodistas Negros) la única que ha recibido estos posibles cambios de forma más o menos constructiva. “Si los cambios se aplican como se prometió, el plan podría ser realmente transformador”, aseguraba la representante Dorothy Tucker, pero su voz supone la excepción dentro de un rechazo general que podría costarle muy caro a la HFPA, al afectar tanto a sus socios (NBC y Dick Clark Productions, encargados de la emisión de los Globos de Oro cada año) como a grupos de publicistas y grandes estudios como Netflix y Amazon.

Tina Fey y Amy Poehler en la última ceremonia
Tina Fey y Amy Poehler en la última ceremonia

“Hacemos un llamamiento a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood para que manifieste rápidamente un cambio profundo y duradero que erradique el antiguo espíritu excluyente y la práctica generalizada de comportamiento discriminatorio, falta de profesionalidad, incorrección ética y supuesta corrupción financiera”, han declarado los publicistas asociados a la HFPA, complementándose con las palabras de Amazon en esta reacción unánime. “No hemos trabajado con la HFPA desde que se plantearon estas cuestiones y, al igual que el resto de la industria, estamos esperando una resolución sincera y significativa antes de seguir adelante”, declaraba este viernes Sarah Chalke, ejecutiva de la compañía.

Las palabras más duras, sin embargo, han venido por parte de Netflix. La compañía, muy beneficiada en materia de nominaciones tanto en los Globos de Oro como en los Oscar, ha descartado igualmente la validez de las medidas propuestas. Todo, en una carta pública escrita por su presidente Ted Sarandos. “No creemos que las nuevas políticas propuestas (en particular sobre el tamaño y velocidad de crecimiento de la membresía) aborden los desafíos sistémicos de diversidad e inclusión de la HFPA. Así que vamos a detener cualquier actividad con la organización hasta que se hagan cambios más significativos”.

Con Amazon y Netflix cortando los lazos con la HFPA hasta nueva orden, el papel de los Globos de Oro dentro de las carreras de premios está seriamente comprometido, y hay quien se plantea que su condición de “antesala de los Oscar” ya es historia. De hecho, va cogiendo fuerza en los últimos días la posibilidad de que sean los Critics Choice Awards quienes ocupen su puesto en próximas temporadas, con mucha mejor reputación aunque menor alcance.

Ted Sarandos, CEO de Netflix
Ted Sarandos, CEO de Netflix

Las estrellas también reaccionan

La Asociación de la Prensa Extranjera no ha permanecido muda ante este sonoro rechazo, con la propia NBC apoyando a su socio al proclamar su creencia de que “el plan presentado traza el camino para una reforma significativa de la HFPA”. “Seguimos comprometidos a fomentar la aplicación del plan para que la HFPA pueda ser una organización mejor y más inclusiva”. A lo que hay que añadir la postura de Ali Star, presidente de la Asociación que ha respondido directamente a la carta de Netflix.

“Podemos asegurarle que nuestro plan refleja las aportaciones de nuestros partidarios y críticos por igual, y creemos que nuestro plan impulsará una reforma significativa, de una forma que toda la industria podrá estar orgullosa. Nuestro plan ha sido aprobado por el 90% de los miembros”, asegura. La credibilidad que ahora tiene la HFPA en la industria, no obstante, brilla por su ausencia, y los propios artistas han llegado a alzar la voz para reprobar el funcionamiento de la asociación.

Es el caso de Shonda Rhimes, que ahora mismo produce con Netflix Los Bridgerton, y que al igual que Ava DuVernay o Reese Witherspoon ha alabado la actitud de Netflix. “Una vez más, Netflix muestra cómo puede y debe hacerse. Así es cómo deben acometerse los cambios”, asegura la productora. Fuera del influjo de Netflix pero conservando esta indignación, se ha manifestado igualmente Mark Ruffalo, que recientemente fue recompensado por la HFPA por su doble interpretación en La innegable verdad y aún así escribía por Twitter: “Es el momento de dar un paso adelante y corregir los errores del pasado. Como reciente ganador de un Globo de Oro, no puedo sentirme orgulloso ni feliz por haber recibido este premio”.

Scarlett Johansson en 'Historia de un matrimonio'
Scarlett Johansson en 'Historia de un matrimonio'

Por último, Scarlett Johansson (nominada al Globo de Oro en cinco ocasiones), se ha sumado a estas voces disconformes. “Como actriz que promociona una película, se espera que se participe en la temporada de premios asistiendo a conferencias y galas”, ha declarado en un comunicado. “En el pasado, esto ha significado a menudo enfrentarse a preguntas y comentarios sexistas por parte de ciertos miembros de la HFPA. Es la razón exacta por la que, durante muchos años, me negué a participar en sus conferencias”. La actriz también asegura que la HFPA fue legitimada durante años “por gente como Harvey Weinstein”.

“A menos que haya una reforma fundamental, creo que es hora de distanciarnos de la HFPA y nos centremos en la importancia de nuestros sindicatos y la industria en su conjunto”, concluía. Todo apunta a que, si la HFPA no toma rápidamente una resolución alternativa, los Globos de Oro podrán seguir celebrándose... pero habrán perdido cualquier relevancia. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento