Logo del sitio

El FBI concluye la investigación: Alec Baldwin apretó el gatillo del arma que mató a Halyna Hutchins

Las circunstancias del rodaje de 'Rust' han sido cuidadosamente examinadas durante estos meses.
Alec Baldwin
Alec Baldwin

El pasado 21 de octubre la directora de fotografía Halyna Hutchins murió trágicamente en el set de rodaje del western Rust, ubicado en el rancho Bonanza Creek de Nuevo México. La causa fue una bala disparada por un revólver que sostenía Alec Baldwin, actor y productor de la película, que él creía que era de atrezzo y que también hirió al director Joel Souza. Un accidente que ha conmocionado a Hollywood y revivido el debate sobre la presencia de armas de fuego en los rodajes, mientras la investigación se desarrollaba e iba esclareciéndose que la producción de Rust estuvo rodeada por numerosas irregularidades y posibles negligencias.

Uno de los puntos más delicados consistía en discernir la responsabilidad de Baldwin en el disparo. El actor sostuvo en una entrevista de diciembre de 2021 que él nunca apretó el gatillo: que se había limitado a soltar el martillo del revólver durante un ensayo cuando este se disparó solo. Este 2 de agosto se recibieron los informes finales del análisis forense del FBI, así como los del investigador médico de Nuevo México, y si bien se ha confirmado que “la forma de la muerte ha de clasificarse como accidente”, otros datos expuestos contradicen la versión de Baldwin.

La muerte de Hutchins se debió a una bala en el pecho, y según se lee en los informes a través del Hollywood Reporter, la “revisión de los datos disponibles no puede demostrar de forma convincente que el arma fuera cargada intencionadamente con munición real”. Ahora bien, aunque estos datos descarten que hubiera intencionalidad en la tragedia, el informe determina que el arma de Baldwin “no podía ser disparada sin apretar el gatillo”. Forzosamente tuvo que haberlo apretado, y la policía sostiene que lo normal habría sido efectuar el disparo tras soltar el martillo de un revólver de esa clase, como dijo Baldwin que hizo.

Los datos recabados han de ser enviados ahora al fiscal del distrito, una vez los detectives revisen los informes y puedan discernir si han de presentarse cargos por el tiroteo. Más allá de lo que hagan las autoridades, la muerte de Hutchins ya ha provocado numerosas demandas hacia miembros de la producción por parte del equipo o de los allegados a la directora de fotografía, denunciando que el rodaje de Rust tenía unas precarias medidas de seguridad. Mamie Mitchell, supervisora de guiones, ha sido una de las últimas personas en demandar a Baldwin y sus socios, pues se encontraba junto a Hutchins en el momento del disparo y asegura que nadie le pidió a Baldwin que abriera fuego con la supuesta arma falsa.

Por ahora Baldwin no ha reaccionado a las conclusiones de la investigación, como tampoco lo ha hecho otra de las figuras que más focos ha acaparado en el proceso, la armera Hannah Gutiérrez Reed. En el caso concreto de Baldwin, hay otra investigación abierta que busca obtener, procesar y divulgar sus registros telefónicos como productor, tratando de rastrear las irregularidades que atravesó Rust antes del accidente. “La oficina del fiscal del distrito ha estado trabajando con la policía del condado de Suffolk y el abogado de Baldwin para adquirir los registros telefónicos”, declara el sheriff del condado de Santa Fe Adán Mendoza.

“Una vez se envíen los registros a la policía de Nuevo México, nuestros detectives tendrán que revisar a fondo esos registros telefónicos con fines probatorios”. Aunque la investigación del FBI haya llegado a su fin, la muerte de Hutchins seguirá siendo el centro de un amplio proceso que está por ver qué consecuencias trae sobre los productores de Rust

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento