El estreno en Netflix de 'El irlandés' es "una desgracia", según la asociación de cines de EE.UU.

Martin Scorsese tuvo que recurrir a la plataforma para financiar su película, algo que reducirá las posibilidades de que sea vista en pantalla grande.

La guerra del streaming, y la apertura de nuevas ventanas de distribución aparejada, lleva tiempo gestándose, pero la llegada a Netflix de El irlandés va a ser un auténtico punto crítico. Martin Scorseseacudió a la plataforma de Reed Hastings luego de verse incapaz de financiar la película por otros medios, y tiempo después su gigante de 3 horas y media ya está listo para ser exhibido... en los términos que a la plataforma le venga bien.

Eso significa que, tras un estreno limitado en EE.UU. y otras salas a lo largo del mundo a partir del 8 de noviembre, El irlandés formará parte del catálogo de Netflix como cualquier otro contenido, concretamente el día 27. Algo que se salta el acuerdo de 72 días entre estreno en salas e ingreso en otras plataformas que mantienen los cines, y que ha generado un gran malestar por parte de personas como John Fithian.

Fithian es el presidente de la Asociación Nacional de Cines Estadounidenses (NATO), y vía The New York Times ha calificado abiertamente esta situación como "una desgracia". "Es muy decepcionante que Netflix y sus propietarios no hayan dado con una forma de poner una película de Martin Scorsese en muchas pantallas", asegura. "Un director de primer nivel como Scorsese, un cinéfilo que ha hecho algunas de las películas más importantes de la historia".

Sin embargo, la reacción de Fithian no tiene que ver tanto por lo mal que ha de estar la industria para que a Scorsese le haya costado tanto sacar su proyecto adelante, como por las pérdidas monetarias que creo que esto les va a causar a todos. Sobre todo, a Netflix. "Piensa en Infiltrados, en 2006. La película de Scorsese ganó 300 millones alrededor del mundo. Le dio el Oscar a Mejor Director, y a Mejor Película. Estuvo mucho tiempo en los cines e hizo toneladas de dinero", recuerda.

"¿Por qué no querría Netflix aprovecharse de algo así antes de que la película ingrese en su catálogo? Seguiría siendo exclusivo para Netflix. Seguiría atrayendo suscriptores, y seguiría siendo el único sitio para verla en casa. Pero El irlandés va a estrenarse en la décima parte de las salas. Netflix aún tiene tiempo de hacer caso a los cineastas que quieren un verdadero estreno en pantalla grande. Si no lo hacen, se les adelantarán sus competidores", concluye en tono amenazador.

Más allá de las alarmistas palabras de Fithian, lo cierto es que a Netflix parecen salirle las cuentas. El irlandés ha costado cerca de 160 millones de presupuesto, pero nadie descarta que, al igual que pasó con Roma de Alfonso Cuarón (producida y estrenada en circunstancias similares), vaya a tener una presencia importante en los próximos premios de la Academia. Scott Stuber, jefe de la división dedicada  a las películas originales de Netflix, lo tiene claro.

"Con El irlandés era importante darle estreno en salas, ponerlo en lugares grandes donde la gente pudiera reunirse. Pero también la gente va a adorar verla en Netflix", replica. Y de momento tampoco podemos quitarle la razón.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento