El 'Especial Felices fiestas' de 'Guardianes de la galaxia' salva la Navidad (y un poco a Marvel)

El epílogo de la Fase 4 acaba de estrenarse en Disney+ con el estilo desatado de James Gunn.
Mantis y Drax tienen una misión que cumplir
Mantis y Drax tienen una misión que cumplir
Disney

Hay algo inherentemente gracioso en comprometerse a hacer un Holiday Special, sobre todo una vez Disney posee Lucasfilm. Para una parte considerable del público, estas palabras invocan una sonrisa burlona no exenta de cariño, por cómo velozmente dibuja en su cabeza la primera vez que Star Wars demostró ser capaz de los mayores descalabros creativos en pos de la pasta. El especial navideño de Star Wars llegó a las televisiones estadounidenses pocos meses después del estreno de La guerra de las galaxias en 1977, lleno de imágenes y pesadillas para el recuerdo. Si después de eso querías dedicarle un Holiday Special a una saga, forzosamente tendrías que hacerlo desde la ironía.

En 2020 hubo un Lego Star Wars: Especial felices fiestas, según el razonamiento de que el imaginario Lego propulsado por los videojuegos en afán desmitificador era apropiado para una jugarreta así. No obstante, con el dolor  fresco de El ascenso de Skywalker, con la desorientación de Lucasfilm en su pico más alto, todo se redujo a parecer lo que parece casi cada contenido que llega a Disney+: un catálogo de compras. Una narración vaga, multirreferencial, que ni transmitía el ánimo conciliador que precisa la Navidad ni era especialmente graciosa. James Gunn, por supuesto, sabía a qué jugaba cuando planteó un Holiday Special de Guardianes de la galaxia. Sabía que, más aún que Lego, estos personajes de Marvel eran perfectos para retener el espíritu de la festividad.

Pesadilla antes de Navidad

Guardianes de la galaxia: Especial felices fiestas llega en una compleja tesitura para Marvel. Black Panther. Wakanda Forever arrasa hoy en taquilla, pero se percibe un cansancio generalizado hacia la maquinaria de Kevin Feige. Más allá de la calidad de las películas (y de las series), impera la sensación de una falta de rumbo inédita durante las tres Fases anteriores. La Fase 4 que concluye Wakanda Forever y de la que el Holiday Special de Guardianes de la galaxia ejerce de epílogo ha discurrido entre relevos generacionales, presentaciones de personajes y cumbres de arcos narrativos (sobre todo en Thor: Love and Thunder o Spider-Man: No Way Home); también entre el énfasis por lo transmedia en Disney+ y los crossovers momentáneos que abrillanten el escaparate.

La primera buena noticia es que Gunn le ha dado la espalda a esto. El director, absorbido por sus compromisos con DC y la determinación de acabar su asociación con Marvel en el próximo Volumen 3 de Guardianes de la galaxia, se ha limitado a escribir y dirigir una aventurilla de sus personajes fetiche que tiene lugar en la Fase 4 como podía haberlo tenido en la 2. El Especial felices fiestas tiene una voluntad de verso suelto similar a la de La maldición del Hombre Lobo (anterior Special Presentation de Marvel para Disney+), pero va aún más a su bola que esta por el militante desdén en aportarle algo a la narrativa general del MCU. Todo es extremadamente anecdótico y pequeño, una excusa para volver a reunirse. Y qué mejor momento para una reunión familiar que la Navidad.

Pocos cineastas afincados en el cine industrial quieren tanto a sus personajes como James Gunn. Cuando le despidieron temporalmente de Marvel, aseguraba que lo que más tristeza le causaba de su marcha era no tener la oportunidad de seguir escribiendo a Rocket. El mapache cohete de Bradley Cooper no tiene mucho protagonismo en el Especial Felices fiestas, pero solo porque Gunn es consciente de que la Navidad es buen momento para sacarle conversación a los familiares con los que tienes menos confianza, y prefiere darle esos minutos a Mantis (Pom Klementieff) y Drax (Dave Bautista).

Los 40 minutos justos que dura el Especial Felices fiestas narran los esfuerzos de Mantis y Drax por hacer que Star-Lord (Chris Pratt) se anime tras la marcha de Gamora (Zoe Saldaña) en Vengadores: Endgame. Se les ocurre intentar celebrar esa tradición tan famosa del planeta natal de Peter Quill, así que cual Jack Skellington deciden secuestrar a alguien en vísperas de Navidad. Ese alguien es Kevin Bacon, actor favorito de Quill gracias a sus bailoteos en Footloose, y este mínimo argumento (que Gunn asegura haber escrito en un par de horas) sirve para cobijar los chistes por los que Guardianes de la galaxia resulta una saga tan especial: porque están limitados a las ocurrencias y torpezas de personajes que conocemos estrechamente, con cuya excentricidad estamos familiarizados.

Imagen promocional de 'Guardianes de la galaxia: Especial felices fiestas'
Imagen promocional de 'Guardianes de la galaxia: Especial felices fiestas'
Disney

'All I Want for Christmas is You'

En un momento donde Marvel supone una maraña impenetrable de conexiones, cliffhangers y avances de películas/series, el Especial Felices fiestas de Guardianes de la galaxia se siente fresquísimo en su pequeñez y falta de aspiraciones. Este mediometraje, o como se quiera llamarlo, solo tiene un objetivo, y ese es que Gunn pase más tiempo con sus personajes antes de que sobrevenga la despedida definitiva en el Volumen 3 previsto para mayo del año que viene. Es perfecto para quienes pensaron que era intolerable lo poco que salían los Guardianes en Love and Thunder (los Guardianes nunca salen bastante), y perfecto para desintoxicarse de esas ficciones ramificadas que se le han ido de las manos a la Fase 4.

Con su autoasumida irrelevancia, con su persecución desacomplejada de la chorrada por la chorrada, este Holiday Special dignifica los Holiday Specials sin que eso signifique nada remotamente serio, e incluso realiza algún apunte interesante desde su humilde liga. El título tiene dos escenas animadas por rotoscopia a modo de flashbacks de cuando Yondu (siempre agradecido Michael Rooker) era el tutor del joven Quill, que sorprenden por la viveza feísta de sus diseños y movimientos en contraste a la escala de ¿Qué pasaría si…?. También tiene dos números musicales maravillosamente horteras y presenta a Cosmo el Perro Espacial (voz de Maria Bakalova) sin ceremonias, plenamente integrado en el clan.

Kevin Bacon es la estrella invitada
Kevin Bacon es la estrella invitada
Disney

Por último, y aunque no es que fuera necesario, el Especial felices fiestas logra emocionar. Lo hace con la relación de Quill y Mantis, que culmina con un "no hay mejor regalo de Navidad posible" carente de ironía. Y lo hace solo por escritura, porque el amor que de pronto aparentan tenerse estos dos es proporcional al que Gunn siente por sus criaturas. Sean de DC o Marvel, porque es lo que define a este cineasta. El especial no sirve, en efecto, para avanzar futuras tramas, ni siquiera acierta a darle un broche discursivo a lo que demonios sea que haya querido contar la Fase 4. 

Tan solo sirve para que el público confirme lo muchísimo que va a echar de menos a esta gente tras Guardianes de la galaxia Volumen 3, porque qué maldito sentido tendría que esta gente siquiera existiendo sin Gunn. 

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento