Logo del sitio

El entierro de 'Batgirl': víctima del cambio de rumbo en Warner Bros.

La nueva dirección del estudio aparece como la auténtica responsable de que el filme se quede sin estrenar.
Leslie Grace como Batgirl
Leslie Grace como Batgirl
Cinemanía

Broncas ciclópeas, ideas de bombero, problemas legales y acusaciones de toda índole pueden ser (y son) las razones habituales para que una película se sume a la lista de filmes que quedarán inéditos para los restos. Sin embargo, y en contra de lo que pudiera parecer, este no ha sido el caso de Batgirl

Sendos reportajes publicados por Deadline y Forbes apuntan a la compra de Warner Bros. Discovery, y a la consiguiente suma de maniobras contables, como auténtica razón para que la cinta de Adil El Arbi y Bilall Fallah (Ms. Marvel) haya sido condenada a quedarse en un cajón. 

Según Deadline, la noticia sobre el destino final de Batgirl les llegó a los directores en Marruecos, país al que habían viajado para la boda de Adil El Arbi. "Menudo regalo", ironiza la web estadounidense antes de ahondar en los motivos por los que una película de 90 millones de dólares puede acabar de esta manera. 

Según las conclusiones tanto de este medio como de Forbes, se trata de una maniobra de "contabilidad creativa" motivada por la reciente compra del estudio. Fuentes citadas por Deadline indican que, entre los términos del acuerdo, figura una cláusula que expira a mediados de agosto, y que permite a Warner no asumir las pérdidas registradas hasta ese momento. 

Así pues, y dado que las divisiones del estudio suman 3.000 millones de dólares en números rojos, Warner habría optado por aprovechar dicha cláusula y usar Batgirl como un medio para aumentar sus desgravaciones fiscales, pese a la buena reputación de sus directores y a que las valoraciones del público en los test screenings no habrían sido tan malas como apuntaron las primeras noticias. 

En Forbes, por su parte, el analista Scott Mendelson señala otra razón: la llegada del nuevo CEO David Zaslav a Warner. Si a David Kilar, anterior mandamás del estudio, no le dolieron prendas en desembolsar 70 millones para que Zack Snyder estrenase el 'Snyder Cut' de Liga de la Justicia (de Zack Snyder), Zaslav es enemigo de esas extravagancias. Y, además, tampoco le gustan los estrenos con destino a HBO Max. 

De esta manera, el cerrojazo a Batgirl no solo sería un aviso a directores y guionistas de que el estudio piensa ponerles firmes. Ni tampoco una maniobra contable en vísperas de un informe cuatrimestral tras el cual se auguran despidos en masa. También sería una negativa por parte de Warner y Zaslav a asumir el modelo financiero característico de los estrenos directos a VOD.

En dicho modelo, los responsables de las películas reciben sus pagos a tocateja, en lugar de diferir parte de dichos salarios a cambio de un porcentaje de los futuros (e hipotéticos) beneficios en taquilla. Algo que, según el experto de Forbes, explica que producciones de Netflix como El agente invisible resulten poco lucidas visualmente pese a sus costes astronómicos, o que las nuevas temporadas de Stranger Things salgan a 30 millones por capítulo.

La estrategia de Zaslav apuesta por todo lo contrario: grandes estrenos en salas que persigan la 'relevancia cultural' mediante campañas publicitarias desmesuradas, especialmente cuando estén basados en cómics de DC. Por eso un filme de presupuesto medio como Batgirl se ha ido por el desagüe, mientras que una película tan conflictiva como The Flash sigue oficialmente en pie por muchos escándalos que haya protagonizado Ezra Miller, su protagonista. 

Así pues, archivando la película, los nuevos dueños de Warner Bros. se han garantizado una jugosa deducción fiscal, han mandado un mensaje acerca de la nueva orientación del estudio y han evitado lo que, a su juicio, sería una devaluación de su marca más valiosa. 

En espera de que ver cómo se desenvuelven las negociaciones tanto con los directores de Batgirl como con su reparto (encabezado por Leslie Grace, y con J. K. Simmons, Brendan Fraser y, lagarto lagarto, Michael Keaton) y el resto del equipo, esta cancelación confirma que, en el Hollywood del siglo XXI, las películas importan muy poco, y las decisiones de los conglomerados empresariales importan cada vez más. 

¿Quieres recibir todos los viernes en tu correo las mejores recomendaciones de cine y series? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento