Logo del sitio

'El discurso del Rey' deja tartamudo a Colin Firth

Su drama histórico junto a Geoffrey Rush y Helena Bonham-Carter puede suponer un Oscar y un Globo de Oro para el actor, pero por lo pronto le ha dejado una secuela fonética.
'El discurso del Rey' deja tartamudo a Colin Firth
'El discurso del Rey' deja tartamudo a Colin Firth

Dos meses sin parar de tartamudear. Ese ha sido el precio que Colin Firth ha tenido que pagar por su impresionante interpretación en El discurso del Rey, el drama histórico que coprotagoniza con Helena Bonham-Carter y Geoffrey Rush.

En la película, que ha recibido siete nominaciones a los Globos de Oro (incluída, claro, la de Mejor Actor), Firth interpreta al rey Jorge VI de Inglaterra, cuya popularidad se vio amenazada por sus severos problemas de pronunciación. Para encarar este papel, el actor británico tuvo que forzarse a sí mismo a tartamudear, una costumbre que, una vez adquirida, se obstinó en acompañarle hasta dos meses después de acabado el rodaje. "Aún me sigue viniendo de vez en cuando", reconoce.

"Fue como aprender a tocar un instrumento", prosigue Firth, quien podría obtener (dicen) por este papel el Oscar al Mejor Actor a cuyas puertas se quedó este año por Un hombre soltero. "Aprendí mediante la repetición, y uno no puede jugar durante meses con su forma natural de hablar sin asumir que van a quedarle secuelas", remacha.

Ahora bien, el actor asegura que el cachondeo en el set fue supino cuando sus compañeros de reparto, e incluso el propio director del filme Tom Hooper, se contagiaron con sus balbuceos. "Era muy gracioso", detalla. "Tom empezaba a hablar así tras una toma, en plan 'S-sí, te-te o-oigo', y de repente todos empezaban a tartamudear". El ambiente en el rodaje era muy confuso", bromea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento