'El diablo a todas horas': Así es el acento de Robert Pattinson que sorprendió al equipo

Antonio Campos acaba de estrenar una ambiciosa película que recorre la relación de los EE.UU. de mediados de siglo con la violencia y la religión.
'El diablo a todas horas': Así es el acento de Robert Pattinson que sorprendió al equipo
'El diablo a todas horas': Así es el acento de Robert Pattinson que sorprendió al equipo

Ya está en Netflix El diablo a todas horas, la esperada adaptación de la novela homónima de Donald Ray Pollock que cuenta con uno de los repartos más atractivos del año. Sebastian Stan, Eliza Scanlen, Jason Clarke, Alexander Skarsgard... y los Batman y Spider-Man de las nuevas generaciones: Robert Pattinson y Tom Holland interpretando a personajes oriundos del sur de EE.UU. y, por lo tanto, teniendo que sustituir su natural acento británico.

Aunque las críticas no han sido muy entusiastas, hay cierto consenso en que lo mejor del film dirigido por Antonio Campos radica en las actuaciones, destacando precisamente a Holland y Pattinson como Arvin y el inquietante predicador Preston Teagardin. Pattinson pudo ser visto en Tenet recientemente, y en El diablo a todas horas practica un registro totalmente distinto: un reverendo que aprovecha su poder para abusar de las chicas jóvenes.

Al parecer fue Pattinson mismo quien eligió interpretar a este personaje ("quiero ser Teagardin, creo que será divertido dar vida a este tipo", dijo), pero el pronunciado acento sureño que le exigía el papel fue una incógnita para el resto del equipo hasta que comenzó el rodaje. Una vez lo dio a conocer, durante la terrible escena que comparte con el personaje de Scanlen en el coche, quedó claro que Campos y los suyos habían hecho bien en confiar en él, siendo este un acento terrorífico que subraya la miseria moral de Teagardin.

"Fue imposible conseguir que Rob consiguiera un entrenador vocal. Simplemente no quería hacerlo, estaba dispuesto a solucionarlo por su cuenta", contaba Campos para Insider. Al parecer, Pattinson se negó a ser asesorado diciendo "haré un poco de esto y un poco de aquello", estando a su total responsabilidad dar con el acento. "No me preocupé en ningún momento. No había forma de que viniera al set con algo malo", contaba el director.

"Podría no encajarme, pero no iba a ser malo (...) Sabía que vendría con algo interesante", concluía Campos. Y a la vista están los excepcionales resultados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento