El día en el que Bruce Lee casi mata a una estrella del cine

Uno de los momentos más comentados del tráiler de 'Érase una vez en Hollywood' nos recuerda a esta anécdota protagonizada por Bruce Lee
El día en el que Bruce Lee casi mata a una estrella del cine
El día en el que Bruce Lee casi mata a una estrella del cine

Si ya has visto el tráiler de la nueva película de Quentin Tarantino, Érase una vez en Hollywood, te habrá llamado la atención uno de sus momentos estelares, aquel en el que un ficticio Bruce Lee habla con el personaje de Brad Pitt, asegurándole que sus manos son armas letales, antes de lo que parece una clase de artes marciales.

El instante nos recuerda que Bruce Lee estuvo un tiempo enseñando artes marciales a varios actores de Hollywood, entre ellos, a Sharon Tate y a otro miembro del mismo grupo que también aparecerá como personaje en la película de Tarantino: Steve McQueen.

El día en el que Bruce Lee casi mata a una estrella del cine

Y es precisamente con McQueen (Al que en la película interpretará Damian Lewis) con el que protagonizó una anécdota que, según contaba el protagonista de La gran evasión, sí pudo acabar con él molido a palos por la estrella de origen asiático.

La historia comienza un día, cuando Bruce Lee empezaba a ganar dinero y llamó a su amigo Steve McQueen porque quería comprarse un Porsche como el suyo.

McQueen, aficionado a los coches y piloto de primera (como demostraría en Bullitt o en LeMans), le contó que comprarse un coche de esos era peligroso y que quizás, antes de darse el capricho de nuevo rico, debería probar uno.

Cuenta la historia, que entonces fue a buscar a su amigo y le subió como copiloto para que viese cómo aceleraba ese Porsche que tanto le gustaba. Entonces, ante el entusiasmo de Lee, McQueen hizo aquello que mejor sabía hacer.... ponerse a toda velocidad.

El Porsche empezó a tomar Mulholland Dr. y sus enormes curvas a toda velocidad, saltándose cualquier tipo de norma de seguridad vial y ley, mientras McQueen no dejaba de hablar de las características del coche y mientras Lee, escuchando, estaba aterrado al pensar que en cualquier giro, iban a morir despeñados.

El día en el que Bruce Lee casi mata a una estrella del cine

En uno de aquellos momentos, después de hecho su gran exhibición automovilística, McQueen apartó la mirada de la carretera y se dio cuenta algo...  su compañero ya no estaba sentado junto a él.

¿Qué había pasado?

Piso el freno a fondo, derrapando en mitad de la carretera y buscando con la vista a Bruce, que realmente nunca se había bajado del coche, y estaba acurrucado bajo el asiento muerto de miedo.

Antes de que McQueen pudiese entender nada, Lee empezó a gritarle, diciendo que le iba a matar por lo que le había hecho, y McQueen, al ver lo que se le venía encima era un puñetazo del  creador del Jeet Kune Do, no encontró otra solución que hacer lo que mejor hacía Steve McQueen... ponerse a toda velocidad.

Así, con Lee gritando en el coche, McQueen aceleró a fondo, esta vez asustado de la que se le podía venir encima si paraba, y recorrieron calles y calles de Los Ángeles hasta que McQueen consiguió que su amigo se tranquilizara y le hiciera prometer que cuando frenara el coche, no le pondría la mano encima.

Los dos cumplieron su palabra en cuanto el coche se detuvo, y prueba de ello es que siguieron siendo amigos durante muchos años, tanto es así que la noche del asesinato de Sharon Tate, esa que Érase una vez en Hollywood parece que va a recrear, ambos estaban invitados a la cena con amigos que celebraba la actriz de El baile de los vampiros.

¿Contará algo de esto la película de Tarantino?

El día en el que Bruce Lee casi mata a una estrella del cine
Mostrar comentarios

Códigos Descuento