Logo del sitio

Edgar Wright sacó la idea del título de ‘Última noche en el Soho’ de su amigo Tarantino

La película que protagoniza Anya Taylor-Joy barajó varios títulos antes del definitivo.
Edgar Wright y Quentin Tarantino
Edgar Wright y Quentin Tarantino

Desde hace años, a Edgar Wright y Quentin Tarantino les une una estrecha amistad. El director de Pulp Fiction llegó incluso a participar en los audiocomentarios del DVD de Arma fatal, y no cuesta imaginarlos quedando a cada tanto para prorrumpir en larguísimas tertulias cinéfilas. Durante una de ellas, precisamente, surgió el título de la última película de Wright, según le ha contado a Total Film. Claro está, en aquel momento el director de Zombies Party no se imaginaba que lo acabaría usando; tuvo que esperarse a escribir el guion de lo que se convertiría en Última noche en el Soho, y preguntarse qué título se ajustaría a su entrada oficial en el género de terror que tanto le entusiasma.

Última noche en el Soho, articulado como un thriller lleno de neón y homenajes al giallo, fue proyectado hace pocas semanas en el Festival de Venecia con sonoros aplausos. Protagonizada por Thomasin McKenzie y la infatigable Anya Taylor-Joy, en su momento fue un gran dolor de cabeza dar con un título. A Wright se le ocurrió inicialmente Red Lights Area, pero lo descartó al recordar el título en inglés de Luces rojas de Rodrigo Cortés (Red Lights). Luego pensó en The Night Has a Thousand Eyes, y cayó en la cuenta de que una película de los años 40 con Edward G. Robinson se titulaba Mil ojos tiene la noche. Ninguna idea encajaba, hasta que recordó una conversación con su colega Tarantino.

Durante dicha conversación, Tarantino aseguró haber encontrado “la mejor música para los créditos finales de una película que nunca se ha hecho”. Se refería a una canción de la banda británica de los 60 conocida como Dave, Dee, Dozy, Beaky, Mick & Tich (cuya Hold Tight! sonaba en una memorable escena de Death Proof) y dicha canción se llamaba… Last Night in Soho. Años después, Wright descubrió que el título era perfecto para su película de terror. “Quentin estaba con Érase una vez en Hollywood, así que no tuve tiempo para decírselo”, recuerda ahora. “Entonces salió en los medios de comunicación y le pregunté ‘oye, ¿has oído cómo se llama mi película?’.

“Él dijo ‘sí, lo he leído’. Le pregunté ‘¿estás molesto conmigo?’ y él dijo ‘¿sabes qué?, solo tú podrías hacer esta película’. Y le dije ‘bueno, voy a agradecerte en los créditos finales haberme dado la canción’”, prosigue Wright. “Y él me contestó ‘de acuerdo, pero tengo que confesarte algo. Lo que dije de la mejor canción de los créditos finales de una película que no existe es algo que solía decir Allison Anders. Así que si me das crédito a mí, dáselo también a ella’”. Anders es una cineasta independiente con quien Tarantino colaboró en el film colectivo de 1995 Four Rooms, y al parecer es tan melómana como estos dos amiguetes.

“Así que en la lista de agradecimientos, Allison Anders y Quentin Traantino son la primera y última persona que aparecen”, concluye el director de Última noche en el Soho. La película llegará a los cines el 5 de noviembre, culminando un año especialmente prolífico para Wright; además de este esperado film, ha estrenado un documental sobre la banda Sparks titulado The Sparks Brothers, que podremos ver en España en el marco del próximo Festival de Sitges.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento