David Fincher recuerda el tenso rodaje de 'Zodiac' con Jake Gyllenhaal: "Estaba muy distraído"

El director de 'Mank' asegura que el actor era muy joven y estaba disperso debido a su creciente fama.
Robert Downey Jr. y Jake Gyllenhaal en 'Zodiac'
Robert Downey Jr. y Jake Gyllenhaal en 'Zodiac'

David Fincher ha demostrado de sobra lo bien que se le dan los serial killers desde que nos atormentara con la cabeza de Gwyneth Paltrow en una caja en Seven. Recientemente, volvió a ellos en la serie Mindhunter (cuya continuidad es cada vez menos probable), pero, entre medias, también firmó en gran pantalla Zodiac, sobre el célebre Asesino del Zodiaco de San Francisco.

Entre los protagonistas de este thriller, se encontraban los marvelitas Robert Downey Jr., Mark Ruffalo y Jake Gyllenhaal, con quien el director habría vivido momentos de tensión. Fincher se ha referido ahora a esos rumores sobre su relación con Gyllenhaal en una entrevista para The New York Times. 

En palabras del cineasta, todo se debió a una situación "extremadamente simple". "Jake se encontraba en la muy poco envidiable posición de ser muy joven y tener a mucha gente luchando por su atención, mientras trabajaba para alguien que no te permite tomarte un día libre", ha contado Fincher. 

"Creo firmemente que tienes que tener todo fuera de tu visión periférica... No creo que le hubieran pedido nunca que se concentrara en minucias, y creo que estaba muy distraído", ha añadido: "Tenía a mucha gente susurrándole que Jarhead, el infierno espera [película de Sam Mendes con Gyllenhall] sería una producción masiva y lo pondría en otra liga. Cada fin de semana, lo empujaban a que fuera al festival de Santa Barbara, al festival de Palm Springs y al festival de Catalina. Y cuando aparecía en el set para trabajar, estaba muy disperso". 

Fincher también ha afirmado que la tensión se fue disipando para el final de la producción de Zodiac y que Gyllenhaal se disculpó. "No quiero poner excusas por mi comportamiento", ha dicho el director: "Definitivamente hay momentos en los que puedo ser conflictivo si veo que alguien holgazaneando. A la gente le pasan cosas duras todo el rato. A mí me pasan. Por eso trato de ser compasivo. Pero una película así son cuatro cuatrocientos mil dólares al día. Y puede que no tengamos la oportunidad de volver a hacer la escena".

El cineasta se encuentro ahora inmerso en la promoción de Mank, una de las favoritas para la temporada de premios y que ya se puede ver en las salas españolas antes de que llegue a Netflix el 4 de diciembre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento