Daniel Radcliffe sigue pasando del cine 'mainstream' con 'Guns Akimbo'

El actor sigue apostando por marcar distancias con Harry Potter e intervenir en pequeños proyectos que le diviertan.
Daniel Radcliffe sigue pasando del cine 'mainstream' con 'Guns Akimbo'
Daniel Radcliffe sigue pasando del cine 'mainstream' con 'Guns Akimbo'
Guns Akimbo (2019)

No siente especial predilección por las alfombras rojas ni por lo que conlleva la popularidad, más bien lo detesta. Lo que le gusta son los ambientes más acogedores, casi como en familia. Desde la última de Harry Potter, Las reliquias de la muerte - Parte 2 hace ocho años ya, la cuenta del numero de superproducciones en las que ha participado Daniel Radclifffe es cero.

Tuvo un cierto éxito comercial con la historia de fantasmas de La mujer de negro (2012) o en su secundaria participación en Ahora me ves 2 (2016), pero los réditos que le proporciona la saga del célebre mago de Hogwarts, y que debe elevarse a más de 100 millones de dólares, le permiten vivir sin preocupaciones económicas, aceptando papeles que le atraigan, en los que divertirse o simplemente distintos, muy diferentes al de un entrañable Harry Potter.

Entre ellos están batacazos como Cuernos (2013) en la que lucía una vistosa cornamenta de demonio, o Victor Frankenstein (2015) interpretando al poco afortunado mayordomo Igor; la muy convencional Imperium (2016) en la que era un agente del FBI infiltrándose en los grupos neonazis; o una rareza genial, pese interpretar a un cadáver con flatulencias (!), titulada Swiss Army Man (2016). Incluso fue premiada como la mejor película de la sección oficial en el Festival de Sitges y Daniel como mejor actor. Y precisamente en el mejor certamen de cine fantástico del mundo se proyectará su nueva película, Guns Akimbo.

Guns Akimbo (2019)

En ella interpreta a Miles, un pobre diablo. Un pardillo aún perdidamente enamorado de su ex y única novia que ha tenido, Nova (Natasha Liu Bordizzo). Hasta que un día se topará con SKIZM, que no es un personaje sino un peligroso juego de caza y captura, a vida y muerte, que se retransmite mediante múltiples cámaras y el uso de drones a través de Internet. Un desafío letal en el que la gran campeona hasta el momento es la descerebrada Nix (Samara Weaving).

Es además el segundo largometraje de Jason Lei Howden, cuyo debut con Deathgasm no estaba mal, rodada en Nueva Zelanda y una estética seguramente muy deudora de los videojuegos. Se ha presentado en el Festival de Toronto y en el Fantastic Fest de Austin, Texas, donde ha cosechado más de una crítica notable entre los incondicionales del género.

No parece que vaya a ser una maravilla, quizás un "placer culpable", pero lo que es casi seguro es que lo tendrá crudo para estrenarse en cines. Tampoco parece que vaya a tenerlo fácil su próximo proyecto. Se trata del thriller carcelario Escape from Pretoria, basado en la autobiografía de Tim Jenkin, un activista sudafricano anti-apartheid.

De momento nos quedamos a la espera de Gun Akimbo y la esperanza de que tenga pronto un estreno decente, aunque sea en alguna plataforma de streaming.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento