Logo del sitio

'Cumbres Borrascosas': 6 adaptaciones imprescindibles

La historia de ¿amor? entre Heatchliff y Catherine ha llegado a la pantalla docenas de veces: escogemos nuestras favoritas en honor a Emily Brontë.
'Cumbres Borrascosas': 6 adaptaciones imprescindibles
'Cumbres Borrascosas': 6 adaptaciones imprescindibles

Acerca de por qué gustan tanto las historias de amor, cada uno tendrá su respuesta. Pero cuando la historia de amor en cuestión implica a dos personas más malas que la quina, dispuestas a todo para hacerse daño la una a la otra, solo se nos ocurre una respuesta: "porque esa historia se titula Cumbres borrascosas". El inmortal novelón de Emily Brontë no es solo una de las cumbres de la novela en lengua inglesa, ni tampoco uno de los libros de ficción más populares de la historia, sino también uno de los clásicos literarios más adaptados al cine.

Hoy que celebramos el 200 aniversario del nacimiento de la escritora, hurgamos entre los casi 40 filmes y series que han convertido en imágenes la historia de Heathcliff Catherine Earnshaw para escoger cinco de ellas con el nivel adecuado de desafuero, soledad y violencia emocional en los páramos de Yorkshire. Por desgracia, ninguno de estos filmes cuentan con la inmortal Wuthering Heights de Kate Bush en su banda sonora, pero eso puede arreglarse...

La clásica (William Wyler, 1939)

¿Buscas un dramón que le haga justicia al rajo y al desespero de Emily Brontë? Pues, aunque la época le obligase a suavizar el lado más morboso de la novela, el director de La señora Miniver obtuvo lo más parecido a ese ideal con esta producción en glorioso blanco y negro. Claro que cuando Katherine tiene los ojos de Merle Oberon y Heathcliff es tan torvo como Laurence Olivier sabía serlo, pues qué te esperas. Mención aparte para David Niven, quien interviene como el siempre lechuguino Edgar.

La mexicana (Luis Buñuel, 1954)

Con sus súbitas revelaciones, sus pasiones condenadas y sus personajes imprevisibles, Cumbres borrascosas no deja de parecerse mucho a una telenovela. Y, como al genio de Calanda le gustaba llevar las cosas al límite, el título que eligió para llevarse la historia de Emily Brontë al chaparral mexicano fue nada menos que Abismos de pasión. Con un guion escrito junto a su colaborador Julio Alejandro (Nazarín) y un Jorge Mistral desatadísimo como Alejandro, versión azteca de Heathcliff, Buñuel no solo obtuvo una de las mejores adaptaciones del clásico, sino también uno de los mejores títulos de su filmografía.

La japonesa (Yoshishige Yoshida, 1988)

¿Pensabas que Akira Kurosawa era el único director nipón que se había llevado clásicos occidentales a su terreno? Pues no: Yoshida, uno de los exponentes de esa Nueva Ola a la japonesa que tan poco conocemos por aquí, compitió en Cannes con Arashi ga Oka, llevándose Cumbres borrascosas al Japón feudal, época idonea para ambientar un relato de clasismo y rencor como este. Para el rol equivalente a Heathcliff, el cineasta contó con Yûsaku Matsuda, un actor cuya atormentada vida habría dado para un buen novelón.

La seria (Peter Kosminsky, 1992)

Como demuestran filmes tales que Sentido y sensibilidad La edad de la inocencia, los 90 fueron una época muy fértil para los dramones históricos. El problema, que se hace evidente en esta versión de Cumbres borrascosas, es que dichos dramas solían tomarse muy en serio a sí mismos. Aun así, esta adaptación del poco lucido Kosminsky (búscale en los créditos de series como Wolf Hall) no solo proporciona una adaptación razonablemente fiel del texto original, sino también la ocasión de ver a Ralph Fiennes Juliette Binoche en los papeles principales.

La de Tom Hardy (miniserie, 2009)

Un año antes de que Christopher Nolan le convirtiera en estrella con Origen, nuestro inglés gutural favorito se convirtió en Heathcliff... ¡y con pelazo! Esta serie de dos episodios dista de ser la mejor versión posible de Cumbres borrascosas (máxime si la comparamos con el resto de clásicos de esta lista), pero el morbo de ver a un Hardy melenudo compartiendo encuadres y desafueros con su futura esposa Charlotte Riley no nos lo quita nadie.

La silenciosa (Andrea Arnold, 2011)

Una de las directoras más valiosas del cine actual, la autora de American Honey Fish Tank decidió tomarse la novela de Emily Brontë desde su perspectiva más hardcore y social. A diferencia del resto de adaptaciones, esta Cumbres borrascosas cuenta con unos diálogos de lo más espartanos y no hace apenas concesiones a la ampulosidad romántica. ¿Dónde están, pues, sus virtudes? Pues en una fotografía que retrata los páramos de Yorkshire como una mezcla de Mordor y el Bierzo, en la solvencia de su reparto, y en ese Heathcliff de James Howson cuya es tan oscura como en la novela.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento