Lo que el algoritmo esconde: 'Caballero del diablo', la gore, viscosa y lúdica serie B oculta en Netflix

William Sadler, el héroe en 'Caballero del diablo'
William Sadler, el héroe en 'Caballero del diablo'
(Universal)

Vía algoritmo, las plataformas lucen sus novedades un tiempo, luego las sepultan (los lanzamientos nunca se detienen) o directamente nunca las muestran y al usuario inquieto le toca rebuscar a fondo para encontrar cosas diferentes. Y en esas prospecciones aparecen sorpresas cuya presencia constituye una rareza teniendo en cuenta lo imperante y lo promocionado en los insondables catálogos. Uno de esos títulos bien puede ser Caballero del diablo, filme a su manera de culto incluido de modo anónimo hace unas semanas en Netflix.

La película, de 1995, se adscribe al marco de Historias de la cripta, serie de los 80 y los 90 recordada por su mítico opening y por el Guardián de la Cripta que introducía los relatos episódicos, figura que despertaba un miedo revestido de fascinación a los jóvenes de entonces. El filme, concebido para los cines, desprende encanto para el aficionado al terror y al fantástico que sabe apreciar la serie B con oficio y sustrato lúdico que apuesta por el gore, la viscosidad y los efectos prácticos, elementos en el fondo en extinción. Merece la pena revisarla o descubrirla.

Cartel de 'Caballero del diablo'
Cartel de 'Caballero del diablo'
(Universal)

Los años transcurridos se notan en detalles visuales como cuando el protagonista cierra con sangre sagrada las puertas y ventanas del motel atacado por repugnantes demonios, pero por lo demás no ha envejecido mal y luce un toque añejo que le aporta un carácter especial, como suele ocurrir con las propuestas de género.

Juega con la broma meta, como así lo hacía el tráiler, de que el factor cinematográfico se debe a que el Guardián se ha convertido en director, como señalan los guiños del prólogo (el rodaje de una obra de terror y sexo desvergonzado, inicio con singular cameo de John Larroquette) y del epílogo (la premiere).

Muerto viviente decrépito y gracioso aparte, la historia se centra en un hombre, con apariencia de renegado y en realidad un protector que con su cometido intenta asegurar el futuro de la humanidad, que en su huida del ser maligno que le persigue llega a un pequeño pueblo. Uno y otro están encarnados por William Sadler, que venía de dar vida al villano de La jungla 2. Alerta roja y de participar en Cadena perpetua, y por un Billy Zane después de Calma total y antes de Titanic. Sadler ofrece una carismática actuación en su doble arquetipo y se nota que Zane disfrutó con su papel de demonio embaucador (su actitud caricaturesca en las escenas en las que tienta).

Brayker (nombre de por sí molón) busca mantener a salvo una llave con la sangre de Cristo y con la del hombre que le antecedió en su misión (atención a los locos flashbacks explicativos), objeto que si cae en manos de las tinieblas provocará el regreso de la oscuridad. El protector se esconde en un motel cutre donde décadas atrás hubo una iglesia, lugar asediado por el recolector de almas y sus demonios.

Billy Zane y Jada Pinkett, en 'Caballero del diablo'
Billy Zane y Jada Pinkett, en 'Caballero del diablo'
(Universal)

Caballero del diablo aplica por tanto la premisa en torno a los personajes variopintos que luchan por contener la amenaza y llegar vivos al amanecer. Un planteamiento de raíces clásicas, al igual que lo referente a la figura del elegido y al desarrollo (las sucesivas muertes, los intentos del antagonista de engañar a las víctimas para que le dejen pasar), plasmado con oficio por el director Ernest R. Dickerson, de larga trayectoria televisiva y en sus inicios colaborador de Spike Lee.

Del reparto de secundarios destacan CCH Pounder (luego en The shield), un jovencísimo Thomas Haden Church (en el rol del ruin y cretino del grupo) y, sobre todo, una primeriza Jada Pinkett antes de llevar el apellido Smith. Su personaje entraña un papel clave por el tema de la continuación del legado, un rasgo atractivo de la evolución de la historia.

Y no hay que olvidar que, al igual que la serie (basada en el cómic homónimo), la película fue producida nada menos que por Walter Hill, Robert Zemeckis, Richard Donner y Joel Silver.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento