[Berlín 2019] 'A Dog Called Money', un viaje al genio de PJ Harvey

El fotógrafo Seamus Murphy dirige el documental que se adentra en el proceso de creación de la música.
A Dog Called Money PJ Harvey
A Dog Called Money PJ Harvey

Cuaderno de viajes, recuerdos de esos viajes, poemas, la grabación de su último álbum The Hope Six Demolition Project (2016), una reflexión sobre el estado del mundo de Occidente a Oriente, de Washington a Kosovo, Afganistán y Siria. A Dog Called Money, el documental estrenado en el Festival de Berlín 2019, primer largometraje del fotógrafo premiado Seamus Murphy, es todo eso.

Sin necesidad de entrevistas, solo inspirado por el propio proceso creativo de Polly Jean Harvey, PJ Harvey, la admirada música, compositora, cantante, Murphy firma una película que abre una puerta a su genio y talento.

Fue PJ Harvey (Polly, como la llama él), quien primero le llamó cuando vio sus fotografías de Afganistán. Ella estaba preparando su disco Let England Shake (2011) y quería, por fin, salir de ella misma, buscar ahí fuera. Decidieron emprender juntos algunos viajes por el mundo.

Entre 2011 y 2014 estuvieron juntos en Kosovo y Afganistán, lugares que Murphy había conocido en periodos de guerra en varias ocasiones. También fueron a Washington DC. ¿Por qué? “Era muy obvio que representa el poder del centro occidental, todo lo que pasa ahí tiene consecuencias en ese otro lado del mundo”, cuenta el fotógrafo, ganado del World Press Photo. Además, al final, en Washington se encontraron lugares más peligrosos, como Anacostia.

A Dog Called Money

En ese barrio negro, muy pobre, conocieron a la pandilla de una joven que trafica, rapea, es dueña de las calles. Ella, la líder, empieza a rimar, después señala cada esquina en la que su familia ha sido asesinada. De uno de sus raps, sale el título de la película A Dog Called Money, y fue inspiración para una de las canciones del álbum de Harvey, Dollar, Dollar.

De esos viajes conjuntos, primero nació un libro, The Hollow of the Hand (2015), con fotos de Seamus Murphy y poemas de PJ Harvey. “Fue cuando Polly empezó a tomarse en serio la poesía e ir a talleres y cursos. Una de las cosas que más me gusta de ella es lo abierta que está a aprender”, dice el fotógrafo y director.

Después fue el álbum que PJ Harvey grabó en sesiones con público, “una instalación”: el público podía verlos, ella y sus músicos a ellos, no. Ese riesgo atrajo a Murphy a rodarlo y captar momentos musicales brillantes, el humor de ella, charlas sobre música.

Murphy no quiere en ningún momento hacer un ensayo explícito del genio y proceso creativo de PJ Harvey, pero sin pretenderlo lo consigue a través de sus imágenes humanistas de Kosovo, Afganistán y Washington enfrentadas a las palabras que a ella le sugerían y mezclado con momentos de esas grabaciones. La conclusión: “el arte es vital, no es un lujo, es parte de nosotros, necesitamos historias”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento