Asfixia, órganos desplazados y costillas rotas: Las actrices denuncian los peligros del corsé

Recopilamos las infernales (y perjudiciales) experiencias de Rachel Brosnahan, Nicole Kidman, Emma Stone y otras actrices con los corsés.

Ya nos lo advirtió Elizabeth Swann (Keira Knightley) en Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra: un corsé, más allá de estilizar y moldear la figura, es en realidad un elemento de tortura. La hija del Gobernador acababa cayendo al mar desde una altura considerable después de que esta prenda proveniente de Londres la dejara, literalmente, sin respiración.

Fuera de la pantalla, son muchas las actrices que, al meterse en la piel de personajes de otra época, se han visto obligadas a ponerse esta vestimenta reductora a diario, algo que les ha causado a menudo problemas de salud.

La última en compartir las consecuencias que ha tenido en su cuerpo el uso del corsé ha sido Rachel Brosnahan, quien ha asegurado que ya no puede "respirar profundamente" debido a que se lo pone constantemente para lucir cintura de avispa en The Marvelous Mrs. Maisel.

Rachel Brosnahan

Tal y como ha contado recientemente en el programa de James Corden (vía EW), la intérprete sufre "lesiones relacionadas con el corsé" al tener que llevarlo puesto diariamente como parte del look de Midge Maisel. "Hablamos tan rápido en el show que para decir todas las palabras no puedes tomarte muchos respiros", ha explicado al presentador: "Creo que no estaba respirando mucho, me sentía algo constreñida y, al parecer, algunas de mis costillas están como fusionadas. Ya no puedo respirar muy profundamente".

Emma Stone

Año 2018. Emma Stone, en plena promoción de La favorita durante la temporada de premios (el filme que le valdría nominaciones a mejor actriz de reparto en los Globos de Oro y los Oscar), se explayó sobre el horror de tener que rodar con corsé para poder amoldarse al estilismo de la época. "Ellas tuvieron que lidiar con ello durante tanto tiempo, lo que te produce una tremenda empatía por las mujeres de esa época y por todo lo que tuvieron que pasar", contaba en el programa de Graham Norton (vía People): "Durante el primer mes, no podía respirar. Después de un mes, todos mis órganos se desplazaron. Fue muy duro. Si no tenéis que hacerlo, ¡no lo hagáis!".

Nicole Kidman

El papel de Satine en Moulin Rouge sigue siendo uno de los más recordados de la actriz de Big Little Lies, no solo porque le valió a la australiana la nominación al Oscar, sino también porque el filme de Baz Luhrmann es ahora un clásico del cine musical. Sin embargo, no todo fueron bailes y trajes de burlesque para la actriz durante el rodaje. En una entrevista con Graham Norton,Kidman reveló que se había roto una costilla a causa del corsé que llevaba la bailarina: "Me rompí la costilla tratando de entrar en él. Quería conseguir que mi cintura midiera 45 centímetros, como Vivian Leigh en Lo que el viento se llevó, y estaba en plan: 'Más prieto, más prieto".

Keira Knightley

Precisamente la actriz que dio vida a Elizabeth Swann se ha quejado en numerosas ocasiones del uso de esta prenda en el cine, sobre todo porque hablamos de alguien que se ha especializado en los filmes de época. Orgullo y prejuicio, Expiación, Seda, La duquesa, Anna Karenina y un largo etcétera de producciones en las que se ha visto obligada a llevar corsé, algo que ha calificado de "horrible". "No es una sorpresa que nos consideraran el sexo débil porque literalmente no puedes respirar con un corsé", contaba a Today. "Tan pronto te empiezas a emocionar en una escena emotiva, no te puedes tranquilizar. Literalmente no puedes respirar hondo y tratar de centrarte otra vez. No es de extrañar que esas mujeres estuvieran desmayándose por todas partes".

Lily James

Ríete tú de los trajes de Downton Abbey. Esos vestidos de época le parecieron a Lily James tan cómodos como un pijama de algodón comparados con el corsé que le tocó llevar en Cenicienta (en la escena del baile en la que se pone el voluminoso vestido azul del personaje, para ser exactos), una experiencia que describió como "una tortura" en Daily Mail."Mi corsé era tan apretado que solo podía ingerir comida líquida", aseguraba. Confirmado: las princesas Disney no siempre comen perdices.

Emma Watson

Afortunadamente, no todas las princesas Disney pasan hambre para entrar en sus corsés. Al menos, no todas las contemporáneas, y menos si las interpreta Emma Watson. La británica se negó a llevar la incómoda prenda durante el rodaje de La bella y la bestia porque quería que su Bella fuera una mujer independiente en lugar de "una idea encorsetada e imposible de la belleza femenina". Los diseñadores de vestuario se deshicieron del corsé que acompañaba al famoso vestido amarillo de la princesa y lo sustituyeron por un corpiño más flexible.

Dakota Fanning

Nueva York, 1896. Un periodista especializado en crímenes (Luke Evans), un psicólogo (Daniel Brühl), un asesino en serie y una joven (Dakota Fanning) pegada a un corsé infernal. La actriz se refería así a su experiencia con la prenda durante el rodaje de la serie El alienista en una entrevista para Digital Spy: "Me desmayé durante mi primera prueba de vestuario, para que te hagas una idea de lo que supone llevar corsé. En esa época, como mujer, el corsé era otra cosa que no podías elegir. Tenías que llevar todos esos trajes elaborados para mantener una fachada de lo que se suponía que tenían que ser las mujeres. Ni siquiera podías quitártelo tú misma al final del día".

Natalie Dormer

En una entrevista a Radio Times, Natalie Dormer recordaba cómo, tras Los Tudor y The Scandalous Lady W, se había jurado a sí misma que no volvería a ponerme un corsé porque "estaba harta". Sin embargo, su reciente actuación en la serie de BBC El misterio de Hanging Rock la devolvió a las garras de la apretada prenda. Y, según confesaba, fue aún más duro porque le tocó rodar en Melbourne en pleno verano. "Lo que más me gusta de Australia es el café, el vino rosado y los aguacates, además de que puedes conseguir muy buena comida asiática. Tenía que decir a los de vestuario: 'Tirad más del corsé' porque en Melbourne se come muy bien. Tenía que sudarlo todo e hidratarme. No os hubiera gustado estar cerca de mí cuando me quitaba el corsé".

Heida Reed

Who wants to eat too much food for two weeks & then put Cruella the corset on? She's back. And she's mean. #Poldarkpic.twitter.com/j8lHHUhnN2

— Heida Reed (@ReedHeida) January 7, 2016

"¿Quién quiere comer mucho durante dos semanas y luego ponerse al corsé Cruella? Ha vuelto y es mala".

Tan mal lo pasó la actriz islandesa con su corsé en la serie Poldark, que lo bautizó como 'Cruella' por el daño que le hacía. En una entrevista a Radio Times, Reed aseguró que esta prenda era tan apretada "que solo puedo comer sopa y smoothies".

¿Conclusión? Que Elizabeth Swann tenía toda la razón:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento