Alec Baldwin aún no le ha entregado el teléfono a las autoridades para la investigación de 'Rust'

El actor disparó accidentalmente a la directora de fotografía Halyna Hutchins, provocando su muerte.
Alec Baldwin
Alec Baldwin

Alec Baldwin no solo era el protagonista de Rust, western de Joel Souza, sino también uno de sus productores. Es por ello que, cuando el pasado octubre Baldwin disparó accidentalmente a la directora de fotografía Halyna Hutchins durante un ensayo del rodaje, las autoridades no tardaron en fijarlo como un foco imprescindible para la investigación. Baldwin desconocía que el arma que mató a Hutchins (e hirió de levedad a Souza) estuviera cargada, y en tanto a ser uno de los principales responsables de Rust se le ha atribuido un rol igualmente importante en las irregularidades del rodaje que se han ido desvelando desde entonces.

Por un lado, la oficina del sheriff de Santa Fe encargada del caso está intentando aclarar la procedencia de la bala (Hannah Gutierrez Reed, la armera, es la figura principal en esta vía), mientras intenta hacerse con una imagen fidedigna de cuáles eran las condiciones del rancho Bonanza Creek donde tuvo lugar la muerte. Baldwin ha sido denunciado por varias personas vinculadas a Hutchins en paralelo a Dave Halls, ayudante de dirección, y el último paso de la investigación era requisar su teléfono móvil para registrar llamadas y mensajes. Baldwin, originalmente, dijo que colaboraría en todo lo posible con la investigación, y que accedía a que consideraran su móvil una prueba.

No obstante, desde que la orden de registro fuera aprobada el 16 de diciembre han pasado varias semanas, y la policía no ha conseguido el teléfono. De ahí que empezaran a surgir rumores de que Baldwin se estaba mostrando renuente a cooperar, y ahora The Hollywood Reporter se hace eco de un nuevo informe que describe las medidas de la oficina del sheriff según no recibió el teléfono. Al parecer el 20 de diciembre los policías de Santa Fe se enteraron de que el fiscal del distrito estaba en negociaciones con el abogado de Baldwin para “obtener su consentimiento”, y poder obtener el móvil.

Estas negociaciones se han prolongado a través de las fiestas navideñas, sin que hayan llegado a nada definido. Las autoridades confirman su malestar, y poco después de que se informara de este proceso el abogado de Baldwin, Aaron Dyer, ha contactado con los medios. “Llegamos a un acuerdo el fin de semana pasado con la Oficina del Sheriff de Santa Fe y la Oficina del Fiscal del Distrito de Santa Fe, y el teléfono del sr. Baldwin será entregado esta semana para su revisión”, asegura, para seguidamente salir en defensa de la imagen de su cliente. “Desde el incidente el sr. Baldwin ha seguido cooperando con las autoridades, y cualquier sugerencia en sentido contrario es simplemente falsa”.

“Solicitamos a las autoridades que obtuvieran una orden judicial para poder proteger su privacidad en otros asuntos no relacionados con Rust y hemos estado trabajando en este proceso. Estamos ultimando la logística con las autoridades de Nueva York”. El pasado 8 de enero, curiosamente, el propio Baldwin publicó un vídeo en Instagram donde desmentía los rumores que aseguraban que no estaba cooperando.

“Cualquier rumor de que no estoy cumpliendo con las órdenes de registro y las solicitudes sobre mi teléfono es mierda, es mentira”, aseguró. El actor y productor de Rust, así las cosas, achacó el retraso en la entrega a que no era tan fácil coordinarse con las jurisdicciones entre Nuevo México y Nueva York, estado donde vive. Tan pronto como esto se aclarara, Baldwin insistió en que entregaría su móvil sin problemas: algo que el último tirón de orejas de la policía podría haber acelerado. 

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento