Alan Rickman muere a los 69 años

El respetado actor británico, querido por sus inolvidables papeles en la saga 'Harry Potter' y 'La jungla de cristal', ha fallecido en Londres víctima del cáncer.
Alan Rickman muere a los 69 años
Alan Rickman muere a los 69 años

Alan Rickman, intérprete de personajes tan memorables como Severus Snape en la saga Harry Potter o el villano Hans Gruber en Jungla de cristal ha fallecido a los 69 años en Londres víctima del cáncer, según ha confirmado su familia al periódico The Guardian. Rickman, uno de los actores más respetados del cine y el teatro británicos de las últimas décadas, fue miembro de la Royal Shakespeare Company, tenía un premio BAFTA por su papel como el sheriff George de Nottingham en Robin Hood, príncipe de los ladrones (1991) y un Globo de Oro por interpretar a Rasputín en la miniserie Rasputín, su verdadera historia (1996).

Rickman se graduó en la Royal Academy of Dramatic Art (RADA) y, más allá de las representaciones teatrales de obras de Shakespeare, Arthur Miller Christopher Hampton, comenzó a ser conocido entre los telespectadores británicos por su aparición en la adaptación de la BBC de las Crónicas de Barchester en 1982.

Un año después de ser nominado al Tony por la versión de Las amistades peligrosas para Broadway, en 1987 a las órdenes de John McTiernan en Jungla de cristal, recibió su principal trampolín en Hollywood: el sanguinario terrorista Hans Gruber cuyos mefistofélicos planes acababan desbaratados por el agente de policía John McClane de Bruce Willis. Sin ninguna duda, uno de los villanos más memorables del cine de acción de las últimas décadas.

Durante los años siguientes, Rickman demostró la amplitud de su registro dramático mientras intentaba desembarazarse del encasillamiento en papeles de villano después de clavar a otro legendario como el sheriff enemigo del Robin Hood de Kevin Costner. Sus títulos más destacados de esta época fueron el drama sobrenatural Truly Madly Deeply (Anthony Minghella, 1990), el debut de Tim Robbins en la dirección Ciudadano Bob Roberts (1992), el biopic de Michael Collins (1996) de Neil Jordan o la adaptación de Jane Austen que dirigió Ang Lee en Sentido y sensibilidad (1995).

Ahí fue el primer encuentro de una provechosa serie de colaboraciones con Emma Thompson, a quien el actor confió el papel protagonista junto a su madre, Phyllida Law, en su primera película como director El invitado de invierno (1997). No volvió a ponerse detrás de las cámaras hasta que dirigió a Kate Winslet y Stanley Tucci en A Little Chaos (2014).

A esas alturas, el estatus de Rickman ya estaba completamente consagrado. Además de convertirse en un rostro completamente reconocible para las nuevas generaciones gracias a su ambigua interpretación de Severus Snape en la saga Harry Potter, el actor demostró su valía para la comedia en películas como Dogma (Kevin Smith, 1999) y la desopilante Héroes fuera de órbita (Dean Parisot, 1999).

Durante los últimos años, su presencia era emblema de prestigio en películas como Love Actually (Richard Curstis, 2003) o El perfume, historia de un asesino (Tom Tykwer, 2006), o como la voz del robot Marvin en Guía del autoestopista galáctico (Garth Jennings, 2005), y de vez en cuando se descolgaba con interpretaciones memorables; sólo hace falta revisar sus intervencios en Sweeney Todd (Tim Burton, 2007) o Un plan perfecto (Michael Hoffman, 2012).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento