40 años de 'El crack' de Garci y Alfredo Landa: el mejor cine negro español, en FlixOlé

Ya se puede disfrutar de 'El crack' (1981), que cumple 40 años y de su continuación, 'El crack dos' (1982) en la gran plataforma de cine español
Alfredo Landa como Germán Areta en 'El crack'
Alfredo Landa como Germán Areta en 'El crack'
Cinemanía

Estrenada hace ahora 40 años El crack supuso una conmoción en el cine español. El rostro de Alfredo Landa, identificado con la comedia popular y con el sello que le dio popularidad, el landismo, aparecía de repente circunspecto y sin aspavientos en pantalla. Quizá sólo le habíamos visto antes así en El puente, de Borau y tal vez en partes de La niña de luto, de Summers. 

Estábamos en 1981, y José Luis Garci, que venía de conmocionar a toda una generación de espectadores con Asignatura pendiente, Solos en la madrugada y Las verdes praderas, consiguió su propósito de unir su amor al cine negro americano con los escenarios de un Madrid castizo de frontones, cafeterías y cines en la Gran Vía, con unos personajes al más puro estilo noir y a la vez inequívocamente españoles. Garci se atrevió a unir Madrid y Nueva York, y para ello se arriesgó a rodar exteriores en Manhattan, como él siempre recuerda, sin pedir los permisos pertinentes.

El crack fue un gran éxito que devolvía a lo más alto de los gustos del público el cine de género, que había quedado un tanto olvidado por el auge de la comedia y del cine de autor con su lenguaje simbolista. Garci, que había representado una tercera vía entre lo popular y lo intelectual, dio con la tecla. Desde su estreno, El crack aparece en los primeros puestos de las encuestas elaboradas sobre las mejores películas del cine español. Ya se puede disfrutar de El crack (1981), que cumple estos días 40 años y de su continuación, El crack dos (1982), ésta última en exclusiva, en FlixOlé.

La película no sería lo que ha llegado a ser sin su protagonista, Germán Areta, uno de los mejores personajes de la historia de nuestro cine, salido de la colaboración al guion del filme de Horacio Valcárcel (habitual del cine de José Luis Garci) y el propio Garci. Areta, un tipo seco, frío y capaz de plantar cara a cualquiera, es un antiguo agente que ha tenido que abandonar el cuerpo de policía para salvaguardar su dignidad personal y profesional, que ahora se gana la vida como detective en el Madrid de la Transición. Areta recibe el encargo de encontrar a la hija de un empresario, en una historia que no acaba de . Areta descubre que la chica ha quedado embarazada y ha huido de casa. Pero al intentar indagar más, Areta se encuentra con una oscura trama: alguien está muy interesado en que no se sepa la verdad.

El trabajo de Alfredo Landa fue clave en el éxito del filme. La elección del actor pareció muy sorprendente, debido a la extraordinaria identificación que el actor tenía con las comedias populares que había hecho desde los años sesenta. Sin embargo, la apuesta de Garci fue perfecta, y Landa consiguió una interpretación adusta y contenida, lo que uno se espera de un detective privado. Junto a él, inolvidables actores en papeles secundarios como Miguel Rellán (mítico personaje de El Moro), José Bódalo (su contacto en la policía, su antiguo comisario) o María Casanova (la mujer de su vida madura).

El éxito de la película fue tal que Garci no dudó en crear una continuación un año después: El crack dos. Esta vez era un antiguo compañero de estudios de Areta el que le pide que investigue por qué su pareja le acaba de abandonar. Cuando días después, su cliente y su ex aparecen asesinados, Areta decide llegar hasta el final del asunto, aunque ello suponga enfrentarse a una gran empresa farmacéutica. El reparto era el mismo, junto con la incorporación de nombres míticos como Agustín González o Arturo Fernández.

Esta saga constituye una de las cimas del thriller español y directores jóvenes como Javier Muñoz (Sicarius) y cineastas consagrados como Enrique Urbizu se han declarado admiradores de los filmes de Areta. Urbizu reconoce que esas películas han sido un referente a la hora de confeccionar algunas de sus thrillers, como La caja 507 (también en FlixOlé). Ahora que el cine negro español está alcanzando cotas de muy alta calidad, hay que reivindicar estas dos películas de José Luis Garci, que evidenciaron que en nuestro país también se podían hacer thrillers intensos, con sabor y aroma al mejor cine negro clásico.

El crack y El crack dos, joyas de nuestro cine negro, están disponibles en FlixOlé, como siempre, con la mejor calidad de imagen y sonido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento