24 horas después de 'Bocadillo': lo que sabemos y lo que no

Tras la resaca de 'Bocadillo' y mientras el Festival de Sitges echa el cierre hasta el 2019, repasamos todo lo que se sabe y lo que no del fenómeno del fin de semana
24 horas después de 'Bocadillo': lo que sabemos y lo que no
24 horas después de 'Bocadillo': lo que sabemos y lo que no

Un día después del fenómeno Bocadillo, las aguas en el Festival de Sitges parecen haber vuelto a su cauce, con un palmarés coronado por Gaspar Noé y un concierto de John Carpenter en el Auditori, la sala principal del certamen catalán.

Por el camino ha quedado un riada de tuits a favor y en contra, un youtuber jugando a enfant terrible proclamándose "Mejor director de España" (posteriormente, cambiado a El mejor directroll de ESPAÑA), gente asegurando que denunciarían lo sucedido y en definitiva, un montón de medios que seguimos el juego y entramos al trapo de la provocación gestada en una de las salas el festival de cine fantástico más importante del mundo.

Pero ¿Qué ha sucedido desde entonces? ¿Qué sabemos y qué nos queda por descubrir?

Todo ha sido diseñado por una productora

Los responsables tanto de Bocadillo como del documental para el que parece ser, van a utilizarse las reacciones del público, son una productora llamada Youplanet y de Luis de Val, histórico de la producción que ayer reconocía en Twitter haber vivido un día de lo más estimulante.

Hoy he tenido uno de los días más estimulantes de mi vida! — Luis de Val (@luisdeval) 12 de octubre de 2018 Sí que hay gente muy cabreada con el asunto Un usuario de Twitter recordaba que se había hecho un viaje desde Valencia con sus hijos para que estos vieran la película. Los niños de 13 y 14 años habían terminado llorando ante la que se montó y él, sintiéndose víctima de una tomadura de pelo, quería iniciar acciones legales contra Sitges. Tras sus mensajes, olas de gente empezaron a insultarle, criticándole por haber esperado nada de una película dirigida por un youtuber y haber llevado a dos niños al cine a ver una cinta así, lo que hizo que el usuario borrara el mensaje, que aquí reprodujo Borja Crespo: ¿Es ético trolear a niños de 11 años? Acto punki en @sitgesfestival. ¿O niñatada? ¿Reír? ¿Hostiar? ¿Quién es el monguer? pic.twitter.com/RRs8pLctG4 — Borja Crespo (@ElTioCreespy) October 12, 2018 La clave: Carlo Padial y Carlos de Diego estaban en la sala Al parecer, tanto el cineasta Carlo Padial como el guionista Carlos de Diego estaban en la proyección de Bocadillo. Ya hay voces que señalan que ellos dos son los verdaderos responsables del documental que se está gestando. La @srabsenta y yo leemos lo de @wismichu en Sitges y ambos decimos al unísono: "Mola Mil". Luego recuerdo haber visto a @Carlos_deDiego con cámaros por el auditori y a @carlopadial rondando por ahí. Todo aclarado, efectivamente "Mola Mil" y "A Tope Tron". — absence (@absence) October 12, 2018 Sitges no conocía exactamente el contenido de la película y no piensa devolver el dinero. En una entrevista concedida a Verne, el subdirector del festival, Mike Hostench explica que al no ser una película a competición, no tenían obligación de verla y que simplemente se cedió un espacio del festival debido a las garantías que ofrecía el que estuviera detrás alguien como Luis de Val. La pelicula de @wismichu es un bucle de un chiste repetido. La verdadera película es un documental de como nos ha colado a todos el estreno de una pelicula. ¿No veis la cámara de cine rodando la presentación! #bocadillo#wismichu Buen troleo! pic.twitter.com/IE35lUmkfn — Dani M. Lourtau (@Dmlourtau) October 12, 2018 Esto ha encendido todavía más los ánimos No pocos aficionados han encajado mal esas palabras del subdirector diciendo que no habían visto Bocadillo, lanzando quejas por Internet en las que se preguntaban cómo Sitges puede incluir algo bajo su paraguas sin haberlo visto. Algunas de estas quejas fueron respondidas por Ángel Sala, director del festival que hizo suya la decisión de proyectar la película. Cuando una de las respuestas de Sala fue malentendida como un ataque al sector de los videojuegos, volvió a crearse una de esas pelotas de ruido en las que Twitter pierde toda utilidad. Señor @mikehostench, subdirector de @sitgesfestival, estas declaraciones suyas en @verne son un insulto a la inteligencia: no conozco un solo festival que programe ni un corto de medio minuto sin que, al menos, un programador la haya visto. #Bocadillo#Sitges2018@Wismichupic.twitter.com/Q5zdhdRLkh — Alejandro Ávila (@AleAvilaV) October 12, 2018 Algo olía raro desde la rueda de prensa Como recuerda Romina Vallés en su artículo de La Vanguardia, el youtuber y el equipo acudieron a su rueda de prensa sin que los profesionales de la información hubieran visto la película, algo rarísimo. Para crear todavía más confusión, la periodista recuerda que cuando se le preguntó al cineasta por el presupuesto de la cinta, este respondió sin cortarse que un millon de euros. Empieza la rueda de prensa de BOCADILLO con @Wismichu#Sitges2018pic.twitter.com/ok53PjdDHB — Sitges Festival (@sitgesfestival) October 12, 2018 Hoy se puede ver en Filmin, y mañana, gratis Un mensaje del propio youtuber lo dejaba claro. Si quieres ver Bocadillo, puedes hacerlo ahora mismo en la página de Filmin por 1,95€ y mañana, completamente gratis. Para los que no podáis ver la peli hoy en Sitges os traigo buenas noticias: Podréis ver BOCADILLO en @Filmin a partir de las 18:00 por 1,95€ y en YouTube el Domingo a las 14:00 totalmente gratis. Todo lo generado será donado a diversas protectoras. — El mejor directroll de ESPAÑA (@Wismichu) October 12, 2018 ¿Puede el documental usar imágenes del público así sin más? A la entrada de la proyección de Bocadillo, un cartel dejaba claro que todo aquel que no quisiera ser grabado, no debería entrar en la sala, lo que muchos interpretan como que los espectadores (tras pagar la entrada) daban su consentimiento a que se les grabara. Esto no parece tan claro y ayer uno de los mensajes más difundidos sobre el tema explicaba que si de verdad la productora quiere usar el material grabado, puede encontrarse con trabas legales. Para quienes fueron grabados durante la “broma” de Wismichu en Sitges, decir que si aparecen en pantalla sin haber firmado un contrato de cesión de derechos, pueden reclamar una compensación económica por la vía legal (y si sois menores ya se le cae el pelo). — El Chico Morera (@elchicomorera) October 12, 2018

Mostrar comentarios

Códigos Descuento