El sacrificio de un ciervo sagrado

El sacrificio de un ciervo sagrado
El sacrificio de un ciervo sagrado

Un corazón bombeante, dentro de una cavidad torácica abierta sobre una mesa de quirófano, filmada en plano cenital mientras la cámara se aleja lentamente y suena el coro de un Stabat Mater de Schubert. Corte de plano en seco a la papelera donde se arrojan los guantes ensangrentados que se han utilizado para suturar el órgano. Pocas formas más contundentes de abrir una película se habrán visto en las pantallas de cine este año. Así arranca Yorgos Lanthimos el metraje de El sacrificio de un ciervo sagrado, con una imagen tan poderosa que su empuje puede llevarnos a perdonar la comodidad formulaica de fabulador social dominical en la que parecía asentarse con Langosta (2015). Además, el cineasta griego vuelve a ejercer sobre sus personajes el papel que tanto le gusta de demiurgo manipulador como si fuera el padre de Canino (2009), pero esta vez decide adscribirse con tanta firmeza a ciertos códigos del género de terror que las cucharadas de su habitual medicina caen con mucha más suavidad por la garganta. El humor esquinado, inherente a su particular concepción de la dramaturgia y el efecto de extrañeza que consigue en intérpretes tan veteranos como Colin Farrell o Nicole Kidman contribuye de manera exquisita a enrarecer cada rincón de un relato que serpentea por subgéneros como las historias de venganzas enrevesadas y el cine de posesión sobrenatural.

Siempre resulta interesante cuando un cineasta de personalidad fuerte y constantes autorales férreas se asoma a las corrientes populares del terror. De la armonía o la disonancia pueden surgir obras maestras de desasosiego intachable; ahí están los casos de Stanley Kubrick o Lars von Trier. O, si no, al menos estos experimentos resultan más provechosos que la inane tendencia contraria: hacer turismo por el género como excusa para colar una agenda discursiva que se considera más profunda o digna de comentario social, en vez de dejar que ocurra al revés. Por eso puede ser tan gozoso ver a Lanthimos, una vez liberado de los análisis automáticos de su obra obsesionados en la búsqueda de referencias a la situación político-social de Grecia, dirigiendo lo que podría pasar por una letárgica entrega de la saga Insidious.

Es peliagudo hablar del argumento, porque el cineasta heleno valora el disfrute de moverse en terreno resbaladizo a merced de la narración, sin dar información al espectador más allá de lo que viven los personajes. De ese modo, al mismo ritmo que el cirujano de éxito interpretado por Colin Farrell, veremos cómo un inquietante chaval del hospital (Barry Keoghan) empieza a tomar el control de su vida y de su familia tras instalarse en su casa siguiendo el método Teorema; es decir, por las bravas. Como esto es una película de Lanthimos, tampoco es que la familia sea el mayor ejemplo de normalidad del mundo, lo que da ocasión a situaciones de incomodidad insólita, fetiches sexuales hiperconcretos (no volverás a ver el cuello de Nicole Kidman de la misma forma) y hasta un poco de sorna macabra con los mayores tremendismos de Haneke en el desenlace. Es lo bueno de Lanthimos: para él ningún animal es sagrado.

Valoración:

FICHA TÉCNICA

El sacrificio de un ciervo sagrado
  • Director:

    Yorgos Lanthimos

  • Género:

    Drama, Terror, Misterio

  • País:

    RU, Irlanda, EE UU

  • Sinopsis:

    Steven es un cirujano de éxito al que se le muerte un paciente en quirófano. El hijo del fallecido irá a ver a Steven buscando una figura paterna y un amigo, pero cuanto más se adentra en su vida, más se pondrá todo patas arriba.

  • REPARTO: nicole kidman, Colin Farrell, Alicia Silverstone, Barry Keoghan

  • GUIÓN: Efthymis Filippou, Yorgos Lanthimos

  • VEREDICTO: Yorgos Lanthimos meets James Wan. La venganza más enrevesada del cine reciente, filmada y sonorizada para irritar con precisión de cirujano.

  • DURACIÓN: 121 min.

  • DISTRIBUIDORA: Diamond Films España

  • ESTRENO: 01/12/2017

  • imdb: https://www.imdb.com/title/tt5715874

Mostrar comentarios

Códigos Descuento