Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra

La maldición de un Johnny Depp colgado.
Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra
Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra

La sombra de Jerry Bruckheimer es alargada. Tanto que cualquier producción que lleve su sello (Black Hawk derribado, Pearl Harbor…) alcanza la categoría, gustos aparte, de espectáculo. Piratas del Caribe lo es, indudablemente. Hay bucaneros, tesoros, romance, acción, humor, fantasmas, efectos especiales, una maldición y 125 millones de dólares respaldando el despliegue de forma visible. Repetimos, un espectáculo. Sin embargo, limitado. Porque a la fórmula de Bruckheimer se suma la de Disney, y la mezcla avanza inexorablemente hacia la caricatura pueril, sin miga, al menos para un público adulto que busque algo más que una factura impecable, unos chistes que se repiten hasta la saciedad (el ojo inquieto del pirata tonto, las confusiones de los soldados ingleses) y algún que otro protagonista que roza el paroxismo. Es el caso de un Johnny Depp que parece no poder abandonar la pose colgada de Miedo y asco en Las Vegas y que aquí da vida al excéntrico capitán Jack Sparrow, obsesionado por recuperar su buque pirata. La parte positivia de estos excesos es que a su lado se multiplica el talento de sus compañeros de reparto: el versátil Geoffrey Rush como el malvado capitán Barbosa; un medido y heróico Orlando Bloom, honrado artesano de espadas que descubre el pirata que lleva dentro, y la bella y casi desconocida Keira Knightley, en el papel de la rebelde hija del gobernador y objeto de deseo de Bloom. Todo está tan bien atado como contado (tras la cámara, el siempre correcto Gore Verbinski), y por eso es una pena esa tendencia de bajar el listón hasta el jardín de infancia y necesitar, encima, unas interminables dos horas y 20 minutos para salir de las espectaculares pero poco refrescantes aguas del Caribe.

Bárbara Escamilla

Valoración:

FICHA TÉCNICA

  • Director:
  • Género:
  • País:
  • Sinopsis:

    La idílica vida del pícaro pero irresistible Capitán Jack Sparrow (Johnny Depp) da un vuelco cuando su enemigo, el capitán Barbossa (Geofrey Rush), le roba su barco, la Perla Negra y ataca la ciudad de Port Royal secuestrando a Elizabeth Swann (Keira Knightley) la hermosa hija del Gobernador. Will Turner (Orlando Bloom), el amigo de la infancia de Elizabeth decide unirse a Jack, en un acto de galantería para rescatar a la chica y de paso recuperar la Perla Negra. Lo que Will no sabe es que la maldición de un tesoro ha condenado a Barbossa y a su tripulación a convertirse eternamente en esqueletos vivientes. Will debe descubrir la clave que rompa con el maleficio para recuperar el magnífico tesoro.

  • RESUMEN: La maldición de un Johnny Depp colgado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento