After. Almas perdidas

Fotograma de 'After. Almas perdidas'
Fotograma de 'After. Almas perdidas'
Cinemanía
Valoración:

Existe una preciosa ironía en After. Almas perdidas que ilustra a la perfección tanto la saga como el propio concepto de trasladar un fan-fiction de Wattpad a la pantalla. Salvo Hero Fiennes-Tiffin (Hardin Scott) y Josephine Langford (Tessa Young), el resto de actores de las anteriores películas han sido sustituidos por otros que, sin pudor ninguno, en nada se parecen a los intérpretes de las anteriores entregas. Como si ya todo diera igual, como si asumieran que a la gente solo le importa su dupla protagonista. Como si el mundo de After fuera un sueño (a veces pesadilla) en la que todo puede cambiar mientras siga siendo el mundo de Tessa y Hardin.

Teniendo todo esto en cuenta, no es de extrañar que esta tercera entrega que adapta las novelas de Anna Todd sea en la que de verdad choquen las dos personalidades de sus protagonistas. Mientras que la primera (After. Aquí empieza todo) se enfocaba en las inseguridades femeninas de Tessa en contraposición al aura de misterio y chulería que rodeaba a Hardin, en su secuela (After. En mil pedazos) toda esa pose se venía abajo a poco que la pareja estrechaba lazos y surgían las sospechas y demás desconfianzas. Pero en la tercera todo sí que explota en mil pedazos: vuelven las inseguridades, se multiplican los celos... y a ello hay que sumar la puesta a prueba de la relación a través del examen más difícil, la distancia.

La montaña rusa que ya es de por sí la relación entre ambos jóvenes adquiere un nuevo nivel con la reaparición del padre de Tessa (un auténtico agujero de guion que no lleva a ninguna parte más que redimir en cierta medida la cada vez más oscura figura de Hardin), la boda de la madre de Hardin (Louise Lombard, la única superviviente a la purga de secundarios) y entre medias un viaje exprés a una Seattle que no termina de explotar ni como oasis de remanso ni como jaula emocional para su protagonista, siempre refugiada en el lujoso palacete donde la acogen sus jefes mientras se distancia de Hardin.

A falta de una cuarta entrega que cierre la saga y pueda dar algo (si es que es posible) de sentido a esta última, After. Almas perdidas queda reducida a la ya clásica serie de estallidos de ira de Hero Fiennes-Tiffin (está claro que no ha heredado la templanza de sus familiares) y a las escenas de sexo cuadriculadamente dispuestas a lo largo de su montaje. Casi se podría decir que la película es aquello que sucede entre escena y escena de sexo entre sus protagonistas (una de ellas incluso por teléfono), que se hacen algo más digeribles si uno se concentra en la gran banda sonora que las adorna. Está claro que cuando Tessa y Hardin se juntan, lo demás resulta completamente irrelevante.

FICHA TÉCNICA

Póster de 'After. Almas perdidas'
  • Director:

    Castille Landon

  • Género:

    Romance

  • País:

    Estados Unidos

  • Sinopsis:

    Tras reencontrarse con su padre y aceptar la oferta de trabajar en Seattle, la relación entre Hardin y Tess está más en la cuerda floja que nunca. Será el viaje de ambos a Londres, hogar natural de Hardin, la última intentona por reconciliarse y afrontar un futuro juntos.

  • Guion: Sharon Soboil

  • Duración: 99 min.

  • Reparto: Josephine Langford, Hero Fiennes-Tiffin, Arielle Kebbel, Mira Sorvino, Louise Lombard

  • Veredicto: Los actores secundarios pueden cambiar pero Tess y Hardin permanecen unidos por más tóxica que se vuelva su relación.

  • Distribuidora: Diamond Films

  • Estreno: 3/09/2021

Mostrar comentarios

Códigos Descuento