Cuatro recomendaciones en Netflix, Disney + y Filmin para las Navidades

¿Estás harto de cambiar de una plataforma a otra sin saber qué ver? Todas las semanas elegimos cuatro películas o series para ti
No mires arriba
No mires arriba
Netflix

La comedia del año

No mires arriba, en Netflix a partir del 24 de diciembre

Jennifer Lawrence en 'No mires arriba'
Jennifer Lawrence en 'No mires arriba'
Cinemanía

Hubo un tiempo en el que Adam McKay nos gustaba por sus comedias absurdas. Nos daba risa ver a ese reportero tan chusco, tan alejado de la realidad, como Ron Burgundy (El reportero: La leyenda de Ron Burgundy, 2004), y nos despiporrábamos con las peleas tontas de Hemanos por pelotas (2008). Sin embargo, la crisis de las hipotecas subprime de aquel año cambió las cosas para siempre. De ahí nació La gran apuesta (2015), en la que el tono cómico prevalecía pero la historia que se contaba era bastante seria. Igual que en El vicio del poder, el retrato del vicepresidente de Bush, Dick Cheney, o en Succession, cúlmen de ese fino equilibrio narrativo entre la comedia hilarante y la tragedia más profunda.

No mires arriba sigue ese camino formal y espiritual, apostando por un estilo cada vez menos acusado, con menos zooms marca de la casa, tal vez porque lo que quiere ser una hipérbole cómica del mundo en el que vivimos y una parodia de las películas de catástrofes, se parece preocupantemente a la realidad.

Tráiler de 'No mires arriba'

Un meteorito va directo a la Tierra. Lo descubren dos científicos de segunda (Jennifer Lawrence y Leonardo DiCaprio, tándem genial) y nadie los cree, como sucedió con la pandemia. Ni la presidenta de EE UU, una Meryl Streep con gorra y lema, ese “No mires arriba” del título, ni mucho menos los medios de comunicación. El retrato que hace McKay de las televisiones y periódicos de EE UU no está muy lejos del histrionismo de El reportero pero lo que entonces nos resultaba una parodia ahora colinda peligrosamente con el realismo, tanto la reina del infotainment Cate Blanchett como el periodismo baratero clickbait de los medios digitales.

Pero la fotografía de McKay no se queda ahí sino que, añadiendo a la ecuación gurús tecnológicos que dan mucho miedo y la masa, tan fácilmente manipulable, No mires arriba es el mejor retrato posible del signo de los tiempos. Que sea una comedia solo es otra prueba de ello.

Esta sí que es la gran belleza de Sorrentino

Fue la mano de Dios, ya en Netflix

Fue la mano de Dios
Fue la mano de Dios
Netflix

Decía Fellini que el cine no sirve para nada pero que, al menos, distrae de la realidad. Lo cuenta un personaje de Fue la mano de Dios en un momento de la película en el que parece que no va a tener mayor importancia, que es un simple detalle para dar color a la adolescencia del protagonista, Fabietto, álter ego del propio Sorrentino a través del cual recrea su primera juventud en la Nápoles de los 80. Y, sin embargo, en esa frase de Fellini, en esa manera de entender el cine (y la vida) está el corazón de esta película.

Fue la mano de Dios es quizás la película de Sorrentino más comedida, con una fotografía soprendentemente calma tratándose del director de Il Divo. Pero es también la mas felliniana, plagada de personajes excesivos, de imágenes de superlativa belleza que transitan entre lo onírico y lo real. Lo es desde su mismo comienzo, ese retrato de Nápoles desde el mar, en silencio, que al final de la película cobra un significado nuevo. Y lo es también en esa secuencia hipnótica que recuerda a la Roma de los grandes palacios de La gran belleza, con santos, monjes diminutos y lámparas de araña derramadas en el suelo. Fellini está presente sobre todo en la familia y en los vecinos de Fabietto, retratados con grandes angulares que subrayan su extrañeza: el tío corrupto, la abuela que come mozzarella a bocados, las tías gordas, el nuevo cuñado (histórica presentación), la baronesa que se parece a Juan Pablo II…

Tráiler de 'Fue la mano de Dios'

Sorrentino maneja soberbiamente el uso de la comedia y el drama en Fue la mano de Dios, llevándonos del cuajo a la risa desternillante en cuestión de segundos y tirando de Maradona en los peores momentos para levantar a la afición. La primera mitad de la película es un retrato colorista, pero que no esconde las sombras de su vida familiar: sus entrañables viajes con sus padres en moto, los silbidos de amor de su madre y su padre pero también el adulterio, las comidas bulliciosas, la emoción con el fichaje de Maradona por el Nápoles... Es fundamental este retrato para comprender el cambio que se produce en aquel joven que hasta entonces ha sido feliz y al que le sucede una gran tragedia que cambia su vida para siempre.

Agarrándose a la máxima de Fellini, Fabietto esta dispuesto a hacer películas para que sean como su vida anterior. Sus desvelos por las callejuelas de Nápoles, ahora de colores desgastados, terminan cuando conoce al hiperactivo director Antonio Capuano y, en esa majestuosa escena frente al mar, descubre que tiene algo que decir. Ha tardado años en decirlo, en hacer esa película que es como su vida antes de la tragedia, pero lo ha hecho magistralmente. Y si una piensa que toda su carrera como director, todos sus esfuerzos, tenían como objetivo dirigir esta película, volver por unos instantes a su vida feliz, la emoción es inigualable.

La película de espías… más divertida

Nuestro hombre en La Habana, ya en Filmin

Nuestro hombre en La Habana
Nuestro hombre en La Habana
Filmin

Ya solo los créditos de Nuestro hombre en La Habana merecen toda nuestra atención. ¿Cómo resumir La Habana prerrevolucionaria en un plano? Carol Reed lo tuvo claro. El director, que unos años antes había dirigido su gran obra maestra, El tercer hombre, vuelve a juntar fuerzas con el escritor Graham Greene en Nuestro hombre en La Habana. Pero esta vez para hacer una comedia.

Nuestro hombre en La Habana es la historia de un padre que adora y consiente tanto a su poco ahorradora hija como para entrar a trabajar en los Servicios Secretos británicos. Pero falto de un excesivo patriotismo empieza a inventarse a una red de agentes, en vez de reclutarlos, y a enviar informes ficticios que son pura fantasía a Londres.

Por supuesto, como en las buenas películas de espías nada es lo que parece y “nuestro hombre en La Habana” pronto se ve inmerso en una verdadera trama de espionaje internacional que no olvida nunca que el filme es una comedia de enredo. Por cierto, este hábil recluta de los Servicios Secretos no es otro que Alec Guiness, actor extraordinario donde los haya y el Obi-Wan Kenobi de toda una generación.

El clásico navideño que te hará gritar Yippee-ki-yay, Motherfucker

Jungla de cristal, ya en Disney +

Jungla de cristal
Jungla de cristal
Disney +

La generosa invitación de Alejandro G. Calvo a Tarde de perros me ha hecho reflexionar largo y tendido sobre Jungla de cristal, un clásico navideño (soy de las que piensan que sí lo es) y del cine de acción al que hasta ahora no le había dedicado mucha atención. ¿Por qué? Probablemente porque cuando se convirtió en una película de culto yo estaba viendo tan feliz La princesa prometida o Grease. Eso es así.

El tiempo ha pasado y soy capaz de disfrutar con una película testosterónica lo mismo que con una de piratas, princesas o summer loving. Y he de decir que Jungla de cristal me ha sorprendido por muchos motivos, más allá de los obvios como que Bruce Willis está soberbio (y muy sexy, ojo) o que tiene algunas de las mejores escenas de acción del género.

Tráiler de 'Jungla de Cristal' 

Entre mis lecturas favoritas está la de la liberación de la mujer. Tengamos en cuenta que son los años 80 (en el mismo año, el 88, se estrenó Armas de mujer) y Jungla de cristal se fundamenta sobre el conflicto causado por la incorporación de la mujer al mercado laboral. John McClane está pasando por una profunda crisis de masculinidad desde que su mujer (Bonnie Bedelia) ha aceptado un puestazo de ejecutiva y ha vuelto a su apellido de soltera. La economía narrativa con la que la película de John McTiernan nos sumerge en este conflicto que McClane intenta resolver a puñetazos es historia del cine.

¿Quieres recibir las mejores recomendaciones de cine y serie todos los viernes en tu correo? Apúntate en nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento