Stranger Things: Winona Ryder, heroína ochentera de 2016

Stranger Things: Winona Ryder, heroína ochentera de 2016
Stranger Things: Winona Ryder, heroína ochentera de 2016

Stranger Things es la serie que ha recuperado como protagonista a Winona Ryder. Esto será lo más comentado. Ver de nuevo a la actriz, nominada dos veces al Oscar, dándolo todo como madre al borde de un ataque de nervios tras la desaparición de su hijo. Como hace Quentin Tarantino con sus películas, los hermanos Duffer ya habían llamado la atención con la resurrección de Matt Dillon en Wayward Pines, donde fueron productores y guionistas. Ambos shows comparten muchas de las claves del éxito (o el fracaso) de este tipo de historias enigmáticas, que parten de un potente misterio –protagonizado por personas normales que se convierten en héroes– para llegar sin aliento a un final que cumplirá (o no) nuestras expectativas. Un pueblo en el que parece que no pasa nada, un científico-doctor (¡Matthew Modine!) principal sospechoso de la insólita situación, una desaparición inexplicable, un personaje con poderes… Si en Wayward Pines (basada en un libro) el punto fuerte de la historia miraba directamente al cine de Shyamalan (productor ejecutivo del invento), es decir, a ese twist que nos rompía los esquemas, en Stranger Things (comentando sólo el primero de los ocho episodios de los que se compone, en principio, esta primera temporada), lo que realmente funciona es esa ambientación y estilo de los años 80. Si el chaval desaparecido se reúne con sus amigos para participar en un juego de rol, sufren bullying y se van en bicicleta en busca de aventuras uno no puede pensar más que en Steven Spielberg (o la más actual Super 8 con monstruo incluido) y en las historias de Stephen King o John Carpenter. Si a eso le añades música de sintetizador, a una niña desorientada y hambrienta que dice llamarse 11 (que será un experimento más), un monstruo que se ha escapado (¿Hemlock Grove?) y una subtrama conspiranoica en la que puede estar implicado el Gobierno (a lo Utopía) no me digas más. Stranger Things está tan llena de cosas extrañas que es imposible no acabar el piloto y querer continuar (es lo bueno que tiene Netflix que te puedas dar un atracón si lo deseas). Ideal para el verano, tendremos (espero) un final decente a tan tremendo rompecabezas compuesto de niños entrometidos, monstruos, fenómenos paranormales y un buen puñado de mentiras. Ojalá Winona Ryder pase de ser una madre coraje atormentada por no haber sabido proteger a su hijo a convertirse en la nueva heroína ochentera de 2016.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento